14 de mayo de 2019 22:56 PM
Imprimir

Experiencias en el control de la Bronquitis Infecciosa en Brasil

CompartiremailFacebookTwitterLa industria avícola brasileña se destaca por su alta productividad y competitividad en el escenario mundial. Esta ha logrado sobresalir como consecuencia de varios factores que incluyen entre otros: Infraestructura moderna de los galpones; Producción interna de insumos alimenticios de alta calidad; Estatus sanitario controlado en relación a otros países de la región. Las enfermedades infecciosas pueden tener efectos catastróficos sobre la avicultura industrial debido a sus efectos sobre la productividad, […]

La industria avícola brasileña se destaca por su alta productividad y competitividad en el escenario mundial. Esta ha logrado sobresalir como consecuencia de varios factores que incluyen entre otros:

Infraestructura moderna de los galpones;

Producción interna de insumos alimenticios de alta calidad;

Estatus sanitario controlado en relación a otros países de la región.

Las enfermedades infecciosas pueden tener efectos catastróficos sobre la avicultura industrial debido a sus efectos sobre la productividad, mortalidad y restricciones comerciales. La industria avícola brasileña es libre de Influenza aviar de alta y baja patogenicidad, virus velogénico de la enfermedad de Newcastle y Salmonella pullorum. Ya las granjas de reproductoras y pollos de carne están libres del virus de la Laringotraqueitis infecciosa.

En los últimos años, los principales desafíos sanitarios eran causados por el virus de la Bronquitis infecciosa (BI) y Salmonelas paratíficas que afectan la exportación de carne de pollos. Aunque la BI difícilmente causa tasas de mortalidad superiores a 10%, ella causa elevadas pérdidas económicas debido a los varios parámetros que son afectados, muchas veces no siendo mensurables.

Una publicación del Banco Mundial de 2011 coloca a la BI como la segunda enfermedad que lleva a mayores prejuicios económicos a la avicultura industrial mundial, apenas el virus de Influenza de alta patogenicidad lleva a mayores pérdidas económicas que la BI.

Esta publicación tiene como objetivo resumir los principalesacontecimientos que llevaran al país a adoptar nuevas estrategias de control para la BI.

1. Descripción del problema

A pesar que los planteles avícolas del país eran intensamente vacunados con la cepa Massachusetts del virus de la Bronquitis infecciosa desde 1980, problemas sanitarios sospechosos de BI continuaban siendo descritos en granjas de pollos de carne, reproductoras y ponedoras comerciales en todo el país.

Los resultados serológicos y de aislamiento viral confirmaban el diagnóstico clínico y mostraban que el virus de la BI (VBI) era el causante de estos desafíos.

En la tentativa de aliviar los problemas sanitarios:

pollos de carne eran vacunados en la planta de incubación y revacunados en la granja;aves de vida larga recibían dosis de vacuna viva a cada 8 semanas en las fases de recría y producción, y hasta dos dosis de vacuna inactivada.

A pesar de todo ello, los problemas de BI continuaban siendo relatados.

 

2. Caracterización del agente causal

El VBI tiene un genoma propenso a procesos de mutaciones y recombinaciones. Alteraciones genéticas en el gen de la espícula (S) llevan a la aparición de nuevos virus, llamados de “variantes”. Estos virus variantes son en la mayoría de veces inadecuadamente neutralizados por vacunas preparadas con cepas genéticamente diferentes a los virus circulantes en el campo.

Publicaciones científicas muestran que existe una correlación positiva entre el nivel de semejanza genética de los virus vacunales y de desafío con el nivel de protección cruzada.

Toda esta información llevó a la conclusión que era necesario caracterizar molecularmente los VBI que eran aislados de cuadros clínicos de lotes vacunados con la cepa Massachusetts.

La disponibilidad y uso de técnicas moleculares permitió la caracterización molecular de los VBI circulantes en el Brasil desde mediados de la década pasada.

Los primeros virus secuenciados mostraron ser genéticamente diferentes a la cepa vacunal Massachusetts y otras cepas Norte-americanas y Europeas.

