29 de mayo de 2019 12:36 PM
Imprimir

Viñateros de Cuyo analizarán precios, sobrestock y bajo consumo del vino

Por primera vez productores de San Juan y Mendoza quieren definir una estrategia en común para la actividad.

Cuando ya la vendimia del 2019 ha concluido y los productores están muy preocupados porque los precios de la actividad no son rentables, hay sobrestock de vinos y el consumo no repunta, un grupo de viñateros está impulsando un encuentro con representantes de San Juan y Mendoza para el próximo sábado. La cita, que no registra antecedentes en el sector, será a partir de las 11 en la sede de la Cámara de Producción, Empaque y Comercio Frutihortícola (CPEC), de Pocito, sobre calle Aberastain, entre Furque y 12. La idea es definir un estrategia en común, entre los viñateros de ambas provincias, y plasmarla en un documento para plantearla ante ambos gobiernos y en el Instituto Nacional de Vitivinicultura (INV), que es el ente rector de la actividad.

Entre las medidas que estarán discusión en la mesa, según adelantó Pablo Martín, dirigente de la CPEC y uno de los organizadores del encuentro, estarán pedirle al INV que confeccione una auditoría sobre stocks de vino en las bodegas, con datos de cantidad, calidad y variedades que hay en las piletas. También si hay que poner límites o no a la implantación de nuevos viñedos y en todo caso de qué tipo de variedades y destino. “Este año tuvo mejores precios la uva para pasas, pero qué pasa cuando un año no conviene”, cuestionó Martín. Otra cuestión es la etapa de comercialización porque a los productores les preocupa que la ganancia se la lleva el que vende el vino, por ejemplo en un supermercado, pero no gana el viñatero, que es el que corre todos los riesgos, o el industrial que lo elabora. Otro tema es cómo llegar al consumidor final con un producto a precios accesibles, para ver si repunta el consumo.

Además de los productores de la CPEC, de San Juan participarán representantes del Centro de Viñateros de Angaco, Viñateros Autoconvocados, Sociedad de Chacareros Temporarios, , Consorcio de Cooperación de San Martín y Cámara de Productores del Este. También van a invitar a la Federación de Viñateros. Desde Mendoza han confirmado su asistencia la Sociedad Rural del Valle de Uco, Asociación de Viñateros Mendocinos y la Asociación de Productores del Oasis Este de Mendoza.

“Queremos generar une mesa de consenso para plantear una agenda común a los gobiernos de San Juan y de Mendoza y ante el INV, porque no queremos llegar hasta febrero del año que viene con los mismos problemas que ahora”, explicó Martín.

En la práctica, al menos en el caso de San Juan, a los viñateros que entregaron sus uvas a las bodegas para vinificar les están ofreciendo unos 4 pesos por kilo, un valor inferior a la cosecha del año pasado, y con una hiperinflación que reducirá aún más ese precio porque el productor cobra el monto hasta en 10 cuotas en algunos casos. Otro problema es que en la actividad se habla de que hay un sobrestock de unos 730 millones de litros, equivalente a 7 meses y medio de despachos. Y como los vinos de la nueva cosecha se van a liberar a partir de junio, a ese volumen se le agregarán poco más de 1.800 millones de litros de la nueva vendimia, con lo que la sobreoferta impedirá la recuperación de los precios del vino, que está en los 7 pesos por litro en promedio.

La crisis de la actividad ha llevado a que algunos viñateros no tengan recursos suficientes para enfrentar la poda, que es una de las labores culturales que hay que hacer en los parrales en esta época del año. “No hay recursos para la mano de obra”, explicó Martín.

Merma en la vendimia

Según datos del Instituto Nacional de Vitivinicultura al 5 de mayo último, publicados por DIARIO DE CUYO en Suplemento Verde de, sábado pasado, las bodegas del país molieron con destino a vinos y jugo de uva unos 2.400 millones de kilos, correspondiendo a Mendoza y San Juan 1.691 y 572 millones de kilos respectivamente. En porcentaje la merma para Mendoza sería del 2% y para San Juan, un 13%.

De toda la uva ingresada a bodega, un poco más de 600 millones fueron con destino a la elaboración de mosto virgen y sulfitado, para darle salida vía exportación como jugo de uva concentrado. En ese sentido San Juan destinó el 51% de su uva a este fin y Mendoza un 19%, poniendo en evidencia los esfuerzos en diversificar los usos de la uva a destinar menos kilos a la elaboración de vinos y generar con ello menos stock. En la suma general el 25% de la uva del país se dirigió a este fin.

La razón de la merma se explica por las condiciones agroclimáticas de primavera sumadas a las olas de calor del verano.

Fuente:

Publicidad