23 de abril de 2019 00:55 AM
Imprimir

El mercurio no es un riesgo en los alimentos para perros

Un estudio analizó los niveles de metilmercurio en 24 muestras de alimentos para perros

Investigadores de la Universidad de California, Davis, estudiaron recientemente los niveles de metilmercurio en una pequeña muestra de alimentos comerciales para perros y encontraron buenas noticias para los dueños de mascotas.

El exceso de exposición al mercurio es un peligro para la salud de las personas y los animales. Dependiendo del método de exposición, como el contacto con la piel, la ingestión o la inhalación, puede provocar enfermedades respiratorias y gastrointestinales, lesiones renales, afectar al desarrollo fetal y problemas neurológicos. Si bien, los estudios anteriores han medido el mercurio total en alimentos comerciales para mascotas, pero no se han realizado pruebas adicionales para el metilmercurio.

De las 24 muestras analizadas, solo tres dieron positivo en concentraciones bajas de mercurio, y solo una de ellas contenía metilmercurio detectable. Sorprendentemente, encontraron dos de las tres muestras positivas entre los alimentos que no contenían pescado, lo que sugiere que las fuentes comunes de mercurio en los alimentos para mascotas pueden no provenir de los mariscos.

“Es poco probable que las concentraciones detectadas supongan un riesgo para los perros adultos sanos”, señala la autora principal, Rae Sires, residente de nutrición del Hospital Veterinario de UC Davis. “Estos resultados deberían tranquilizar a los dueños de perros”, añade.

“Sabemos que hay un cierto nivel de mercurio en los alimentos comerciales para perrossegún estudios recientes, pero aún no sabemos si es motivo de preocupación”, indica Sires.

Debido a que el metilmercurio es conocido por su presencia en especies acuáticas, los investigadores evaluaron las dietas que contienen pescado, principalmente salmón, y muestras de control, que no tenían ingredientes a base de pescado.

La experta reconoce que este estudio incluía un tamaño de muestra relativamente pequeño. Así, asegura que debe ser visto como un punto de partida para futuras investigaciones que podrían expandirse para cubrir más muestras y completarse durante un período más largo de tiempo.

“Necesitamos más datos para determinar de dónde proviene el mercurio detectado en los alimentos para perros, pero nuestro estudio no apoya evitar las dietas a base de salmón o pescado”, afirma Sires.

Fuente:

Publicidad