31 de mayo de 2019 01:03 AM
Imprimir

Sinaloa y hoy exporta dos tercios de la carne de res de México

SuKarne es la empresa mexicana con mayor presencia en el mercado global de proteína animal. Produce carne de res, cerdo y pollo, la exporta a cuatro continentes, e importa pescado

México es el séptimo productor de proteína animal del mundo. SuKarne destaca como la empresa mexicana más importante dentro de esta industria con la mayor presencia global. Produce y exporta carne de res, cerdo y pollo y también importa pescado. Con medio siglo de existencia, es hoy el quinto proveedor de carne de res de Norteamérica y el tercer mayor engordador del mundo. Sus ventas ascendieron a más de 47,000 millones de pesos al cierre de 2018, con más de 1.6 millones de cabezas de ganado procesado.

La empresa cuenta con un modelo integral de producción de carne de res único en el mundo, que permite mejorar los ingresos de los productores e incrementar la capacidad de compra al consumidor. Su apego a los más altos estándares de calidad –uno de los pilares para que una empresa pueda posicionarse como una empresa de exportación– le permiten garantizar a los consumidores la inocuidad, seguridad y sabor en todos sus productos.

“Orgullosamente SuKarne es hoy el mayor vínculo empresarial con el sector rural mexicano, siendo la principal fuente de ingreso para más de 183,000 familias, incluyendo sus más de 13,000 colaboradores”, dice Efraín Reséndiz, director de Desarrollo de Negocios de SuKarne.

En entrevista, el directivo comenta que bajo los esquemas que manejan, los pequeños productores primarios, carniceros y taqueros, pueden vender o comprar directamente a uno de los mayores jugadores de la industria en el mundo.

SuKarne inició operaciones en 1969, en Culiacán, Sinaloa. Fue fundada por el matrimonio de José Isabel Vizcarra y María Calderón, cuando después de trabajar varios años en una granja de cerdo, José Isabel decidió iniciar su propio negocio y compra un camión para mover sus animales, dedicándose a la engorda de ganado bovino, para evitar hacer competencia a su propio jefe.

Debido al amplio conocimiento del José Isabel en el sector pecuario, el negocio repuntó aceleradamente, siempre de la mano de su esposa, quien a la par de las tareas del hogar hacía el balance semanal de la pequeña empresa.

Desde muy temprana edad, Jesús Vizcarra, el primogénito de la familia, mostró madurez y gusto por el negocio, ayudando a su padre a darle alimento a los animales, visitando a los proveedores e incluso negociando precios. Al cumplir la mayoría de edad, Jesús ya tenía tiempo haciéndose cargo de las diversas facetas de la engorda y estaba preparado para llevar a la empresa a un nivel superior.

Efraín Reséndiz, director de Desarrollo de Negocios de SuKarne / Foto: Cortesía

Vizcarra Calderón tenía siempre ideas innovadoras que, como era natural, en muchos casos chocaban con las de su padre, por lo que frecuentemente intercambiaban opiniones sobre las decisiones que era necesario tomar, hasta que José Isabel optó por dejar en manos de su hijo las riendas del negocio que había construido durante casi veinte años.

Fue así como a finales de la década de 1970, SuKarne queda bajo la responsabilidad de Jesús, quien supo responder con al reto con disciplina, austeridad y prudencia. La empresa ha mantenido una tasa de crecimiento constante del 20% en sus ventas en los últimos 20 años.

Inversiones inteligentes

La década de 1980 fue una importante etapa para la empresa, pues comenzó con la adquisición de ganado de otras regiones, al tiempo que se establecieron relaciones comerciales con cadenas regionales y nacionales de autoservicios, así como con entidades del sistema financiero nacional, incluyendo una asociación con el Fondo de Capitalización e Inversión del Sector Rural (FOCIR) diez años después, en 1993.

En 1985 invirtieron en la primera Unidad Ganadera Integral, ubicada en Culiacán, que concentraba en una misma ubicación los procesos de engorda, sacrificio y empaque de la carne, con más capacidad y mejor tecnología que el rastro municipal.

Actualmente, SuKarne es la empresa mexicana con mayor presencia en el mercado global de proteína animal, siendo el principal productor, exportador e importador de carne de res, cerdo, pollo y pescado del país. Cuenta con cinco unidades ganaderas de producción y procesamiento de carne de res en Durango, Mexicali, Culiacán, Michoacán y Nicaragua.

En este recorrido de 50 años, la innovación ha jugado un papel fundamental. “La consideramos como el ser impulsor de nuevas prácticas que permitan eficientar la industria, generando mayor valor a todos los participantes en la cadena, haciendo llegar al consumidor un producto de mayor calidad, con un alto nivel nutricional y que le sea más accesible”, dice Reséndiz.

Ejemplo de ello es el desarrollo de un mayor proceso desde la planta de origen, que permite generar presentaciones más pequeñas o más alineadas a los usuarios previo al consumo, además de productos listos para el consumidor, siempre manteniendo la inocuidad total, así como la jugosidad, suavidad, sabor y frescura de los productos.

En producción se tiene el reto de obtener un producto de alta calidad a menor precio y de manera sustentable. Para ello SuKarne se ha empeñado en lograr que su operación genere un efecto positivo en el medio ambiente, a través de prácticas de vanguardia en bienestar animal, así como con la trasformación de residuos en energía y bioproductores industriales. Además, se utilizan dietas que mitigan la emisión de gases de efecto invernadero y cuentan con procesos de gestión eficiente del consumo de materias primas, energía y agua.

Fuente:

Publicidad