Finalmente era identificado genéticamente el virus variante causante de grandes disturbios sanitarios y perjuicios económicos en Brasil ”.

3. Epidemiologia

El primer estudio epidemiológico conducido a nivel nacional reveló una alta prevalencia y distribución geográfica de virus variantes en el Brasil.

Sorprendentemente, los virus detectados en todas las regiones avícolas brasileñas, originados de granjas de pollos de carne, postura y reproductoras, e involucrados en cuadros respiratorios, renales, reproductivos y de baja productividad eran causados por el mismo virus.

Esta alta semejanza molecular entre los virus detectados permitió llamar estos virus variantes como genótipo BR-I.

“Así, una nueva cepa de la BI era detectada, caracterizada y reportada en el mundo”(Chacón et al.,2011).

Los análisis moleculares también revelaron que el virus BR-I era genéticamente diferente de todas las cepas detectadas en otros continentes (Tabla 1).

Tabla 1. Similitud genética entre aislados BR-I y cepas representativas luego del análisis del gen S1 completo del VBI (nucleótidos y aminoácidos) (2003-2008)

Recientes publicaciones continúan confirmando la circulación de dos cepas virales dominantes en el Brasil: cepa BR-I y Massachusetts (Gráfico 1).Bronquitis Infecciosa

Otras publicaciones científicas muestran que el virus BR-I estaba circulando en el Brasil por lo menos desde la década de 1970s, antes de la introducción de la cepa vacunal Massachusetts

Sin embargo, el virus BR-I no es exclusivo de Brasil, este virus ya fue detectado en países vecinos como Argentina, Paraguay y Uruguay. Estudios de epidemiologia molecular deben continuar siendo realizados en el subcontinente para confirmar la presencia de esta cepa en otros países.

 

EPIDEMIOLOGIA DA BRONQUITIS INFECCIOSA 2010-2015

Gráfico 1: Virus de la BI circulantes en el Brasil entre 2010 a 2015

4. Patogenicidad

Estudios experimentales fueron conducidos en aves SPF y comerciales para confirmar la patogenicidad del virus BR-I. Estudios conducidos por Chacón et al., 2014 y Fernando et al., 2017 reprodujeron la enfermedad de forma experimental.

Los signos clínicos y alteraciones macro y microscópicas en tejidos respiratorios y renales demostraron la patogenicidad del virus BR-I, lo que explica la mortalidad y baja productividad de los lotes afectados por este virus en el campo.

Foto 1: Signos clínicos y alteraciones microscópicas en aves desafiadas con el virus BR-I (Chacón et al. 2014)

Foto 2: Alteraciones microscópicas en tráquea y riñones de aves desafiadas con el virus BR-I (Fernando Santos et al., 2017)

Posteriores estudios experimentales demostraron la ineficacia de la cepa vacunal Massachusetts para proteger el ave contra el desafío por el virus BR-I.

La cepa Massachusetts confirió protección parcial contra signos clínicos y ciliostasis.

Sin embargo, las aves vacunadas con cepa Massachusetts y desafiadas con el virus BR-I excretaron para el ambiente la misma cantidad de virus de desafío que las aves no vacunadas. Esto mostró la incapacidad de la vacuna Massachusetts de reducir la presión de infección en las granjas.

5. Impacto productivo y económico

Luego de la confirmación de la circulación del virus BR-I, empresas avícolas cuantificaron las principales pérdidas económicas que la enfermedad causaba.

Tabla 2. Principales pérdidas causadas por el virus BR-I en reproductoras y pollos de carne, Estado de Paraná (Assayag et al., 2012).

6. Implementación de nuevos programas vacunales

Los resultados de estudios moleculares, epidemiológicos, patológicos y de protección, más las evaluaciones económicas sobre las pérdidas causadas por el virus BR-I permitieron el registro en el Brasil de una vacuna viva y una vacuna inactivada polivalente para reproductoras conteniendo la cepa BR-I. A seguir, especificaciones sobre la forma de uso de estas vacunas:

Pollos de carne: es suficiente apenas una dosis de vacuna viva cepa BR-I en la planta de incubación. No se recomienda la revacunación en el campo con cualquier vacuna viva de BI.

