30 de abril de 2019 06:31 AM
Imprimir

España : El ‘boom’ de la carne halal dispara la compra de fincas por millonarios árabes

En Mercabarna el 62 % del cordero sacrificado sigue los preceptos del Islam. Coincide con creciente interés por campos para la cría.

Los últimos datos publicados por la Unión de Comunidades Islámicas de España (UCIDE) señalan que actualmente el 4,2% de la población residente en nuestro país profesa el Islam, si bien en los últimos años este porcentaje ha ido en aumento. Más de la mitad de los musulmanes residen en la franja mediterránea que va de Girona a Málaga.

Y esto repercute en el consumo, pero sobre todo en la industria cárnica, que según la Asociación Nacional de Industrias Cárnicas de España (ANICE), representa el cuarto sector industrial de nuestro país, sólo por detrás de la industria automovilística, la del petróleo y combustibles y la producción y distribución de energía eléctrica. Según la ANICE, este sector representa el 2,2% del PIB total español (a precios de mercado), el 13,6% del PIB de la rama industrial y el 4,1% de la facturación total de toda la industria española.

Y es aquí cuando entra en juego la carne halal, que en árabe significa legal o permitido. Ojo a las cifras: en Mercabarna, el gran mercado mayorista de Barcelona, y siendo Cataluña la comunidad autónoma con más presencia musulmana de España, el 62 % del cordero sacrificado sigue los preceptos del Islam. Lo que equivale a 3.043 toneladas de carne. Con la ternera las cifras son similares: un 56% por ciento (9.462 toneladas) de Mercabarna tienen el certificado de carne halal. Una cifra que, según los datos facilitados por Mercabarna, mantiene un nivel de consumo progresivo y con mínimos altibajos.

Datos carne Halal en Mercabarba.

El Mercabarna es sin duda uno de los principales mercados europeos de alimentos frescos, con 2 millones de toneladas comercializadas al año para consumo nacional e internacional. En total, Mercabarna provee de productos frescos a unos 10 millones de consumidores. Su matadero es uno de los mayores de España con 21.284 toneladas de carne anuales. La diferencia con otros espacios similares, como Mercamadrid, es que el catalán es el único gran mercado autorizado por el Instituto Halal. Se trata del organismo, con base en Córdoba, que vela en España porque el sacrificio de animales se realice de acuerdo con las Leyes Islámicas (con un matarife musulmán) y respete la normativa sanitaria en España .  

Todos los alimentos son halal, exceptuando aquellos identificados como Haram por la Sharia, como el cerdo, los animales sacrificados incorrectamente, el etanol y otros tóxicos, los animales carnívoros, la sangre, los alimentos contaminados y peligrosos, etc. Esta industria no solo incluye el sector de los alimentos, también incluye el del turismo, la banca y los fármacos, la moda y los cosméticos. Desde Mercabarna explican que “desde un punto de higiene sanitaria no se distingue entre los sacrificios religiosos y los que no lo son”.

Más mataderos halal, pero sin etiqueta bio

Una de las características de este ritual es que ven en el aturdimiento previo del ganado un signo de “enfermedad” y no lo permiten. Esto ha llevado a la Unión Europea a retirar a esta carne el certificado de ecológica: si hay dolor no hay etiqueta bio. En el matadero catalán indican que el 70 % del cordero sacrificado en Barcelona se destina a la exportación. “Principalmente a Francia pero también Alemania, Portugal, Italia y Argelia, ya que los precios y la calidad españolas son muy competitivas”, aclaran.

Aunque no cuentan con datos actualizados de los últimos años, desde el Instituto Halal de Córdoba confirman esta tendencia a nivel nacional. Las ventas de pollo halal entre 2012 y 2014 crecieron un 32%, las de vacuno un 45% y las de cordero pasaron de 200 toneladas a 1.743. Las exportaciones de bovino aumentaron un 90% entre 2012 y 2014, hasta las 5.500 toneladas. Lo que sí tienen actualizados es la cifra de mataderos españoles que están solicitando el certificado halal. “Se ha pasado de 28 centros autorizados en 201o a 86 en 2019”, detallan lo que evidencia el auge de este producto. 

Esta tendencia coincide con las recientes adquisiciones por parte de fortunas de Emiratos Árabes de grandes latifundios en España. Por ejemplo, el empresario Al Khatid Aiesh, residente en Barcelona pero con negocios en Extremadura, es uno de los mediadores en este tipo de negocios. Operación cerrada con éxito fue la del dueño del Manchester, el jeque Mansour Al Nahyan, que compró una gran finca en Quintos de San Martín a los terratenientes andaluces Mora-Figueroa en Valencia de las Torres, Extremadura. ¿El objetivo? La cría de cordero halal. Fuentes cercanas a este medio indican que otra fortuna de Emiratos anda buscando latifundio en España. Se trata del magnate hotelero Alí Albward, que ya hace negocios con Meliá y que posee también otro gran grupo: Al Seer, que está focalizado en la distribución y venta de productos de consumo en el Golfo Pérsico.

El mencionado magnate tiene predilección por Cádiz y Sevilla. Es una fanático del polo y es dueño del Dubai Polo Team que compite cada año en el Torneo Internacional de Sotogrande, que se celebra en el Santa María Polo Club, propiedad de la mencionada familia terrateniente andaluza. Una rama de los Mora-Figueroa, según adelantó ‘El Periódico de Sotogrande’, está ahora acometiendo una inversión millonaria por la que llevaban esperando dos décadas, la cual atrae a capitales de todo el mundo, incluidos los árabes

Fuente:

Publicidad