19 de julio de 2019 14:11 PM
Imprimir

No sólo carne y soja: también los exportadores de servicios se entusiasman con la oportunidad que abre el acuerdo con la UE

Una conferencia regional reunió a los principales referentes del sector del conocimiento del país. Hubo muestras de optimismo por sectores como el software

Mientras diversos sectores de la industria argentina miran de reojo elacuerdo entre el Mercosur y la UE porque la desconfianza les gana lamirada sobre el futuro, otros lo aplauden porque lo asocian a nuevasoportunidades. Y no se trata exclusivamente del sector agrícola: en estosdías, uno de los más entusiasmados es el sector vinculado con laeconomía del conocimiento.

Y basan su buena perspectiva en un primer eje: el sector de losservicios, más fuertemente apalancado en el software y la informática, es exportador desde hace 15 años. Entre 2009 y 2018 las exportacionesde esta actividad pasaron de u$s929 millones a u$s1.701 millones, segúndatos del Observatorio Permanente de la Industria del Software y losServicios Informáticos (OPSSI).

En 2017 habían sido de u$s1.838 millones pero la fuerte devaluación delaño pasado impidió al sector quebrar la barrera de los u$s2.000 millonesprevistos para 2018. De ahí las buenas perspectivas hacia adelante. Estaactividad representa el 25% de los servicios de conocimiento que, en2018 orillaron los u$s6.000 millones.

“Todavía no tenemos muy claro el impacto”. Nuestro sector esexportador por lo que cualquier apertura es bienvenida. La ley delconocimiento permitirá que esta industria crezca de 15 a 20% entre 2020y 2030. Con el acuerdo UE-Mercosur este pronóstico seguramente serámás alto”, dijo a iProfesional, Federico García, CEO de Lagash, unaempresa que se dedica a la transformación digital de los procesosproductivos.

Ese optimismo también se advirtió durante la Conferencia de ServiciosDigitales Globales Made in the Americas (MITA GDS) que se realizó entre 11 y 12 de julo en el Sheraton Buenos Aires, con el auspicio delBID. Hasta allí llegaron referentes del sector de servicios de diversospaíses de la región que protagonizaron más de 3.000 reuniones con unaperspectiva de negocios por encima de los u$s250 millones.

“Las empresas de servicios son siete veces más productivas que las debienes, y han mostrado mucha más resiliencia en los momentos decrisis. En plena crisis la exportación de servicios de concoimiento siguecreciendo, a razón de 20 puntos contra un caída de 12 puntos del sectorde bienes”, aseveró durante la inauguración de MITA 2019, FrabrizioOpertti, gerente de área de comercio e integración del BID.

El ejecutivo, que desbordó entusiasmo en cada aparición que realizó, sostuvo que se trata de un sector que experimenta pleno empleo y que, para promover su mayor crecimiento, se necesitará de marcos flexiblesy dinámicos. Refirió que en Uruguay hay un marco que responde a esascaracterísticas y que en Chile también se están acercando instancias enla misma dirección.

“La economía digital va demasiado rápido para que no tengamosrespuesta de nuestros gobiernos”, disparó.

Con el escenario de fondo del acuerdo entre UE y Mercosur fueinevitable que el tema rondara en las diversas conferencias, y que engeneral se aplaudiera el hecho de que, a nivel global, se trata de unsector abierto.

“El acuerdo entre la UE y el Mercosur es muy bueno para la producción, porque hubo siempre apertura en servicios y el mundo se benefició enormemente de esa inexistencia de barreras”, sostuvo Martín Migoya, CEO de Globant, y uno de los cinco unicornios argentinos.

Para el ejecutivo, cuando surgió la compañía el convencimiento pasabapor el perfil exportador. “Nos enfocamos en desarrollar los mercadosmás difíciles en vez de los más fáciles. Afuera, los mercados son másmeritocráticos de lo que uno piensa. Esa dinámica es diferente y lameritocracia vale más que la cultura de los contactos. Hay que animarseal mundo. Es imposible pensar en el impacto local, hay que mirar almundo. Y la Argentina debe convertirse en el lugar donde más gente secapacite en este sector”, insistió.

 

Servicios trillonarios

Desde Google, su director general, Pablo Beramendi, aseguró que “losservicios digitales exportan u$s2,7 trillones en el mundo. La granrevolución de internet ha permitido que las empresas como las queestán acá –por las presentes en el auditorio- generaron serviciosimpensados. De ahí que los marcos regulatorios beneficien a las pymepara que todos crezcan”.

El advenimiento de internet y de lo digital y de los cambios que está produciendo tiene sus claroscuros, puesto que los impactos sondiferentes en los distintos niveles de la actividad económica. A tal puntoque uno de los sectores en donde más tensiones genera es en el ámbitolaboral a partir del advenimiento de las plataformas digitales, corazónde la llamada economía gig.

