28 de mayo de 2019 19:23 PM
Imprimir

Andrés Méndez: “El mundo va hacia una robotización, para diferenciar planta por planta”

CompartiremailFacebookTwitterAndrés Méndez es un estudioso sobre los equipos de agricultura de precisión que salen al mercado. Y nota que la robotización avanzará con cada vez con mayor fuerza sobre el sector agropecuario. “No es que habrá máquinas como hombrecitos trabajando en el campo, pero hoy hasta una fertilizadora a voleo puede ser un robot”, dijo […]

Andrés Méndez es un estudioso sobre los equipos de agricultura de precisión que salen al mercado. Y nota que la robotización avanzará con cada vez con mayor fuerza sobre el sector agropecuario. “No es que habrá máquinas como hombrecitos trabajando en el campo, pero hoy hasta una fertilizadora a voleo puede ser un robot”, dijo Méndez en referencia a que los nuevos equipos responderán automáticamente y serán capaces de discernir situaciones ante parámetros determinados.

Luego el investigador destacó que el tamaño y capacidad de trabajo no avanzará porque ya está siendo limitado por el peso de los equipos. “Una cosechadora de más de 21 mil kilos en un campo flojo te hace perder más plata porque se encaja que lo que ganas en tiempo de trilla. En los años buenos, donde serviría la máquina de mayor capacidad es cuando más llueve y por ende aparecen los problemas de piso, y en los años de sequía los cultivos de menor rinde no le permiten a la máquina trabajar en su flujo óptimo y si van más rápido para compensar se pierde grano por cabezal”, describió.

Aquí la entrevista completa con el especialista:

“En Japón ya están trabajando con máquinas mucho más chicas y tractores totalmente autónomos. Y yo creo que el mundo va hacia una robotización para poder diferenciar planta por planta en tiempo real, para aplicar herbicida o fertilizante en el sitio necesario”, contó Méndez a Bichos de Campo.

Méndez contó que ya existe una máquina pulverizadora -con posibilidad de fertilizar también-, que va tapada y cuando aparece una maleza la pinta. Analiza planta por planta y además evita la inconveniente deriva de los productos, que estos se vayan fuera del blanco.

Una máquina así podría funcionar para aquellos terrenos periurbanos que hoy son foco de conflictos. “Y podrían trabajar siempre con estaciones metereológicas arriba de las máquinas, que nos indique si es peligroso o no hacer el trabajo bajo esa condición. Solo de esa forma se le podrá transmitir a la gente tranquilidad”, finalizó Méndez.

Fuente:

Publicidad