16 de mayo de 2019 19:28 PM
Imprimir

Uruguay continúa por “la ruta de la carne” en China, mientras Breeders & Packers Uruguay da cuenta de su “Política de Calidad y Seguridad Alimentaria”

Mientras en China se entra en la recta final de la Feria SIAL de alimentación, con una importante embajada uruguaya trabajando en la consecución de más y mejores mercados para la carne uruguaya, la empresa frigorífica BPU da cuenta de su “Política de Calidad y Seguridad Alimentaria”.

“Como integrantes del grupo NH Foods, en Breeders & Packers Uruguay asumimos el compromiso de hacer felices a las personas favoreciendo su salud a través de los alimentos que elaboramos. Este es el eje de nuestra filosofía corporativa y le llamamos Joy of Eating, porque creemos que una correcta nutrición genera satisfacción y bienestar. En este desafío, la seguridad alimentaria cumple un rol protagónico porque incide directamente en la salud humana, siendo prioritaria en cada una de nuestras operaciones. No se trata solo de nuestra principal responsabilidad, sino que forma parte de nuestros valores corporativos como pilar fundamental, involucrando a todos los que integramos esta empresa”, se explicó desde BPU.

CALIDAD INTEGRADA

Para garantizar la inocuidad, legalidad, autenticidad y seguridad de sus productos, la firma que gerencia Daniel de Mattos implementó un Sistema de Calidad Integrado, basado en normas y estándares internacionales reconocidos por la GFSI (Global Food Safety Initiative) incluyendo BRC, FSSC 22000, Sistema de Análisis de Peligros y Control de Puntos Críticos (HACCP), Buenas Prácticas de Manufactura (BPM), Procedimientos Operativos Estandarizados (SOP) y Procedimientos Operativos Estandarizados de Sanitización (SSOP) y Normas de Bienestar Animal, entre otros, y cumpliendo con la reglamentación nacional e internacional vigente.
“Nuestro compromiso con la mejora continua del Sistema de Calidad e Inocuidad implementado implica una metodología dinámica de planificación y de verificación constante, siendo imprescindible la capacitación continua del personal y la comunicación eficiente y eficaz tanto a nivel interno como externo”, se añade, estableciendo que todas las actividades de la compañía de capitales nipones están alineadas para satisfacer los requisitos de clientes, consumidores, proveedores, accionistas y empleados. “Buscamos adoptar medidas eficientes para que nuestros productos sean el resultado de procesos sustentables, que respeten el medio ambiente, contribuyan al desarrollo de una comunidad saludable y aseguren el bienestar de los animales. Para asegurar el cumplimiento de esta política, desde el equipo de Dirección de BPU Meat nos comprometemos a mejorar continuamente el Sistema de Gestión de la Calidad y Seguridad Alimentaria y cumplir con las normas de bienestar animal, los requisitos del cliente, las expectativas de nuestros proveedores y accionistas, con las normas legales y reglamentarias, los estándares internacionales certificados, y lograr así el continuo desarrollo de nuestros funcionarios”, se culmina diciendo desde la Dirección de la empresa establecida en ruta 14, a pocos kilómetros de la ciudad de Durazno.

DESDE CHINA

Mientras tanto, allá en China se ingresa en el tramo final de la Feria Sial, donde participa el gerente de BPU, Daniel de Mattos, en representación de la junta de la carne nacional.
Según se informa desde el Instituto Nacional de Carnes (INAC), en el stand de carnes del Uruguay existe una alta demanda por información sobre el producto uruguayo, con una concentración de visitantes mayor que el año pasado, que se percibe con filas de espera de clientes chinos.
“Esta ha sido una exposición muy concurrida en el stand uruguayo, que confirma la visión de que estamos en la ruta de la carne”, dijo desde Shanghai el gerente de Marketing de INAC, Lautaro Pérez.
La situación actual también genera incertidumbre por dos fenómenos que contribuyen a ver el escenario más allá de los aspectos estructurales. En la coyuntura, el episodio de la fiebre porcina africana, sin precedentes en el mundo, afecta la producción y consumo de la principal proteína en China. Si no aparece una vacuna, las proyecciones indican que habría una baja en la producción de 13 millones de toneladas para este año y 5 millones de toneladas durante 2020.
“Esta disminución es difícil de compensar con importación de otras carnes. No obstante, el ingreso de nuevos actores en el mercado ha implicado seguir con atención esta situación. De la misma forma, el otro tema importante presente en la Feria Sial China por estos días ha sido el impacto de la guerra comercial entre China y Estados Unidos, sumado a la depreciación de la moneda china. Además de los asuntos coyunturales, los estructurales permiten afirmar que la demanda china en torno a la importación de carne permanecerá firme por 10 años más. Estos son el aumento de consumo de carne per cápita y la sustitución del canal gris por canales de importación directos”, se añade en el informe desde el continente asiático.

PRINCIPAL MERCADO

Hoy China es el principal importador del mundo, con tasas de crecimiento del mercado que parecen del mundo de las telecomunicaciones.
“Lo primero que ha ocurrido es una formalización de las importaciones, que se dio a partir de políticas del gobierno muy severas para combatir el fraude en los alimentos, y que llevó a que gradualmente se fuera disminuyendo el contrabando de carne y ampliando los canales directos. Por eso, hoy hay casi una veintena de países habilitados para exportar y cientos de plantas. A lo anterior, se suma la mayor demanda, producto del desarrollo económico. La carne vacuna es un producto cuyo consumo per cápita es 10 veces menor al de Uruguay, unos 6 kg por persona por año, pero pequeños aumentos en el consumo per cápita de carne vacuna, son miles de toneladas más de consumo. Por todo esto, China representa un desafío para la producción uruguaya”, se expresa a modo de conclusión de la jornada desde INAC, presente en China.

Fuente:

Publicidad