20 de abril de 2019 02:48 AM
Imprimir

La cosecha con la mirada puesta en el clima de los EE.UU.

Para los productos de cosecha gruesa, el panorama en materia de precios es altamente complejo para quienes no realizaron coberturas

Con una cosecha excelente, el contexto internacional que debe enfrentar el productor de granos local en este año es más que complejo. Veamos. Del lado productivo, un clima muy benévolo nos habría dado (en nuestra opinión) 20 millones de toneladas de trigo y con buena calidad. En girasol y cebada también se dan volúmenes trascendentes y en maíz nos acercaremos a las 50 millones de toneladas. En soja, aún faltan algunas semanas para ver si se consolidan las 55 millones de toneladas. En definitiva, un año para no olvidar en materia productiva luego del complicado 2018. Era “justo y necesario”.

En cambio los precios son este año la otra cara de la moneda. Para los productos de cosecha gruesa, el panorama en materia de precios es altamente complejo para quienes no realizaron coberturas. Si bien la cuestión había sido advertida por casi todos los especialistas en la materia, es cierto que el grueso de los productores argentinos no ha efectivizado estrategias para protegerse de una plaza con marcado tono bajista.

Dado que somos un país con una estructuralidad exportadora casi única en el mundo, nuestros precios dependen en gran medida de los vaivenes de Chicago. Y dicha plaza está extremadamente presionada por los elevadísimos stocks en EE.UU. de maíz (luego de seis cosechas consecutivas excelentes) y algo similar ocurre con la soja como consecuencia de la “guerra comercial” entre EE.UU. y China.

En semejante contexto, las expectativas continúan siendo muy poco alentadoras. En el caso del forrajero, además de que la cosecha argentina ha sido excelente, en julio aparece Brasil con su voluminosa “safrinha” y la plaza no dará revancha alguna en el corto plazo. En soja, la historia es similar.

En nuestra opinión, los chinos pueden “bancarse” un par de años reduciendo las importaciones de soja como lo han hecho. Hay que reconocer ello como un dato inapelable de la coyuntura. ¿Queda alguna esperanza para el productor argentino de maíz y soja? Queda una. Que el tradicional “mercado climático” en EE.UU. (desde ahora hasta agosto) nos dé una mano. El inicio del ciclo muestra retrasos en la siembra por exceso de lluvias e inundaciones en buena parte del área núcleo estadounidense

Con los “fondos especulativos de inversión” vendidos como pocas veces, una circunstancia semejante puede generar una oportunidad. Ellos utilizan modelos matemáticos y estadísticamente las cotizaciones actuales son bajas. Para seguir con atención.

El autor es presidente de Nóvitas SA

Por: Enrique Erize
Fuente:

Publicidad