1 de julio de 2019 02:18 AM
Imprimir

Alivio para el comercio exterior argentino, Marítimos firmaron un acuerdo salarial

El jueves por la noche tras arduas negociaciones, el Sindicato Obreros Marítimos Unidos (SOMU) y los principales referentes del transporte de cargas llegaron a un acuerdo salarial, lo que da por finalizada una seguidilla de medidas de fuerza en el sector.

La jornada del jueves estuvo signada por un extremo nerviosismo en todos los sectores relacionados con la actividad fluvial, marítima y portuaria del país. La jornada arrancó tensa a partir de las declaraciones del candidato presidencial Alberto Fernández, quien reclamó “dejar de mirar al puerto de Buenos Aires y comenzar a priorizar las exportaciones por el pacífico”, es decir por puertos chilenos.

Si bien allegados al candidato intentaron alguna disculpa o morigeración de las declaraciones, las mismas llevaron preocupación tanto a trabajadores como a empresarios de la actividad portuaria.

Por la noche y sin que el tema portuario dejará de estar presente en los diálogos entre empresarios y gremialistas, finalmente el Sindicato marítimo más importante del país, el SOMU, suscribió con la Federación de Empresas Navieras Argentinas (FENA) y con las entidades empresarias CARBA, CAENA y CNA, un acuerdo salarial amplio, que sin implicar una modificación del convenio colectivo del personal marítimo representado por el SOMU, satisface las expectativas de los marinos y es considerado aceptable por el sector patronal.

El acta – si bien está pendiente de homologación por parte de la Secretaria de Trabajo- incluye una revisión de los salarios acordados en febrero de 2019 y una mecánica de actualización que en principio alcanza hasta el 01 de marzo de 2020, sujeta siempre a revisión conforme a la variación de la pauta inflacionaria.

(Adrián Escandar)

(Adrián Escandar)

Como es de estilo, parte del acuerdo incluye el compromiso de “paz social” en tanto y en cuanto se cumpla lo pactado en el documento firmado entre otros por el propio Raúl Durdos (secretario general de los marítimos) y su adjunto Daniel Mereles.

Como se recordará, durante los últimos meses la conflictividad en el sector originó seria preocupación en esferas relacionadas con el comercio exterior ya que los paros en el sector no solo afectan a los buques con tripulación argentina, sino que, además, las acciones gremiales incluyen a los remolcadores de puerto y por lo tanto impiden el ingreso y egreso de buques extranjeros de mediano o gran porte ya que no pueden maniobrar sin la asistencia de los remolcadores de apoyo.

Buena parte del conflicto tuvo su origen en la particular situación dada a partir de la decisión de uno de los sindicatos de marinos de aceptar una modificación de su convenio laboral a cambio de obtener un mayor incremento salarial en las negociaciones paritarias. Por el contrario, SOMU y el resto de los referentes gremiales de los marinos, no aceptaron relegar conquistas a cambio de mejoras salariales.

Voceros del sector, ratificaron a Infobae que el SOMU apuesta a iniciar una etapa en la que, sin desatender las necesidades salariales de sus representados, se pueda avanzar en un camino tendiente a recuperar hasta donde sea posible la actividad de la Marina Mercante Nacional, generadora no solo de trabajo directo e indirecto sino además de divisas para la nación.

Fuente:

Publicidad