Así como algunas compañías evolucionan desde lo digital con laactivación de nuevas unidades de negocios, varias de ellas apoyadas enla disponibilidad de los datos que se generan en diversos ámbitos, otrasse erigen como la puerta para generar ingresos adicionales o esquivaruna situación de desempleo de manera rápida.

“Empresas como Cabify generan empleo de entrada, al igual que Glovo yRappi, y permite a los extranjeros entrar en economías formales aunqueno sean empleos de alta calidad. Pero si esl país crea condicionestambién se generarán empleos de mayor valor añadido”, dijo, por suparte, Juan de Antonio, fundador y CEO de Cabify.

Para el ejecutivo, los servicios de micromovilidad como bien podríanser monopatines, bicicletas y otros que se van inaugurando en lasdistintas ciudades donde hay una aplicación por detrás- generandecenas de miles de initeracciones don el cliente y abren la posibilidadde ofrecer nuevos servicios a la población.

La cantidad de datos que se recoletan con las diversas aplicaciones, especialmente aquellas en donde queda involucrado el uso cotidianopor costos y/o resolución rápida de variadas cuestiones, puede generarla creación de nuevas prestaciones.

En este sentido, de Antonio aventuró que estos servicios demicromovilidad podrían abrir la chance de “brindar serviciosfinancieros a la población y crear bancos más accesibles a esosservicios”.

La cuestión financiera había aparecido cuando Paula Arregui, vicepresidente de Mercado Pago, había recordado que a través de esaempresa se gestionaron más de 40 millones de operaciones en Américalatina en 18 meses.

“Atrás de esta foto hay una gama de oportunidades donde vemos laposibilidad de que más mujeres se inserten al mercado laboral a partirde un set de herramientas, que van desde cobrar, financiarse, vender, ydemás”, sostuvo la ejecutiva.

 

Nuevas oportunidades

A partir de los diversos servicios que surgen es que se plantean losnuevos desafíos económicos. Ahora, con el acuerdo UE-Mercosur contelón de fondo. Y con el impulso, de asociaciones de la sociedad civil ydel mundo corporativo, para promover inclusión financiera a lossegmentos que no fueron abordados hasta ahora, y de las mujeres poruna necesidad de avanzar con comunidades más equitativas.

“El acuerdo con la Unión Europea es una gran oportunidad para el paísmás allá de que el bloque sea un gran comprador de nuestros servicios(de conocimiento)”, dijo Mariano Mayer, secretario de emprendedores ypymes del Ministerio de Producción de la Nación.

Para el resto de los sectores es una oportunidad, amplió. “Tenemosplazo para adaptarnos, no sólo en cuestiones de competitividad sino quehay una enorme tarea que tienen que hacer las pyme puertas adentro. La economía del conocimiento ayudará en la productividad de esossectores para que seamos mejores exportadores y también para que losemprendedores salgan al mundo”, subrayó.

Operti indicó, en esta línea, que “la Argentina exporta serviciosasociados a su ventaja competitiva natural, como el campo, y por esomuchas agtech tienen chance de exportar. Chile, de hecho, vende alexterior servicios de ingeniería asociados al cobre”, como para ilustrarque las estrategias futuras pasarán por ahí.

Desde el lugar de la innovación, Gonzalo Auza, director de Intercultura, una empresa dedicada a la transformación digital a través del designthinking, sostuvo que la iniciativa de los bloques “podría favorecer en laexportaciones de servicios de empresas que ya lo hacen porque suintercambio será más beneficiosa. Con mejor intercambio y máscercanía hay más fluidez y esto redunda en mejoras para los serviciosque reciben las personas”.

Consideró que las empresas deben avanzar en una cuestión éticavinculada con el hecho de gastar bien su dinero. Y que en la medida enque los mecanismos de relación entre ellas evolucionen eso deberíareflejarse en los servicios que se les da a las personas que son, endefinitiva, la razón de ser de toda cadena de valor.

De ahí la importancia de las reuniones que se iniciaron en estos días, destinadas a canalizar nuevos vínculos entre los actores.

Las reuniones de negocios que arrancaron en los días del MITA GDSprometen traer buenas noticias hacia adelante. Por lo pronto, lossegmentos de agtech, software, procesos de negocios (BP), animación, arquitectura y negocios con los gobiernos (B2G) fueron algunos de losque sumaron la mayor cantidad de encuentros.

Las perspectivas de avance en el terreno de los servicios quedaronplasmadas, a su vez, con una serie de datos que proveyó el BID endiversos terrenos. El encuentro no dejó de tener tono electoral, pormomentos, más allá de que la conferencia abordó las cuestionesregionales vinculadas con los servicios digitales, días después de que losbloques europeos y del Mercosur sellaran un acuerdo cuyos impactosaún es difícil mensurar.

Fuente:

Publicidad