Ponedora comercial: se recomienda el uso de tres dosis de la vacuna viva con cepa BR-I en la fase de recría. A revacunación durante la fase de producción depende del nivel de presión de infección, debido a que en el momento no existe una vacuna inactivada con cepa BR-I disponible para ponedoras comerciales en el Brasil.

Reproductoras: tres dosis de la vacuna viva cepa BR-I durante la fase de recría y una dosis de vacuna inactivada conteniendo la cepa BR-I es suficiente para conferir protección eficiente y prolongada por todo el ciclo productivo del lote, siendo desnecesario la revacunación en la fase de producción.

 

Tabla 3. Programas vacunales usando vacunas viva e inactivada con cepa BR-I

7. Evaluación de los programas vacunales implementados

Después de dos años de uso de las vacunas viva e inactivada con cepa BR-I, las empresas avícolas reportan evidentes beneficios sanitarios y productivos. Todos los prejuicios causados por el virus de la Bronquitis infecciosa se están conociendo con mayor claridad, luego de la producción de lotes sin desafíos.

Pollos de carne

Los beneficios sanitarios, productivos y económicos pueden ser observables en la granja, durante el transporte de las aves desde la granja hasta la planta de beneficio o frigorífico, y en el frigorífico.

Tabla 4. Principales beneficios cuantificables observados en la granja y en la planta de beneficio o frigorífico de lotes de pollos de carne vacunados con vacuna viva BR-I en la planta de incubación

Ponedoras comerciales

Los beneficios de vacuna viva con cepa BR-I son claramente observables durante las fases de recría y producción.

  • En la fase de recría, los lotes no presentan más problemas respiratorios ni mortalidad consecuente. Los lotes no necesitan ser medicados y están consiguiendo mayores y más uniformes pesos al final de la fase de recría, muchas veces superior al padrón. Lotes sanos, pueden llegar al pico de producción de huevos a la edad programada por la línea genética.

Figura 1. Peso corporal durante la fase de recría de lotes de ponedoras inmunizadas con diferentes programas vacunales.

En la fase de producción, los huevos presentan mejor calidad interna y externa. Existe una reducción evidente del número de huevos con cáscara rajada, deforme, fina y sucia. De esta forma, se observa un aumento del número de huevos vendibles en las granjas.

Reproductoras

Los beneficios del programa vacunal que incluye el uso de vacunas viva e inactivada con cepa BR-I incluyen ventajas: 1) productivas y 2) de conveniencia.

 Productiva

Las empresas usando el programa con cepa BR-I relatan mejoras de todos los indicadores de productividad y económicos (reducción de la mortalidad, eliminación del uso de antibióticos, aumento de las tasas de fertilidad y eclosión, aumento de la producción de huevos por ave alojada, aumento del número de huevos incubables y pollitos BB de primera calidad por ave alojada).

Estos dos últimos ítems son explicados por la evidente mejora de la calidad de la cáscara. Lotes consecutivos con vacunas BR-I están consiguiendo indicadores de productividad superiores al padrón de la línea genética (Figura 2).

Figura 2. Principales indicadores de productividad en reproductoras pesadas usando diferentes programas vacunales (lotes de 100 000 aves a las 65 semanas de edad)

Conveniencia

Con el programa basado en vacunas BR-I, las empresas disminuyeron el número de vacunaciones en la granja. No existe más la necesidad de vacunación con vacuna viva en la fase de producción de huevos.

Bronquitis Infecciosa

M.V. MSc. PhD. Jorge Chacón – Gerente de Servicios Veterinarios – Ceva Salud Animal – Brasil –Investigador miembro del equipo del Laboratorio da Patología Aviar de la Universidad de São Paulo que condujo los primeros trabajos de caracterización molecular, epidemiologia, patogenicidad y protección contra Bronquitis infecciosa en el Brasil. El autor del artículo junto con o Prof. Antonio Piantino denominó el virus variante de Brasil como virus BR-I.

Fuente:

Publicidad