30 de mayo de 2019 12:15 PM
Imprimir

Productores de vinos argentinos reclaman a Etchevehere que los consulte por negociaciones con la Unión Europea

Desde el sector alertaron por el impacto negativo que tendría en la producción nacional y en las exportaciones la falta de medidas que igualen condiciones.

La industria vitivinícola vuelve a estar en alerta. El avance de lasnegociaciones entre el bloque europeo y el Mercosur para llevar a cerolos aranceles de intercambio, y la falta de consulta de parte de laSecretaría de Agroindustria a este sector para avanzar con medidas queigualen la cancha en un marco de mayor competencia volvió a elevar lapreocupación de una economía regional que, como el grueso del país,no está exenta de los efectos negativos de la recesión.

La preocupación se incrementa cuando se advierte que, por un lado, Portugal ya desplazó a la Argentina como el principal proveedor devinos de Brasil, cuando históricamente los caldos nacionales lideraronesa actividad.

Por el otro, al salir el Reino Unido del bloque europeo, el saldocomercial que queda entre los vinos del Viejo Continente y los de laArgentina también resultan negativo para los producidos en estastierras. Gran Bretaña representa más de un tercio del vino que seimporta desde aquellas latitudes y, hasta ahora, el saldo comercial afavor de la Argentina era gracias a los ingleses.

Desde las provincias vitivinícolas volvieron a reclamar que el Gobiernonacional tome en cuenta la postura de la industria. “Si hay que competirmás, lo mínimo que tiene que suceder es que las condiciones esténigualadas para todas las partes”, se oye decir entre los distintosprotagonistas.

Los vinos europeos que ingresan en el Mercosur, y que estánsubsidiados por sus países de origen, pagan un arancel de 20%, nivelque asciende hasta el 27% en el caso de Brasil. Los vinos argentinos queentran a los países de la UE pagan un arancel de 4%, aunque no cuentancon ningún tipo de subsidio.

Si ese arancel que pagan los vinos europeos subsidiados que ingresan albloque del sur queda en 0, las condiciones de competitividad de losargentinos quedarán en amplia desventaja pues por más que ajustencostos no podrán ponerse a la altura de la subvención que aplican lospaíses de los productores europeos a sus vinos.

“Tanto la UE como Brasil son mercados muy significativos para lavitivinicultura argentina. Además, la Unión Europea es el principalproductor y exportador de vinos del mundo y cuenta con un importantenivel de subsidios. Al mismo tiempo, los países vitivinícolas delMERCOSUR tienen estructuras productivas diferentes lo que complejizalos términos del acuerdo”, explicó Carlos Fiochetta, Gerente General deCOVIAR, la entidad que nuclea a toda la cadena de valor del sectorvitivinícola, incluidos los gobiernos de las provincias productoras.

El directivo enfatizó que “el espíritu de COVIAR es propiciar lainternacionalización de los mercados, abrir nuevos espacios para losproductos de la cadena, pero en condiciones competitivas”.

La industria vitivinícola exporta por unos u$s800 millones al año, unnivel que se encuentra por debajo de las perspectivas planteadas haceuna década, en gran parte por las trabas a las exportaciones que seimplementaron en los distintos gobiernos.

En un informe elaborado por el organismo se determinó que laArgentina es el país del Mercosur que más vinos exporta al bloqueeuropeo. En 2018 lo hizo por u$s223 millones, e importó, incluyendo alReino Unido, por u$s170 millones. El saldo favorable fe de u$s54millones.

Sin embargo, como es Gran Bretaña el principal demandante de vinosimportados del Mercosur y, dentro de él, de los argentinos, el saldocomercial final pasa a ser negativo. Durante 2018 Inglaterra importó desde el bloque, principalmente desde Argentinam U$S 108 millones, loque lleva a un saldo comercial vitivinícola negativo para el MERCOSURde U$S 54 millones

Esta situación comercial muestra que la permanencia del Reino Unidoen la UE (principal destino europeo) definirá un escenariosustancialmente distinto a otro en la cual este mercado quede excluidode la UE, manifestaron desde la COVIAR.

Además de producir, la UE importa 6.000 millones de litros por año. EnBrasil, esa demanda es de 120 millones de litros en el mismo período.

Pero mientras en Europa las importaciones de vino no crecen, conexcepción del Reino Unido, en Brasil ese comportamiento sí seencuentra al alza, en torno al 9,5% anual durante los últimos cincoaños. De ahí el interés tanto de la Argentina, como de los productores devinos europeos por colocar sus caldos en el mayor socio del Mercosur.

Si la exportación de vinos a la UE es importante para la Argentinatambién lo es Brasil puesto que representa casi el 20% de lo que envía alViejo Continente. En millones de litros, esto equivale a 86 millones delitros que se venden a la UE, de los cuales 35 millones van a GranBretaña, mientras que a Brasil se destinan 16 millones de litros por año.

“DeconcretarseelacuerdoMERCOSUR-UniónEuropea, lamedidatendrá implicanciasenlosflujoscomercialesdeproductosvitivinícolasentreambosbloqueseconómicosyresultarelevantecuantificarelimpactoenpreciosycostosquepuedeproducirse. Asimismo, existiríanefectosenelcomerciointrabloqueenelMercosur, atentoaqueactualmenteexistecomercioprincipalmentedesdeArgentinahaciaBrasil”, determinó uninformedelObservatorioVitivinícola.

No es la primera vez que la Secretaría de Agroindustria desplanta a laindustria vitivinícola. Las diversas economías regionales suelenquejarse de la falta de consulta horizontal del organismo que dirigeMiguel Etchevehere. Este jueves, cuando se reúna con los dirigentes deuna de las principales economías regionales y de valor del país, elGobierno nacional tendrá la oportunidad de mostrar la declamadavoluntad de diálogo.

Fuente:

Publicidad