22 de julio de 2019 16:09 PM
Imprimir

Se deben hacer cambios para alimentar al planeta en 2050: Informe de Recursos Mundiales

CompartiremailFacebookTwitterEl sistema alimentario global debe cambiar para garantizar que las personas tengan suficientes alimentos para comer en 2050 sin destruir el planeta, de acuerdo con “Creando un futuro alimentario sostenible”, un Informe de Recursos Mundiales publicado el 17 de julio. Reduciendo el desperdicio de alimentos, comiendo más plantas Los alimentos a base de alimentos en […]

El sistema alimentario global debe cambiar para garantizar que las personas tengan suficientes alimentos para comer en 2050 sin destruir el planeta, de acuerdo con “Creando un futuro alimentario sostenible”, un Informe de Recursos Mundiales publicado el 17 de julio. Reduciendo el desperdicio de alimentos, comiendo más plantas Los alimentos a base de alimentos en lugar de los de origen animal, y la inversión en plantas modificadas genéticamente o modificadas genéticamente son algunos de los posibles cambios mencionados en el informe.

El Instituto de Recursos Mundiales, el Banco Mundial, el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente, el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo y las agencias francesas de investigación agrícola CIRAD e INRA se asociaron para producir el informe de 564 páginas, que se puede encontrar  aquí . El informe espera que la población mundial alcance los 9.800 millones en 2050, frente a los 7.000 millones en 2010.

“Millones de agricultores, empresas, consumidores y todos los gobiernos del planeta tendrán que hacer cambios para enfrentar el desafío mundial de los alimentos”, dijo Andrew Steer, presidente y CEO de World Resources Institute, con sede en Washington. “En todos los niveles, el sistema alimentario debe estar vinculado a las estrategias climáticas, así como a la protección de los ecosistemas y la prosperidad económica”.

Hacer frente al desafío de la alimentación sostenible requerirá cerrar tres brechas.

Existe una brecha alimentaria del 56 por ciento entre lo que se produjo en 2010 y la cantidad de alimentos que se necesitarán en 2050. Existe una brecha de tierra de casi 600 millones de hectáreas (1,483 millones de acres) entre el área de tierra agrícola global en 2010 y se espera expansión agrícola para 2050. Esta brecha de tierra ocuparía casi el doble de espacio que la India. Finalmente, existe una brecha de mitigación de gases de efecto invernadero de 11 gigatones entre las emisiones esperadas de la agricultura en 2050 y el nivel necesario para cumplir con el Acuerdo de París.

El informe analiza las formas de cerrar las tres brechas en cinco áreas: reducir el crecimiento de la demanda de alimentos y otros productos agrícolas, aumentar la producción de alimentos sin expandir las tierras agrícolas, proteger y restaurar los ecosistemas naturales y limitar el desplazamiento de las tierras agrícolas, aumentar el suministro de peces y Reducir las emisiones de gases de efecto invernadero de la producción agrícola.

Según el informe, los cultivos modificados genéticamente podrían ayudar a aumentar los rendimientos y, por lo tanto, aumentar la producción de alimentos sin ampliar la superficie agrícola. La modificación genética generalmente se refiere a la inserción de genes específicos, a menudo de una especie diferente, en el genoma de una planta.

“En este momento, no hay evidencia de que los cultivos transgénicos hayan dañado la salud humana”, dijeron los autores del informe. “La gran mayoría de los estudios no han encontrado efectos adversos para la salud. Incluso los críticos de GM argumentan que se oponen a los cultivos GM principalmente porque los riesgos no se han estudiado lo suficiente “.

La evidencia muestra que los cultivos Bt ( Bacillus thuringiensis ) modificados genéticamente hasta ahora han permitido a los agricultores reducir su uso de insecticidas.

“En general, el peso de la evidencia respalda la propuesta de que los OGM hasta la fecha han dado lugar a ganancias significativas pero no significativas en el rendimiento de los cultivos Bt”, dijeron los autores del informe. “No obstante, faltan datos precisos”.

La ganancia de rendimiento de los cultivos transgénicos es más fuerte e intuitivamente más probable en los países en desarrollo por dos razones. Una razón es que los agricultores tienen menos acceso a otros pesticidas. La otra es que las plagas tienden a florecer en ambientes más cálidos, que son más comunes en los países en desarrollo. USAID y la Fundación Bill y Melinda Gates están apoyando a las instituciones públicas de mejoramiento en sus esfuerzos por proporcionar de manera asequible maíz Bt en África.

