4 de julio de 2019 15:36 PM
Imprimir

Uruguay : MGAP exige receta profesional obligatoria para la compraventa de insecticidas

La medida abarca a tres productos nacionales e importados.

El Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca, MGAP, recordó la exigencia de receta profesional obligatoria para la compraventa de tres insecticidas nacionales e importados. Esta resolución, emitida el pasado 9 de abril, busca «el uso correcto, seguro y criterioso» de los insecticidas, remarcó el director de la Dirección General de Servicios Agrícolas (DGSA), Federico Montes. Además, subrayó que la protección a las abejas ha sido el fruto de un trabajo conjunto con la Comisión de Desarrollo Apícola desde 2018.

Federico Montes afirmó que desde el MGAP «hemos tomado definiciones realmente muy importantes». El jerarca expresó que «en el mediano plazo consideramos que no deben existir más en el mercado insecticidas Categoría 1 y 2». En ese sentido, dijo que se trata de fortalecer el uso responsable de agroquímicos, y una apuesta a las buenas prácticas agrícolas.

La decisión de extender la exigencia de receta profesional obligatoria para la compraventa de insecticidas nacionales e importados Neonicotinoides formulados a partir de los ingredientes activos Clotiadinina, Imidacloprid, Tiametoxan y para Clorpirifos «trata de fortalecer el uso responsable de agroquímicos y apostar a las buenas prácticas agrícolas».

Los tres primeros principios activos han sido señalados en informes de la EPA (USA) y EFSA (Unión Europea) como potencialmente riesgosos para la producción apícola si no se manejan adecuadamente. El Clorpirifo se ha asociado a peligros para la salud humana.

Para la compra de alguno de estos productos, el productor deberá contar con una receta profesional expedida por un ingeniero agrónomo inscripto en la Caja Profesional, en donde exprese además para qué se utilizará y en qué dosis. Haber quitado de la nómina de productos de venta libre este grupo de formulaciones «colabora en la generación de conciencia del uso responsable de agroquímicos».

La medida no debe verse como una resolución aislada, sostuvo Montes, sino como una herramienta más «de un conjunto. Esto también se solapa e interactúa con el proyecto de monitoreo Satelital de aplicaciones de agroquímicos que venimos desarrollando».

Siempre una alternativa

El titular de la DGSA explicó que «concebimos que los agroquímicos que se utilicen» sean aquellos que no incorporen al ambiente sustancias que comprometan la calidad del agua ni afecten a aves, abejas o peces. Este es el camino que estamos tomando».

Montes recordó que en 2016 la DGSA dispuso «prohibiciones realmente importantes de agroquímicos que eran peligrosos, tanto para la salud como para el ambiente. Consideramos que ya existían sustitutos. Creo que cuando hay una prohibición debe haber una alternativa mejor a la que se cuenta».

Respecto a la disponibilidad de específicos sustitutos, «el MGAP viene trabajando en la plataforma de bioinsumos, los agentes de control biológico de insectos», recordando como ejemplo que en febrero de este año se hizo el primer registro de un enemigo natural de la lagarta en un cultivo extensivo como la soja». Montes agregó que también «estamos trabajando en otros grupos de controladores biológicos».

Agroquímicos versus apicultura

«La apicultura es uno de los rubros que tenemos que atender, y que tiene sus prioridades», afirmó Federico Montes. «Está clara su importancia, no solamente por la producción de miel, sino también por el servicio que brinda (por ejemplo la polinización). En este sentido queríamos dar un paso más en la colaboración con este sector», a partir de la restricción en el acceso a ese conjunto de agroquímicos.

La resolución fue muy conversada con las organizaciones de los sectores productivos; con las empresas vinculadas al comercio de agroquímicos; con los técnicos y sus asociaciones; y según el director de la DGSA, «tuvo mucha aceptación».

«Como Ministerio seguimos consolidando la idea de una producción responsable, de una agricultura sostenible en el tiempo, en armonía con la salud de la gente y con el medio ambiente», concluyó Montes.

Fuente:

Publicidad