9 de mayo de 2019 16:37 PM
Imprimir

Lejos de Chicago, la soja argentina busca su rumbo

CompartiremailFacebookTwitterLas hostilidades entre Estados Unidos y China se suceden. Mientras uno confirma que mañana los aranceles para una amplia serie de productos chinos subirán del 10 al 25%, el otro acepta continuar con las negociaciones, pero replantea muchos de los acuerdos parciales alcanzados hasta el momento. Así, la incertidumbre es lo único concreto que precede […]

Las hostilidades entre Estados Unidos y China se suceden. Mientras uno confirma que mañana los aranceles para una amplia serie de productos chinos subirán del 10 al 25%, el otro acepta continuar con las negociaciones, pero replantea muchos de los acuerdos parciales alcanzados hasta el momento. Así, la incertidumbre es lo único concreto que precede a la guerra comercial y, también, fue ayer la principal razón por la cual volvieron a caer los precios de la soja en la Bolsa de Chicago, donde se aproximan al peor nivel desde diciembre de 2008.

Al cierre de los negocios, las pizarras del mercado referente para los precios de los granos mostraron una caída de US$1,28 sobre el contrato mayo de la soja, cuyo ajuste quedó en 299,19 dólares por tonelada, un valor que reconoce como antecedentes menores más próximos los 299,09 dólares del 18 de septiembre de 2018 y, mucho más lejanos, los 298,73 dólares del 9 de diciembre de 2008.

Pero a la par del agravamiento de las diferencias entre Estados Unidos y China, que acentúa la influencia bajista de la sobreoferta estadounidense de soja, en la Argentina se evidencian los primeros síntomas del “divorcio” entre las cotizaciones domésticas y los registros que se reflejan a diario en Chicago y en el Golfo de México.

En efecto, ayer, el valor FOB de la soja en los puertos argentinos para los embarques en mayo creció de 302 a 308 dólares por tonelada y acumuló una ganancia de 9 dólares desde el viernes pasado, antes de que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, publicara (el domingo) los tuits en los que comunicó su decisión de elevar los aranceles a los productos chinos. En ese mismo período, el precio FOB en el Golfo de México, desde donde sale el grano estadounidense, cayó 4 dólares, de 325 a 321 dólares por tonelada.

Este movimiento en el mercado de exportación, que tiende a apreciar la soja argentina -lo propio ocurre con el grano de Brasil- en detrimento de la estadounidense, responde a que China acentuará su demanda sobre Sudamérica.

En ese sentido, según el último reporte de la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR) sobre carga de buques programada, entre el 2 y el 26 del actual deben salir desde los puertos del Gran Rosario 499.500 toneladas de poroto de soja; desde Bahía Blanca, 419.033 toneladas; desde Necochea, 209.989 toneladas, y desde otros puertos, 219.165 toneladas.

Frente a la necesidad de mercadería de los exportadores para cubrir estos despachos y ante las urgencias de las fábricas por conseguir la materia prima suficiente para mantener activas sus plantas, ayer las ofertas abiertas por la soja disponible subieron de 205 a 210 dólares por tonelada en el ámbito de la BCR. No obstante, los vendedores esperan que las cotizaciones se aproximen a un rango de entre 215 y 220 dólares para negociar.

La demanda también ofreció la chance de negocios por soja con entrega en julio, pero con pago ahora, a 9700/9750 pesos por tonelada. Ahí se generó el mayor movimiento.
Por: Dante Rofi

Fuente:

Publicidad