23 de mayo de 2019 02:44 AM
Imprimir

El rol del INTA bis: En Manfredi desarrollan un girasol con resistencia a un herbicida

CompartiremailFacebookTwitterFEBO 817 CL INTA. Así de raro es el nombre de un nuevo híbrido de girasol obtenido en el INTA Manfredi, en Córdoba, que fue mejorado para ofrecer resistencia a herbicidas del grupo de las imidazolinonas. Al hacer el anuncio sobre este desarrollo, el INTA destacó que “la amplia variabilidad de climas y suelos en […]

FEBO 817 CL INTA. Así de raro es el nombre de un nuevo híbrido de girasol obtenido en el INTA Manfredi, en Córdoba, que fue mejorado para ofrecer resistencia a herbicidas del grupo de las imidazolinonas.

Al hacer el anuncio sobre este desarrollo, el INTA destacó que “la amplia variabilidad de climas y suelos en la que se cultiva el girasol en la Argentina favorece la aparición de diferentes especies de malezas que afectan su producción, muchas resistentes a los herbicidas más utilizados”. Este nuevo híbrido, en este contexto, podría “contribuir a un manejo más eficiente de esta problemática”.

Este híbrido de girasol ofrece resistencia a herbicidas del grupo de las imidazolinonas (IMI) y presenta buenas aptitudes agronómicas en sanidad, tenor de aceite y rendimientos. Recomendado para la mayoría de las zonas productivas del país, este nuevo cultivar será comercializado por la empresa Los Algarrobos y estará disponible para la campaña que comienza en pocos meses, la 2019/20. Se trata de una firma de capitales familiares que, desde hace más de 20 años, se dedica al desarrollo, producción y comercialización semillas de los cultivos de girasol, maíz y sorgo en la ciudad cordobesa de Río Cuarto.

“FEBO 817 CL INTA, como se denominó el híbrido de girasol obtenido, permite el uso de herbicida IMI que, aplicado luego del período de emergencia, posee una residualidad en el suelo y ejerce un muy buen control de un amplio espectro de malezas hasta el final del ciclo”, detalló Daniel Alvarez, responsable del Programa de Mejoramiento Genético de Girasol del INTA Manfredi. En los ensayos a campo, por otro lado, quedó demostrado que la capacidad productiva de este híbrido alcanzó valores de hasta un 10% por encima del promedio de cultivares similares.

En la Argentina, el girasol se extiende por las provincias de Córdoba, La Pampa, Santa Fe y oeste de Buenos Aires, cuya superficie delimita el área central de cultivo. También con gran importancia productiva, se desarrolla en el noreste del país, con Chaco, norte de Santa Fe y Formosa, y los partidos del sur bonaerense, Balcarce, Coronel Suárez y Pringles.

El híbrido fue obtenido a partir de un proceso de mejoramiento, que se inició con la incorporación de los genes de resistencia a herbicida IMI de fuentes públicas de Estados Unidos en germoplasma élite de origen argentino. Posteriormente, se realizó la selección en criadero y los materiales elegidos se probaron en redes de ensayos durante varios años.

Fuente:

Publicidad