31 de mayo de 2019 02:27 AM
Imprimir

Bolivia debe exportar para crecer

CompartiremailFacebookTwitterLa mejor manera de fortalecer la economía del país es incrementando las exportaciones, tanto de productos tradicionales como de los no tradicionales. De esa forma se logra el ingreso de divisas y la inversión de recursos en proyectos de desarrollo. Empero, el primer paso para dar luz verde a la exportación de un determinado producto […]

La mejor manera de fortalecer la economía del país es incrementando las exportaciones, tanto de productos tradicionales como de los no tradicionales. De esa forma se logra el ingreso de divisas y la inversión de recursos en proyectos de desarrollo.

Empero, el primer paso para dar luz verde a la exportación de un determinado producto es garantizar el abastecimiento del mercado local, más aún si se trata de alimentos de primera necesidad.

En ese sentido, el Gobierno está encargado de autorizar o no la exportación de algunos productos, después de analizar si la demanda en la población local está satisfecha, porque lo contrario significaría generar escasez en el mercado interno.

En los últimos días, el Gobierno decidió, mediante un decreto supremo, incrementar el cupo de exportación de la soya hasta un 60 por ciento de la producción, porque el abastecimiento en el mercado interno está garantizado.

Con esa medida, los productores de soya podrán superar un momento difícil, por la caída de los precios en el mercado internacional, y también generar ingresos económicos para el país.

El pedido del sector soyero es liberar no solo la materia prima para la exportación, sino también el producto con valor agregado.

El Gobierno debe, una vez que se abastece el mercado interno, impulsar la exportación de productos, mejor si es a gran escala, con el fin de dinamizar la economía del país y conseguir un mejor precio, porque el que se paga en el exterior es mayor.

La meta de los productores debería ser la exportación con valor agregado, porque de esa manera se consiguen mejores precios y más divisas para una economía emergente.

La exportación del banano y del café es importante para el país, por lo que se debería fortalecer y diversificar, llegando con estos productos a otros mercados donde los precios son atractivos.

El viernes 26 de abril pasado, el Gobierno boliviano firmó con su similar de China un protocolo para consolidar la exportación de carne, y de concretarse este negocio el país recibirá importantes montos de dinero, porque seguramente el requerimiento del país asiático, que tiene más de 1.380 millones de habitantes, será grande.

Bolivia puede también obtener réditos de la exportación de electricidad, como lo anunció en más de una oportunidad el Gobierno, que apunta a los mercados vecinos como son Argentina, Brasil y Paraguay, entre otros.

En este caso, se trata de un recurso renovable, de las hidroeléctricas, por lo que se puede constituir en un recurso sostenible en el tiempo y, por ende, generar recursos económicos para implementar proyectos en salud y educación, principalmente, que son los fundamentos para lograr el desarrollo de una sociedad.

Para convertirnos en un país exportador, competitivo, debemos ofrecer productos de calidad, que no están siendo satisfechos plenamente por otras naciones. Y una vez conquistado un nicho nuevo, aumentar la producción a la par de la calidad de los mismos.

Si un país no exporta, su economía se contrae, por lo que, reiteramos, es de suma importancia alentar la exportación de productos, pero sin descuidar el abastecimiento del mercado interno para que no se genere descontento en la población, que requiere insumos básicos cada día.

Fuente:

Publicidad