30 de noviembre de 2009 12:23 PM
Imprimir

Escenario Granario : Con sustos, pero todavía nos sostenemos!

El mercado está operando en un rango, pero encontrando más dificultad para perforar pisos, que para romper techos

El tironeo de fundamentos sigue, pero el dólar ahora se está estabilizando y esto genera ciertas dudas.
En cuanto a los fundamentos, tenemos que decir que este año la presión de cosecha brilló por su ausencia, debido a que la recolección fue muy accidentada, e incluso que persiste cierta prima de riesgo sobre las estimaciones de producción debido a la sucesión de problemas meteorológicos (heladas, lluvias y nevadas) que hace que nos preguntemos cuanto debería ajustar el USDA a la baja la producción de maíz y soja norteamericana.
Por otro lado, también comenzó agitada la temporada de siembra en Sudamérica. Si bien en Brasil las condiciones son conducentes a una muy buena campaña como la que el USDA espera en sus balances mundiales de oferta y demanda, las lluvias en Argentina tardaron en normalizarse, y de hecho aún no lo han logrado en el oeste de la zona de cultivos. Esto ya motivó ajustes en las proyecciones de OIL WORLD que recortó unas 5 mill.tt. de los cálculos que realiza el USDA.
Como si eso fuera poco, la demanda de soja sigue muy activa. Las exportaciones semanales acumuladas en EEUU ya son 70% del total del año, cuando sólo llevamos unos meses.
Si sumamos que la producción de soja en EEUU podría ser menor, que hay inconvenientes con la de Argentina, y además que la demanda podría ser mayor que lo esperado, vemos que el ajuste de precios que pasamos está justificado. Para el maíz, también debería ajustarse la producción norteamericana, y además este cultivo no podría desvincularse del precio de la soja ya que en caso contrario bajaría el área implantada.
El trigo por su parte va siguiendo la suerte del maíz, del que es sustituto como forraje, y como hay problemas de calidad con el maíz en EEUU por presencia de micotoxinas, asociadas al exceso de humedad con el que se cosechó, vemos que el trigo seguiría también a los otros cultivos, aunque más de lejos ya que sus stocks siguen siendo muy abultados, especialmente en Norteamérica.
Sin embargo no todo es color de rosa. En primer lugar técnicamente empezaron a aparecer algunos techos, los que por lo pronto solo generan que el mercado haga una pausa y se “lateralice” (que operen en un rango, en lugar de seguir subiendo). Pero esto podría ser el preámbulo de una marcada toma de ganancias.
Tengamos también presente que esta suba ha sido alimentada por compra de fondos tradicionales que montaron una posición comprada muy importante. La misma puede desarmarse rápidamente, especialmente si tenemos presente que la inestabilidad financiera lleva a que se busquen ganancias más cortas y seguras.
En este sentido el reciente default de Dubai, que responde a características muy específicas y no se puede extrapolar al resto de las actividades, es un llamado de atención sobre los coletazos que pueden seguir de la crisis financieras.
Localmente es preocupante el ritmo con el que se estuvieron otorgando licencias de exportación (ROE VERDE) de maíz y trigo. Si nos atenemos al consumo de trigo que el Estado estableció por ley, y tenemos en cuenta las proyecciones privadas de producción, veremos que el saldo exportable es negativo, y sólo se puede explicar si se tiene en cuenta una reducción en los stocks acumulados de esta mercadería, los cuales son en la práctica imposibles de calcular.
En el caso del maíz sucede algo similar, sólo que cuando hacemos el mismo cálculo quedarían todavía unas 5 mill.tt. por autorizar para exportación. No obstante, dado que esta semana se han estado otorgando unas 200.000 tt diarias, con 25 días hábiles como esta última semana, nos quedaríamos sin saldo exportable, cuando todavía no se ha terminado de sembrar.
Recordemos que mientras estos registros han estado abiertos, los mercados de maíz y trigo han funcionado  adecuadamente, pero que al terminarse los ROE, los compradores se “ausentan” del mercado, y la comercialización se pone muy complicada.
Por esto la recomendación pasa por aprovechar los mercados abiertos que tenemos al momento, vender máíz y trigo y comprar CALL Spreads más largos en Chicago. En tanto en soja, los precios son atractivos para la venta, pero siempre que la venta sea acompañada de CALL. Caso contrario, los pisos se han puesto en niveles muy interesantes y accesibles.
Dante Romano: Director Académico del Centro de Gestión Agropecuaria de Fundación Libertad

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *