4 de julio de 2019 03:38 AM
Imprimir

Taco de anabólicos: el grave problema del clembuterol en México

La sustancia ha manchado la reputación de importantes deportistas mexicanos y representa una amenaza para la salud

Típico: mueres de hambre y lo primero que se te viene a la mente es saciar tu estómago con los deliciosos taquitos de la esquina…. los cuales, están llenos de clembuterol, fármaco que está prohibido en México y en gran parte del mundo, pero que mucha de la carne roja que se consume en nuestro país lo contiene(excepto la carne de exportación), lo que ha derivado en un grave problema de salud.

Y es que basta con comer un trozo 250 gramos de carne magra para que una persona tenga altos niveles de esta sustancia.

De acuerdo con datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), cada año casi 600 millones de personas en el mundo (una de cada diez) enferman y 420,000 mueren tras comer alimentos contaminados por bacterias, virus, parásitos o sustancias químicas, como el clembuterol.

 

¿Qué es el clembuterol?

Se trata de un anabólico utilizado para aumentar la masa muscular en un organismo y reducir el contenido grasoSu uso en los animales, permite que ganen más peso para reducir el tiempo de engorda, con el fin de maximizar las ganancias económicas del productor. Su uso comenzó a popularizarse entre productores de ganado a mediados de los años noventa.

La OMS prohíbe a los países utilizarla para este fin, ya que puede ser particularmente dañina para quienes padecen problemas cardíacos. Y aunque en México, esta sustancia está prohibida desde el 2002, sigue siendo utilizada.

De acuerdo con una investigación periodística, la Secretaría de Salud (SSa) sabe de la gravedad del problema, pero ocultan sus hallazgos a la población.

Autoridades de la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) y de la Comisión Nacional de Cultura Física y Deporte (Conade) realizaron el estudio “Exposición a clembuterol en sus diferentes fuentes (medicamentos, suplementos y/o alimentos) y su impacto en población específica“, el cual fue hecho en dos momentos (en 2014 y en 2016). Sin embargo, las autoridades mexicanas niegan haberlo realizado.

El estudio consistió en someter a 42 jóvenes voluntarios a una dieta de hamburguesas de carne de res. Cada voluntario entregó, en promedio, 46 muestras de orina. Y los resultados fueron alarmantes: 49% de las casi 2,000 muestras de orina analizadas en ese estudio contienen clembuterol, en algunos casos con concentraciones muy elevadas que alcanzaron los 4.9 nanogramos. Un nanogramo es la mil millonésima parte de un gramo, pero en esas concentraciones, es altamente peligroso.

Y aunque a decir de los encargados del estudio, ninguno de los voluntarios se enfermó o tuvo síntomas de intoxicación, los resultados alarmaron a las autoridades.

Algunos de los efectos de este fármaco, a veces no perceptibles, son: taquicardia e incremento de la presión sanguínea, nerviosismo, inquietud, temblores, sudoración, opresión en el pecho, vómito, dolor de cabeza y náuseas.

El 40% de la carne consumida en México proviene de particulares, o en otros casos de los rastros municipales y comúnmente se vende en carnicerías, mercados municipales y tianguis. El otro 60% de centros TIF (Tipo Inspección Federal) cuyo mercado son principalmente las tiendas de autoservicio o el extranjero. En el país existen 2016 rastros en funcionamiento, de los cuales sólo 122 tienen esta certificación.

Y aunque los centros verificados ejercen un control sanitario, no están del todo libres de esta sustancia.

La maldición del clembuterol en el deporte mexicano

El clembuterol ha ocasionado serios problemas a varios deportistas profesionales, lo que ha afectado gravemente a sus carreras. Tan es así que, en marzo de 2014, el Comité Nacional Antidopaje reconoció que “México tiene un serio problema de salud pública por contaminación de alimentos, específicamente en la carne de res por clembuterol”.

 

Guadalupe “Lupita” González

La marchista ganó medalla de plata en la modalidad de marcha en Río de Janeiro 2016 (Foto: Especial)

La marchista ganó medalla de plata en la modalidad de marcha en Río de Janeiro 2016 (Foto: Especial)

El caso más reciente es el de la marchista Lupita González, quien en mayo de 2019, fue suspendida cuatro años por dopaje. La Unidad de Integridad de Atletismo (AIU) de la Federación Internacional de Asociaciones de Atletismo (IAAF) aseguró que González dio positivo por las sustancias trembolona (sustancia que es similar al clembuterol) y epitrembolona.

La deportista (medallista de plata en los Olímpicos de Río 2016 y en el Mundial de Londres 2017) aseguró que había comido unos tacos, pero su argumento no resultó convincente.

Y aunque la decisión de la AIU (que entró en vigor el 16 de noviembre de 2018) no pone en peligro la medalla que ganó en los Juegos Olímpicos de Río, todos sus resultados a partir del 17 de octubre del 2018 quedan anulados.

De esta manera, Lupita quedó fuera de los Panamericanos de Lima y el Campeonato Mundial de Atletismo de Doha y también se perderá los Juegos Olímpicos de Tokio 2020.

Saúl “El Canelo” Álvarez

(Foto: Instagram, Canelo Alvarez)

(Foto: Instagram, Canelo Alvarez)

El 5 de marzo de 2018, Saúl “El Canelo” Álvarez, dio positivo por clembuterolcuando se sometió al programa de pruebas voluntarias previo a su pelea con Gennady Golovkin (5 de mayo), la cual se canceló debido a estos resultados, aunado a una suspensión de seis meses para el pugilista mexicano.

Las autoridades encontraron en la orina del atleta 0.6 y 0.8 nanogramos de clembuterol en dos controles que se le realizaron. El laboratorio que realizó la prueba señaló que la cantidad de clembuterol hallada podría corresponder a la ingesta de carne contaminada.

El 26 de abril de 2018, la Comisión Atlética de Nevada informó de que recibió el resultado negativo a uso de clembuterol por parte de un laboratorio especializado en Utah, tras una prueba realizada a una muestra capilar al peleador mexicano, por lo que la pelea entre “El Canelo” y Golovkin pudo realizarse en septiembre de ese año.

Guillermo “Memo” Ochoa y otros miembros de la Selección Mexicana de Futbol

(Foto: Archivo)

(Foto: Archivo)

En 2011 se desató un escándalo en el futbol… y es que a pocos días de haber iniciado la Copa Oro de ese año, algunos jugadores de la Selección Mexicana quedaron descartados de la contienda por dar positivo en el consumo de clembuterol.

Christian Bermúdez, Édgar Dueñas, Antonio Naelson “Sinha”, Guillermo Ochoa y Francisco Javier “Maza” Rodríguez dieron positivo en estas pruebas tras comer carne contaminada en el Centro de Alto Rendimiento donde estaban concentrados para la copa.

Ninguno de ellos pudo jugar la contienda y aunque al poco tiempo fueron absueltos por la Comisión Disciplinaria de la Federación Mexicana de Futbol y la FIFA que consideraron que la presencia de este químico en las reses del país era un problema de salud pública, “Memo” Ochoa tuvo se vio perjudicado profesionalmente por el hecho.

Y es que el resultado le costó a Guillermo Ochoa su fichaje con el París Saint-Germain. El club no quiso arriesgarse debido a que la suspensión indefinida podría dejar a Ochoa ilegible hasta por dos años.

Pese a la sanción, el club francés Ajaccio lo contrató. Ochoa fue exculpado y jugó con el club tres temporadas

Fuente:

Publicidad