Otra forma de aumentar los rendimientos se produce cuando las compañías de semillas crean ciclos de reproducción que requieren solo cuatro o cinco años de una generación de productos a la siguiente. El informe enumera una meta “altamente ambiciosa” de que los rendimientos de los cultivos para 2050 aumenten a 56 por ciento por encima de los niveles de 2010. Las “tecnologías de vanguardia” podrían llevar a un aumento del rendimiento del 69 por ciento.

Reducir el consumo de carne de rumiantes (ternera, oveja y cabra) se clasificó como la estrategia más prometedora para reducir los requisitos de tierras agrícolas y las emisiones de gases de efecto invernadero. A nivel mundial, más dietas están convergiendo hacia el estilo occidental, lo que está llevando a un aumento en el consumo de alimentos de origen animal y una disminución en el consumo de frijoles y otras legumbres, otras verduras, cereales secundarios y fibra dietética. A medida que aumentan los ingresos en todo el mundo, el informe proyecta que la demanda de alimentos de origen animal aumentará en un 68 por ciento entre 2010 y 2050, lo que incluye un crecimiento de la demanda del 88 por ciento para la carne de rumiantes.

Según el informe, la producción de alimentos de origen animal representó más de las tres cuartas partes del uso de la tierra agrícola mundial y cerca de dos tercios de las emisiones de gases de efecto invernadero relacionadas con la producción de la agricultura en 2010. Reducir el consumo de carne de rumiantes en un 10 por ciento reduciría la brecha de tierras en aproximadamente un 30 por ciento y la brecha de mitigación de gases de efecto invernadero en aproximadamente un 16 por ciento.

Reducir el tamaño de las porciones en los restaurantes es una forma de reducir el desperdicio de alimentos. Una reducción del 25 por ciento en el desperdicio de alimentos haría que hubiera más alimentos disponibles y reduciría el tamaño de la brecha alimentaria a un déficit del 50 por ciento de un déficit del 56 por ciento. En promedio, los comensales estadounidenses no terminan el 17 por ciento de la comida que compran en los restaurantes, según el informe, y dejan atrás el 55 por ciento de las sobras.

La confusión del consumidor en torno a términos tales como “uso por”, “venta por” y “antes” en los envases de alimentos al por menor también genera desperdicio de alimentos. El informe dijo que los fabricantes de productos alimenticios podrían pasar a un sistema de “fecha cerrada” que reemplazaría una fecha de “venta antes del” por un código que sería escaneado o leído por el fabricante y el minorista pero no por el consumidor.

El desperdicio de alimentos viene en varias etapas de la cadena de suministro de alimentos. En el África subsahariana, las pérdidas de grano posteriores a la cosecha pueden alcanzar los $ 4 mil millones por año. En los Estados Unidos, la familia promedio de cuatro desperdicia alrededor de $ 1,500 en alimentos anualmente.

La nueva tecnología podría mejorar la situación alimentaria mundial en muchas áreas.

“No hay un potencial realista para crear un futuro sostenible de alimentos sin grandes innovaciones”, dijo Tim Searchinger, miembro principal del Instituto de Recursos Mundiales y autor principal del informe. “La industria ya está creando avances emocionantes como alimentos que suprimen la formación de metano en los estómagos de las vacas. Necesitamos más fondos para el desarrollo de la investigación y regulaciones flexibles para que el sector privado tenga incentivos para innovar “.

La participación de más mujeres en la agricultura también podría ayudar a la producción sostenible de alimentos. El Banco Mundial ha estimado que si las mujeres agricultoras tuvieran el mismo acceso que los hombres a los fertilizantes y otros insumos de cultivos, el rendimiento del maíz aumentaría entre un 11 y un 16 por ciento en Malawi, un 17 por ciento en Ghana y un 20 por ciento en Kenia. En general, garantizar que la igualdad de acceso de las mujeres a los recursos productivos podría aumentar la producción agrícola total en los países en desarrollo en un 2,5 por ciento a 4 por ciento.

 “La oportunidad de transformar el sistema alimentario no debe ser ignorada”, dijo Laura Tuck, vicepresidenta de desarrollo sostenible del Banco Mundial. “Recompensar a los agricultores por producir alimentos más diversos y nutritivos de una manera mucho más sostenible ayudará a aumentar sus ingresos y crear empleos, construir sociedades más sanas, reducir las emisiones de gases de efecto invernadero y apoyar la recuperación de los servicios ecosistémicos esenciales. “La financiación pública debe ser examinada y, si es necesario, rediseñada para apoyar un uso más sostenible de los recursos naturales y alinear mejor la producción de alimentos con los objetivos de desarrollo sostenible de los países”.

Fuente:

Publicidad