13 de julio de 2019 11:07 AM
Imprimir

Pelo de muñecas, gelatina y cosméticos: todo lo que da la vaca y no lo imaginabas

En el matadero municipal de Luis Beltrán agudizaron el ingenio para sobrevivir ante la baja en su principal actividad, la faena. Desde ahí surgen productos para la industria farmacéutica, cosmética, gelatinas, balanceados y hasta el pelo de las muñecas.

Cueros para zapatos, materia prima para las gelatinas, el pelo de las muñecas, componentes para la industria farmacéutica, para las textiles, alimentos balanceados, cosméticos, además de la carne y la leche. Todo surge de la vaca, que luego de la faena deja una larga lista de productos y subproductos que recorren las más variadas industrias. Y en Río Negro, en el Valle Medio está una de las proveedoras para este rubro.

El matadero municipal de Luis Beltrán es una empresa estatal modelo en la Patagonia, que por su tránsito Federal le permite traspasar las barreras de la comercialización de los productos tradicionales de la vaca como la carne y la leche.

La empresa cuenta con la habilitación de SENASA con servicios de faena bovina y ovina, frigorífico, venta de cueros, el Spray de Sangre (harina de sangre que se usa para alimentos balanceados y para productos del agro como abonos), además de otras partes del animal que van para empresas que lo demandan a nivel nacional.

Subproductos de la vaca

Con una realidad crítica del país, que va dejando empresas en el camino y puestos de trabajo que se pierden, la firma continúa buscando nuevos mercados para los productos.

“Al igual que otros frigoríficos, nosotros no escapamos de esa realidad, en la que bajaron sustancialmente las faenas”, remarcó Gerardo Martínez presidente de la empresa.

Durante 2018 el promedio de faena fue de 4.800 animales mensuales, mientras que durante el corriente año se disminuyó en casi 1.000 animales, lo que hizo tambalear a la empresa y poner en riesgo las fuentes de trabajo del centenar de personas de planta permanente.

“Cuando vimos que se venía la noche, salimos rápido a buscar nuevos mercados para el subproducto, como la harina de sangre, o el spray que nos abrió una gran posibilidad para comercializar. Todo eso se dio utilizando la creatividad de muchas personas involucradas que comenzaron a investigar cómo salvar a la empresa. Demandó muchos kilómetros y horas de gestión, porque teníamos el objetivo claro de sostener la principal fuente de trabajo de la localidad para sortear la crisis que atraviesa el sector en nuestra región”, agregó Martínez.

La empresa cárnica ya realizó ventas de unas 10 toneladas de harina de sangre a la empresa santafesina “Shorton Argentina S.R.L” dedicada a la producción de tripas naturales bovinas, porcinas y ovinas, además de la producción de una línea de sabores integrales y aditivos; fraccionamiento y comercialización de especias.

Además, se comenzó con la recolección y venta de los cálculos biliares de los bovinos, materia mineral, que no es orgánica, y que generalmente se encuentra en la vesícula biliar de los animales faenados.

El producto es comercializado a un laboratorio de Clorinda en la provincia de Formosa, al norte del país.

Incluso la lista de subproductos comercializados de casquerías y menudencias bovinos a distintos puntos para empresas ligadas a la salud y a la indumentaria, es muy amplio e incluye aorta, bonete, gañote, labios, librillo, seso, tendón, traquea.

Todo esto sumado a los tradicionales restos de grasa, cabeza y las patas, de los animales vacunos que se venden a una empresa que fabrica alimentos balanceados y concentrados proteicos para acelerar el proceso de engorde de los animales y mascotas  no rumiantes.

También llegan hasta Beltrán a cargar las orejas que son destinadas a una empresa dedicada a la elaboración de los distintos juguetes para perros y gastos.

Los pelos de las puntas de cola de los vacunos que son embellecidos con sumo cuidados en los grandes reproductores que se exponen y comercializan en las exposiciones rurales de la zona, son destinadas para empresas que diseñan juguetes, las cuales tras un proceso los transforman en los cabellos de las muñecas.

En pocos meses más se iniciará el proceso de la faena de cerdos que también podrá ampliar los horizontes comerciales de la empresa, que beneficiará la faena a todo Valle Medio y los alrededores.

