8 de mayo de 2019 11:59 AM
Imprimir

Agroalimentos, el principal consenso de Felipe González, Lavagna y Vidal sobre el desarrollo argentino

Los tres políticos coincidieron en que es el eje estratégico para impulsar la economía, en el seminario Democracia y Desarrollo, tercera edición, realizado este lunes en el Malba

¿Cómo salir de la grieta e impulsar un proyecto de desarrollo consensuado en la Argentina? Felipe González, ex presidente del gobierno español que lideró la reinserción global de su país, tras décadas de autoritarismo y atraso, no tiene dudas. Está convencido de que el diagnóstico es compartido por todos y es cuestión de poner foco en dos o tres sectores económicos en los cuales nuestro país se destaca en el mundo.

“La producción de alimentos”, fue lo primero que destacó. Y consideró que la demanda liderada por China no se detendrá. En segundo término, ponderó la posibilidad de generación de energía, particularmente de las renovables, “un rubro en el cual Argentina puede destacarse en las distintas modalidades, desde los biocombustibles hasta la eólica y solar”.

De un modo casi idéntico opinó Roberto Lavagna, el ex ministro de Economía de la última gran recuperación argentina y “cada vez más candidato presidencial” –según sus propias palabras- para las elecciones de este año. Dijo que “Argentina está mejor posicionada que hace 10 años porque la demanda de alimentos fue creciendo y todavía hay mucho para desarrollar en ese rubro, para la inserción global que redunde no sólo en la captación de divisas sino en el fomento de la producción y el trabajo en nuestro país”.

Democracia y Desarrollo organizado por Clarín. /Maxi Failla

Democracia y Desarrollo organizado por Clarín. /Maxi Failla

González fue el primer entrevistado -por el editor general de Clarín, Ricardo Kirschbaum- en el seminario sobre Democracia y Desarrollo que organizó el Grupo Claríneste lunes, en el auditorio del MALBA.

Al definir las tres áreas estratégicas donde considera que nuestro país tiene ventajas competitivas, el dirigente español cito la producción de alimentos, la generación de energía y la economía del conocimiento. Y aseguró que “mientras que cualquier otro país requeriría tres décadas, Argentina en 10 años de buen gobierno pueden cambiar su destino histórico”.

Luego González también sintonizó con Lavagna sobre cómo conciliar proyectos y liderazgos. Dijo que “el debate (sobre las candidaturas), es un debate demasiado personal y hay muy poco diagnóstico. El debate dominante aquí es de quién puede ser, no de qué diagnóstico hay que hacer para que de ahí salga una respuesta, que naturalmente tiene que tener un liderazgo y un equipo”, siguió.

Para el economista, el “mayor riesgo a mediano plazo es el estancamiento: no hay ninguna garantía de que si no se cambian algunos enfoques esto no continúe”, sostuvo, y agregó: “No me imagino una postura estatista o intervencionista; y tampoco una economía creciendo si lo único que se nos propone son tasas altas y este tipo de cambio”.

“Nosotros le damos a la producción y a la creación del empleo un lugar central, cosa que no ocurre de ninguna manera en lo que presentó el Gobierno. Es muy lindo hablar del ajuste, del Banco Central, pero hay que hablar de cuál es el mecanismo por el cual la economía argentina se pone en marcha”, apuntó.

Lavagna no se mostró muy dispuesto a firmar el entendimiento de 10 puntos que propone el Gobierno “porque hay un enfoque casi exclusivamente de ajuste y financiero, y de nuestro lado, hay un enfoque de cómo se movilizan los fenomenales recursos que Argentina tiene”, confió.

En ese sentido, consideró que “Argentina tiene un bono demográfico con una población que no es ni demasiada vieja como Japón y Europa ni tan joven como Africa. Eso agrega un punto de crecimiento del PBI que no aprovechamos. Hay 7 millones de personas con problemas de trabajo y tenemos recursos naturales mayores a los de hace 10 años con China como destino exportador. Además tenemos muchas posibilidades en la producción de energía, no porque hayamos hecho algo nosotros sino por la oportunidad tecnológica que surgió en Estados Unidos con el fracking, que aquí podemos aprovechar con Vaca Muerta.

En tanto, la gobernadora bonaerense María Eugenia Vidal fue, de los tres disertantes, la que más abogó por el consenso que está proponiendo el Gobierno. Y más allá de su lógica actitud oficialista, propugnó que “hay que generar consensos en torno a la cuestión de cuáles son las condiciones básicas de desarrollo económico, mirando a lo largo de varias décadas, donde el país no ha podido crecer sostenidamente”.

María Eugenia Vidal en la tercera edición de Democracia y Desarrollo organizado por Clarin el Malba.
Fotos Emmanuel Fernández - FTP _AUX3494-01.jpg Z EFernandz Efernandez

María Eugenia Vidal en la tercera edición de Democracia y Desarrollo organizado por Clarin el Malba. Fotos Emmanuel Fernández – FTP _AUX3494-01.jpg Z EFernandz Efernandez

Y cuándo le preguntaron respecto de los recursos económicos de la Provincia para impulsar el desarrollo, también lo primero que destacó fue “la potencia de la producción agroindustrial” en el distrito que gobierna, el más extenso y poblado de la Argentina.

Fuente:

Publicidad