10 de mayo de 2019 12:54 PM
Imprimir

Aprenda cómo evitar contagio de Leucosis en su finca

Muchas son las enfermedades que matan a los semovientes. La Leucosis Bovina Enzootica (LBE) es un padecimiento viral que afecta al ganado y afecta en la productividad, peso y rendimiento del animal.

La aparición de tumores malignos en los tejidos del cuerpo del ganado y su posterior muerte son algunos de los signos que pueden alarmar al ganadero para determinar si contienen el virus del LBE. Veterinarios y expertos en sanidad se volcán a afirmar que esta es una enfermedad de cuidado que puede causar graves afectaciones en la ganadería.

 

En el Manual para el manejo de la Leucosis Bovina producido por la Empresa Colombiana de Productos Veterinarios, Vecol, se manifiesta que “esta es una patología causada por el virus LBE, que pertenece a la familia Retroviridae que es igual al virus HIV que produce el SIDA en el hombre”.

 

Los animales no presentan ninguna sintomatología que alarme a sus dueños. Sin embargo, la presencia del virus se confirma mediante el cuadro hemático al momento en que el ganado desarrolla linfosarcoma.

 

Por esta razón, en CONtexto ganadero le contamos cómo evitar que los animales de su predio se contagien de la enfermedad, conforme a lo explicado en el Manual para el manejo de la Leucosis Bovina:

 

  1. Inseminaciones:

 

El productor debe inseminar solo con semen certificado o con toros negativos del virus (LEB).

 

Yanira Chaparro, profesional sanitaria de Vecol S.A, explica que “una de las formas de transmisión de Leucosis es con semen infectado o por monta directa del toro. Entonces cuando sugerimos la inseminación artificial como estrategia, hablamos del uso del semen que provenga de un donante que garantice que está libre de la enfermedad”.

 

  1. Realizar palpaciones:

 

Durante la realización de esta técnica, el palpador debe usar unos guantes desechables por cada animal al que se le practique.

 

En palabras de Chaparro, “durante las evaluaciones de proyectos en el país, hemos observado una muy mala práctica en las palpaciones y otros procedimientos médicos. Esto sobretodo en la utilización de mangas y de agujas que se convierten en una forma de transmitir la enfermedad”.

 

Por esta razón se sugiere que se haga uso de instrumentos y productos desechables en estas técnicas.

 

  1. Hacinamiento:

 

Se debe evitar la alta carga del ganado por unidad de superficie, controlando el hacinamiento, el contacto físico y la transmisión del virus por vía horizontal.

 

“Una de las formas de propagar la infección es tener una gran cantidad de animales en una pequeña área. Hay producciones donde existe mayor concentración de ganado, por lo que se deben tener en cuenta las normas de bienestar animal para evitar la sobrepoblación que ocasiona que les produzca estrés”, señala Chaparro.

 

  1. Control de parásitos:

 

Es importante realizar el control de los parásitos e insectos hematólogos en la zona donde se encuentren los animales.

 

“Al controlar los parásitos gastrointestinales y hemoparásitos, estamos garantizando que el ganado tenga una mejor salud, para así defenderse mejor de cualquier enfermedad infecciosa”, expresa Chaparro.

 

  1. Transporte:

 

Los ganaderos deben controlar y desinfectar los medios de transporte que entren a la finca.

 

“Transportar animales de un lugar a otro es exponerlos a un status sanitario que no conocemos porque podría suponer el riesgo de que puedan adquirir infecciones. Además, los medios de transporte pueden trasladar el virus y otros agentes causales de enfermedades”, precisa Chaparro.

 

  1. Capacitaciones:

 

Se deben realizar capacitaciones de educación que estén dirigidas a los trabajadores, técnicos, ganaderos, comerciantes y veterinarios de la zona.

 

“Nosotros creemos que las capacitaciones son unas medidas que ayudan a controlar la propagación de enfermedades infecciosas. Tenemos un equipo interinstitucional capacitado para exponer y replicar la información”, manifiesta Chaparro.

 

  1. Cuarentena:

 

A los animales que ingresen por primera vez al predio, se les debe hacer un análisis que indique negativo ante el virus de la LEB, además de cumplir con la cuarentena antes de ser mezclados con el grupo de animales que hay dentro de la ganadería.

 

“La cuarentena es una práctica sanitaria muy importante que consiste en que se les haga unas pruebas a los animales que demuestren que están sano, por lo que se les recomienda a los ganaderos que el ganado permanezca en un área por 40 días sin contacto con los demás”, indica Chaparro.

 

  1. Introducción:

 

No se puede introducir los bovinos infectados ni productos que contengan esta enfermedad.

 

“Ni infectados ni aparentemente sanos porque pueden propagar cualquier tipo de virus para los animales que habitan en el predio”, informa Chaparro.

 

  1. Procedimientos sanitarios:

 

Se debe realizar procesos sanitarios como vacunaciones, tomas de sangre, marcaje auricular, descorné y diagnósticos de gestación con unos equipos esterilizados, de tal forma que no se propague la enfermedad. Es fundamental el uso de guantes desechables por cada animal.

“Hemos visto la mala práctica de vacunación de muchos animales con una misma aguja, por lo que se recomienda a los vacunadores que cuiden esto pues representa un riesgo enorme de transmisión de enfermedades, considerando que la Leuciosis es algo muy similar al HIV SIDA en humanos”, finaliza Chaparro.

Fuente:

Publicidad