22 de abril de 2019 14:36 PM
Imprimir

Parece que Samid ya tiene un sucesor, pero la AFIP todavía no nos dice cómo se llama

CompartiremailFacebookTwitterDomingo de Pascuas; no se come carne. Esta misma semana, Alberto Samid, el matarife más popular de todos los tiempos, fue condenado por evasión impositiva en una viaja causa que nació en 1996. Veinte años después de eso, en agosto de 2017, la AFIP realizó una inspección sorpresiva sobre su cadena de carnicerías La Lonja […]

Domingo de Pascuas; no se come carne. Esta misma semana, Alberto Samid, el matarife más popular de todos los tiempos, fue condenado por evasión impositiva en una viaja causa que nació en 1996. Veinte años después de eso, en agosto de 2017, la AFIP realizó una inspección sorpresiva sobre su cadena de carnicerías La Lonja y detectó que todo el personal que trabajaba para Samid estaba contratado de modo irregular para no pagar aportes patronales.

Domingo de Pascuas; no se come carne. La misma AFIP que cercó en aquel momento a Samid (y sostuvo sus denuncias a lo largo de los años), informó a través de una gacetilla de prensa dominguera que acaba de encontrar al posible sucesor del polémico bailarín de Marcelo Tinelli y del enfático panelista que le pegó una trompada a Mauro Viale. Nuestro matarife más querido tiene al parecer quien lo emule y copie su ejemplo aunque todavía no haya llegado a los canales de TV.

Este aprendiz de Samid bate récords como hacía aquel, el maestro: los sabuesos de impositiva le inspeccionaron 40 carnicerías en la zona sur del Gran Buenos Aires y detectaron, según cuenta la gacetilla, que por la totalidad del personal tampoco se pagaban aportes. ¿Cómo? En efecto, este grupo empresario tenía un montón de locales para vender carne, pero a la vez “intentaban ocultar la identidad de los verdaderos titulares de las empresas a través de la utilización de 30 empleados que eran monotributistas”.

Lástima que la gacetilla oficial prolongue el misterio sobre quién aspira a suceder al “Rey de la Carne” ahora que éste debió rendir cuentas ante la justicia y fue condenado a algunos años de prisión efectiva. No se entiende por qué razón, pero la AFIP mantuvo la identidad de este grupo bajo siete llaves. Fuentes consultadas por Bichos de Campo dijeron que posiblemente se trate de algún matarife poderoso de la zona sur del conurbano, que opera como usuario de una planta de faena. Pero hay varios que dan ese talle.

Entonces, mientras esperamos que se devele el misterio sobre la identidad de este misterioso grupo empresario, vale informar que la AFIP calcula que se habría cometido “una maniobra de  evasión de los impuestos a la Seguridad Social que supera los 10 millones de pesos por parte de un grupo empresario que maneja unas 40 carnicerías”.

“En particular se descubrió que en estos locales, pertenecientes a un mismo grupo económico, el 100% de su personal no se encontraba registrado; así el dueño de este grupo empresario de la zona Sur del Gran Buenos Aires evadía el pago de aportes y contribuciones de la seguridad social de sus 154 trabajadores”, indicó el comunicado de la AFIP.

Récord total. Samid, en la inspección realizada a los locales de la Lonja en 2017, solo tenía poco más de 80 empleados malamente contratados.

El nombre del dueño de estas carnicerías no tardará en saberse. Los locales estaban dispersos en las localidades de Temperley, Lanús, Adrogué, Burzaco, Monte Grande, San Francisco Solano, San José, Florencio Varela, Claypole, José Mármol y Rafael Calzada.

¿Y cómo sabe la AFIP que todos esos locales eran del mismo grupo? Explicó el organismo que analizó facturas electrónicas de esas carnicerías , entre otros elementos, y que en el cruzamiento de datos “se detectó la utilización de más de 30 empleados que son monotributistas y que actuaban como ‘prestanombres’ para que la empresa evadiera impuestos y cargas sociales”.

Pero además, sagaces nuestros valientes servidores públicos, descubrieron que había “puntos de venta con idénticas carteleras, marquesinas, pizarras de precios y hasta la vestimenta del personal”. De este modo se pudo verificar la existencia de la vinculación económica de los 40 locales con este grupo empresario.

La ofensiva de la AFIP sobre este grupo de carnicerías (sobre las cuales “resta determinar la evasión registrada en otros impuestos, como IVA y Ganancias”) se produce en momentos en que el organismo “está poniendo en práctica nuevas acciones de control con el fin de regularizar la actividad del sector cárnico para reducir sus altos niveles de informalidad”, indicó el comunicado.

Hace unos días dimos cuenta de que la AFIP estaba advirtiendo a los operadores minoristas que se le había terminado la paciencia y que iba a hacer efectiva la exigencia del REC, el Registro Electrónico de Carnes, que debería haber comenzado a regir en noviembre pasado. La difusión pública de esta serie de inspecciones a este importante grupo de comercios minoristas parece tener que ver con esta decisión.

En rigor, en el comunicado, la AFIP sostiene que “la reciente implementación del REC, totalmente digitalizado, completa el circuito de control en toda la cadena del sector. En particular,  permite registrar todos los traslados de carnes y sus subproductos, ya que abarca establecimientos faenadores, usuarios de faena, consignatarios y depósitos”.

Fuente:

Publicidad