24 de abril de 2019 14:14 PM
Imprimir

Colombia : ¿Cómo impulsar el consumo de lácteos en las personas de menos ingresos?

Expertos coinciden en que la clave para incrementar el consumo nacional de leche y derivados está en fomentar su compra en las personas de estratos 1 y 2, pues constituyen el grueso de la población colombiana que no está adquiriendo estos productos debido a su alto costo.

Para Luis Alejandro Perea, asesor de la FAO, una campaña publicitaria para fomentar el consumo de leche no es suficiente por limitantes como el tiempo de duración y el público objetivo.

 

“Las campañas publicitarias tienen efectos episódicos, intermitentes. Entonces, ¿no sería más razonable pensar en un programa de carácter institucional y permanente que eduque en torno a los beneficios no solamente de la leche sino de todos los alimentos necesarios para el desarrollo cognitivo de la población colombiana?”, se preguntó.

 

Su intervención tuvo lugar en el pasado Simposio de Empresarios Lecheros de Infortambo, a propósito de la necesidad de incrementar la producción de leche y de evitar el fenómeno de la enlechada, que muchos califican como mito y que atribuyen más bien a la falta de logística de la industria y el Gobierno para captar el líquido sobrante.

 

Luis Alfonso González, presidente de Asoholstein, señaló en este mismo espacio que las campañas de fomento al consumo deberían impactar a personas de más bajos recursos, pues su ingesta per cápita no supera los 35 litros/año.

 

“Hay niños que se mueren de hambre en Colombia y ese es el sector que debemos atender, ahí es donde debe haber una política pública donde el Gobierno tiene que hacer unas grandes inversiones para canalizar la distribución de leche a las poblaciones vulnerables”, remató.

 

No obstante, hay expertos que advierten que los esfuerzos no se pueden reducir a las donaciones de leche, pues resulta insostenible en el largo plazo y no redunda en mejores ingresos para los productores.

 

“De un lado, hay que promover la innovación en el sector lácteo, no hay que quedarse con la leche o el queso de siempre sino que hay otros productos, como leches saborizadas o yogures de distinta variedad. Eso ha impulsado el consumo en los estratos altos, pero debe aplicarse a los sectores populares”, indicó el economista Óscar Cubillos.

 

De otro lado, manifestó su preocupación por el hecho de las bebidas como la gaseosa y los jugos sean más baratos que los lácteos, de ahí que los estratos 1 y 2 (donde está el 60% de la población) privilegian las primeras.

 

Por esta razón, considera que la industria también debe hacer inversiones para ser más eficiente y ofrecer productos innovadores a un menor costo del que actualmente exige: “Hay que buscar la forma en que una caja de leche saborizada que vale hoy $2.000, baje a un costo de $700 u $800. (…) La industria es ineficiente y debe mirar en dónde cubre esas falencias para llegar con productos más baratos”.

Fuente:

Publicidad