28 de abril de 2019 01:37 AM
Imprimir

España : Certificación halal, llave para los mercados musulmanes

ICEX organiza un seminario en conexión con la oficina comercial de España en Emiratos Árabes el 29 de abril

Para la religión musulmana, que profesa la cuarta parte de la población mundial, “halal” es un término que comprende todo lo que está permitido, y por tanto, es considerado como beneficioso para el ser humano.

Aunque habitualmente se aplica a la industria alimentaria, los musulmanes de hoy entienden el término halal de una forma más amplia: como un estilo de vida, un concepto que afecta a otros ámbitos como la higiene, la sanidad, la economía, la moda, el comercio o el turismo.

Las previsiones sobre el mercado de productos con certificación halal apuntan a un gran crecimiento en Asia pero no conviene olvidar que los países de la península arábiga, entre ellos Emiratos Árabes Unidos (EAU), aunque poseen menos población, cuentan con una renta per cápita más elevada, y son más estrictos que otros países musulmanes en cuestiones religiosas.

En España, el despegue de este mercado no ha pasado desapercibido y cada vez son más las empresas que se certifican halal para atender a sus clientes musulmanes. En menos de un año, ha logrado pasar de tener un único certificador autorizado para EAU a tener cuatro, lo que demuestra el interés de las empresas productoras por este mercado. Ante las expectativas que esta certificación abre a las empresas, ICEX España Exportación e Inversiones ha organizado un seminario para mostrar a las compañías interesadas qué principios rigen el consumo de productos permitidos para la religión musulmana.

Esta actividad se va a celebrar de forma simultánea en Alicante, Badajoz, Barcelona, Castellón, Las Palmas, Madrid, Murcia, Pamplona, San Sebastián, Santander, Sevilla, Tenerife, Toledo y Vigo, en conexión por videoconferencia con la Oficina Económica y Comercial de España en Dubái.

 

Diferencias de certificación

La Comisión del Codex Alimentarius de Naciones Unidas reconoce que puede haber ligeras diferencias de interpretación entre lo que se considera lícito o no, según las distintas escuelas islámicas de pensamiento. Por ese motivo, las directrices generales están sujetas a la interpretación de las autoridades competentes de los países importadores. No obstante, los certificados otorgados por las autoridades religiosas del país exportador deberán ser aceptados en principio por el país importador, salvo cuando este último justifique otros requisitos específicos.

Fuente:

Publicidad