7 de mayo de 2019 13:35 PM
Imprimir

La soja, otra vez al ritmo de los tuits de Trump

Trump volvió a alterar a los mercados con sus amenazas de más aranceles a China

De locos.Hoy no hay rumor, hay tuits con amenazas. Hace algo más de una semana, el mercado local caía por un rumor publicado como noticia segura (sobre retenciones) y diseminado por las redes. Hoy no hay rumor, hay tuits.

Desde ayer, el mercado mundial está alterado por dos tuits del presidente norteamericano Donald Trump que lograron que la mayoría de las pantallas estén en rojo. Esos mensajes, por ahora, son amenazas de aumento de tarifas de importación para los productos chinos (del 10 al 25%). Ni siquiera fue un anuncio oficial de que se aplican.

Ya hace más de un año que estamos en medio de una guerra comercial entre gigantes. A eso hay que agregarle el insoslayable factor de la personalidad del presidente de la potencia número uno del mundo y su pasión por las redes sociales, en especial Twitter.

Algunos podrán quererlo, otros odiarlo, pero la realidad es que él sigue firme con su decisión de achicar el déficit comercial con China, y en el mientras tanto, a poco más de un año para las elecciones presidenciales de EE.UU., los números le dan mas coraje para seguir presionando.

La semana pasada se conoció que en el primer trimestre EE.UU. creció al 3,2%, muy por encima de lo esperado, y que el desempleo en abril fue tan solo de 3,6%, el más bajo desde 1969.

El índice Dow Jones, hasta el viernes previo a los “tuits” estaba muy cerca del nivel récord histórico de octubre de 2018, y lleva ganado desde que Trump asumió un 32%.

Podríamos decir que Trump puede sentirse cómodo como para incomodar a China para acelerar las tratativas y llegar a un acuerdo.

La gran pregunta que el mercado se hace es si es una estrategia de negociación o si quiere romper las negociaciones.

Difícil saber que pasa por su cabeza y entonces en el llano estamos los que vemos cómo los precios de los granos siguen perdiendo valor.

Recordemos que ya el mercado mundial de soja cambió, no es el mismo que hace tan solo un año. Veamos:

  • China redujo fuertemente su dependencia de EE.UU., aprovechó la gran cosecha 17/18 de Brasil. La Argentina la vio pasar como consecuencia de la gran sequía.
  • La gripe porcina destruyó drásticamente la demanda proveniente del sector porcino, y aún no se sabe cuanto más grave puede ser.

Es otro mercado distinto al de hace 18 meses. Más allá de que como país nos conviene que EE.UU. tenga disputas comerciales con sus principales compradores de alimentos, por la demanda que puede trasladarse a nuestro país, la realidad es que, si los precios de referencia internacional caen, localmente el efecto inmediato es el mismo.

Después de un tiempo sí podemos pensar en que si llega mayor demanda local las relaciones de precios mejoren para los granos locales versus Chicago.

Hoy nuevamente, solo pensando en soja, parece que los más perjudicados con un endurecimiento de esta guerra comercial van a ser los farmers de EE.UU, a pesar del subsidio que recibieron.

Ellos, al igual que nuestros productores son justamente productores y prefieren el libre comercio que los subsidios.

China tiene la posibilidad de abastecerse en gran medida desde Sudamérica, si bien la cosecha de Brasil no fue tan grande como la anterior, sigue siendo muy alta y la Argentina logró recuperar e incluso superar lo perdido el ciclo pasado.

Y acá van algunos números:

  • Importaciones totales de China por ciclo según el USDA

-2016/17: 93 millones

-2017/18: 94 millones

-2018/19: 88 millones, versus 103 millones de toneladas estimadas en junio 2018 y versus estimaciones desde China que pueden ser tan solo de 84 millones de toneldas.

  • En el frente tenemos la oferta de Brasil más la Argentina:

-2016/17: 170 millones de toneladas

-2017/18: 159 millones de toneladas

-2018/19: 170-174 millones de toneladas, según la fuente

  • En el otro frente tenemos los stocks finales de EE.UU.:

-2016/17: 8,21 millones de toneldas

-2017/18: 12 millones de toneladas

-2018/19: 24 millones de toneladas

En el otro frente tenemos que ya se largó la siembra en EE.UU., con el maíz atrasado versus el promedio hasta la semana pasada y la soja en línea con el promedio.

Estos datos son justamente eso, datos. Era difícil encontrar con estos datos elementos que justificaran un cambio de tendencia en el corto/mediano plazo en los precios de soja.

Más allá de que los fondos especulativos están muy vendidos, el riesgo de nuevas bajas siempre existe.

Como siempre digo, un productor que invierte muchísimo tiempo, dinero, en definir la mejor forma de obtener buenos rindes, no puede no sentarse a analizar todos los posibles escenarios de precios. Los mercados de futuros y opciones nos dan muchas herramientas para asegurar pisos. Esperar a que llegue “el elemento alcista” ha sido y sigue siendo la peor alternativa. Dejar liberados los precios de la producción a los rumores, nuevas imposiciones/cambios de reglas de juego en medio de la campaña, amenazas en redes sociales, etcétera es una locura.

La autora es especialista en mercados del agro

Por: Paulina Lescano
Fuente:

Publicidad