6 de mayo de 2019 13:20 PM
Imprimir

La rotación, clave contra enfermedades en soja

CompartiremailFacebookTwitterUna investigación de la Facultad de Agronomía de la UBA (FAUBA) demostró que la alternancia de cultivos permite reducir el daño por hongos patógenos que causan enfermedades de fin de ciclo en la soja, responsables de notables pérdidas económicas Así lo consignó Pablo Roset, de la FAUBA y sostuvo que en la Argentina, un porcentaje […]

Una investigación de la Facultad de Agronomía de la UBA (FAUBA) demostró que la alternancia de cultivos permite reducir el daño por hongos patógenos que causan enfermedades de fin de ciclo en la soja, responsables de notables pérdidas económicas

Así lo consignó Pablo Roset, de la FAUBA y sostuvo que en la Argentina, un porcentaje muy alto de la soja se produce como monocultivo bajo siembra directa (SD)

Aunque la SD preserva los suelos de la degradación, la acumulación de rastrojos genera un ambiente favorable para la supervivencia de hongos que afectan el follaje del cultivo en sus etapas finales. El estudio de la facultad realizado en Pergamino, región núcleo sojera, demostró que la rotación de cultivos redujo hasta un 48% la defoliación por enfermedades de fin de ciclo, en comparación con el monocultivo

Además, la alternancia de cultivos también mejoró la “sanidad” del suelo

“Estudiamos dos enfermedades conocidas como de fin de ciclo (EFC): la mancha marrón, causada por Septoria glycines, y el tizón morado de la hoja, causado por Cercospora”, explicó Cecilia Smirnoff, docente de la cátedra de Fitopatología de la FAUBA

Agregó que “estas enfermedades pueden infectar el cultivo en etapas tempranas, pero recién causan la caída anticipada de las hojas en las etapas finales. Por eso, muchos productores aplican fungicidas de forma preventiva”. En este marco, Smirnoff comparó lotes manejados bajo monocultivo de soja con otros donde se practicaba la rotación de cultivos; en ambos casos, bajo SD

“La idea fue ver si producir soja como único cultivo favorece el desarrollo de los hongos que causan las EFC y si la rotación fomenta una mejor sanidad del cultivo y estimula la capacidad del suelo para controlar a los fitopatógenos que lo habitan, característica de los llamados suelos supresivos”, manifestó La investigadora remarcó que, en la actualidad, la intensidad de ciertas enfermedades del cultivo de soja, entre las que se encuentran las dos EFC foliares que evaluó en sus estudios, estaría relacionada con el sistema de producción más frecuente en la Argentina: el monocultivo (sólo soja) bajo siembra directa.

Fuente:

Publicidad