25 de mayo de 2019 01:36 AM
Imprimir

“Lo natural que tenemos nosotros no existe en otro lugar del mundo”

Explicó Patricio Heesch, gerente de la firma que realizó el primer envío de carne de cordero a Japón, donde al parecer esta característica del cordero patagónico ha cautivado el paladar del exigente mercado asiático. Están evaluando la viabilidad de los cortes que podrían exportarse.

A comienzos del mes de abril,TiempoSur daba a conocer una buena noticia para el mercado agro ganadero de la provincia, ya que el Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria estaba iniciando el cuarto mes del año la certificación de la primera exportación de cortes de carne ovina con hueso sin valor comercial con destino a Japón desde Río Gallegos. Fueron finalmente 140 kilogramos del tradicional “corderito patagónico”, único en el mundo.

El pasado día 13 de mayo la Embajada Argentina en Tokio fue sede del encuentro y recepción de importadores japonenses, distribuidores y representantes argentinos, donde el principal objetivo fue dar a conocer el producto a través de una tradicional degustación. Vale la pena repasar que de la comitiva participó el Secretario de Agricultura Ricardo Etchevehere, y como representante de la Patagonia el gerente de Faimali Patricio Heesch, quienes fueron recibidos por el embajador Noriteru Fukushima. Este último mostró un gran entusiasmo con la apertura de este mercado al resaltar: “La carne ovina argentina a Japón por primera vez en la historia. El mercado de Japón fue abierto desde el año pasado y por fin llegó la primera carne ovina. Estoy seguro que va a tener éxito”, y al parecer, así fue.

El integrante de la comitiva Patricio Heesch se refirió a esta primera experiencia y se mostró cauto en cuanto a los mercados que podrían comenzar a explorarse de cara al futuro. En principio dejo en claro que “no fue simple”, y detalló: “Hay que llegar con un camión con los precintos de SENASA y las habilitaciones a Ezeiza de donde sale la mercadería que tiene que ir envuelta en hielo seco. Todo un tema. Además se complicó porque fue el cambio de emperador y la famosa semana de Japón, no podíamos sacar la mercadería del aeropuerto, pero finalmente logramos hacerlo y pudo llegar a la embajada para el evento”.

En otro tramo de la nota, el empresario volvió a remarcar que “no conocían el cordero patagónico, si un neozelandés o australiano, pero es la primera vez que autorizan un ingreso de Argentina”, y no tardó en marcar la diferencia: “El cordero neozelandés se cría bajo pastura con riego y agroquímicos, lo natural que tenemos nosotros no existe en otro lugar del mundo”.

Si bien aún no se ha comenzado a hablar de costos operativos y valores, Heesch adelantó que “no es tanto más que ir a Europa. La verdad que es una incógnita a qué mercado vamos a apuntar, las comidas son distintas, lo presentan todo de otra manera. Estamos trabajando para poder evaluar a través de su tipo de comidas que le podemos llegar a ofrecer en el mercado”.

En este sentido repasó: “Estoy muy avanzado con una empresa muy importante que mueve mucha carne en Japón. Estamos haciendo contactos pero no llegamos a hablar de precios sino qué cortes serían viables enviar”. En esta primera experiencia vivida el pasado 13 de abril se realizó una muestra de lo interesante del producto, la preparación estuvo a cargo de un chef argentino que preparó como menú unas piernas a la parrilla, empanada de cordero y el famoso carré francés también a la parrilla. “La verdad que les gustó mucho a todos o comieron como que les gustó”, dijo entre risas el empresario frigorífico

Fuente:

Publicidad