“A lo mejor económicamente no serán grandes los ingresos, pero utilizamos el ingenio en épocas de “vacas flacas” para no desperdiciar nada, donde tratamos que todos los montos de dinero sirvan para sostener el frigorífico y así seguir sosteniendo a las familias que dependen directa e indirectamente de nosotros, los que estamos al frente del frigorífico”, comento Martínez.

Cómo es el secado

De cada vacuno se pueden extraer alrededor de 12 litros de sangre, de los que se pueden obtener hasta 2 kilos de harina de sangre.

Según sitios especializados, “los métodos modernos de producción de harina de sangre bovina comprenden la desecación de la sangre en capas fluidificadas, desecación por rociado a baja temperatura o desecación de la sangre en un transportador poroso por corriente de aire caliente. Estos procedimientos de desecación producen una harina de sangre soluble en agua (que con frecuencia se denomina en inglés “blood flour”) para distinguirla de la harina corriente de sangre (“blood meal”), que es menos soluble en agua”.

El método utilizado en el matadero de Luis Beltrán que cuenta con una especie de disecador con rociado de alta temperatura, que irá a una tolva y de allí directamente será envasada por lo que saldrá como producto terminado.

El Spray de Sangre, cuenta con un 88% de proteína total para ser utilizado en la alimentación animal (excepto rumiantes), como así también en la fertilización de una gran cantidad de cultivos.

La harina se consigue tras un proceso de secado instantáneo de la sangre después de ser pulverizada en el interior del equipo recientemente instalado. Allí entra en contacto con una corriente de aire que circula a una temperatura de 350° centígrados. Este proceso provoca que el agua contenida en la sangre animal se evapore de forma inmediata conservando así la calidad de las proteínas.

Se vende en bolsas termoselladas de 15 kilos que le permitirán conservar su calidad y durabilidad por un período de un año.

Así se ve el producto terminado en el frigorífico.

Un paso adelante para la conservación

Otro de los desafíos impuestos y logrados por la conducción del matadero, fue estirar la vida útil del material cárnico que es de gran relevancia para que las empresas concreten su logística de abastecimiento, que también ayuda a cada uno de los comerciantes.

Luego de un trabajo realizado conjuntamente con una de las Universidades de la ciudad de La Plata, se consiguió mejorar el proceso de 7 días que normalmente tenían como duración optima las medias reses. Hoy con el nuevo procedimiento se estiró a 15 días la durabilidad con la calidad intacta de las carnes, manteniendo la temperatura, la composición y el tiempo de almacenamiento con sus características fisicoquímicas y microbiológicas.

“Esto nos benefició para llegar mucho mejor al sur del país, porque antes teníamos un día de faena, más un día de frío, nos quedaban 5 días para llegar a destino y que esta carne en el mostrador se venda. Hoy podemos llegar más tranquilos sin que se venza tan rápido”, dijo Martínez.

Entre los productos comercializados, están los cueros de los vacunos, frescos y salados

A diario salen varias bateas llenas de cueros frescos, que están solo remojados con un fijador, en agua con hielo, para que no se estropeen y que permanezcan intactos hasta llegar a la empresa instalada en la provincia de Santa Fe.

El comprador es el quinto en magnitud y exportador a nivel nacional que destina esa mercadería para la fabricación de zapatos, asientos y elementos de autos importados de alta gama.

Mientras que a su vez se producen cueros salados que tienen otros destinos dentro de las provincias del Norte.

Las sobras del cuero que se juntan en las instalaciones del frigorífico de Luis Beltrán son comercializados para la producción de gelatina.   “Con estos esfuerzos volvemos a poner a Luis Beltrán en lo más alto del desarrollo productivo e industrial de la provincia y a levantar la autoestima del Valle Medio y de los beltranenses con una empresa modelo que está soportando la crisis del país con ingenio, con coraje y eficiencia, sosteniendo las fuentes laborales, con la planificación y modernización de esta empresa que durante muchísimos años estuvo prácticamente quebrada y hoy se transformó en la más importante de la región en generación de trabajo”, señaló Martínez.

El Dato

1.000
Animales por mes es el número de la faena en Beltrán. La baja es notable en relación a los 4.800 que se faenaban años atrás.
Fuente:

Publicidad