23 de julio de 2019 01:29 AM
Imprimir

México : Alertan que sin abono baja calidad de maíz

Especialistas agrarios advierten que el grano no desarrolla su potencial; señalan que ya no es apto para consumo humano; ven afectación por falta de lluvia.

El retraso en la entrega de fertilizante y la escasez de lluvias a escala nacional ocasionarán una reducción en la producción de 20 millones de toneladas de maíz, durante el año agrícola 2019-2020, lo que afectará la soberanía alimentaria y acrecentará la dependencia a la compra de grano al extranjero, aseguró el investigador y especialista en temas agrarios de la Universidad de Chapingo, Juan Pablo Rojas.

“Las condiciones en la no aplicación de inversiones productivas y la falta de lluvias y de fertilizante nos va a llevar a disminuir en 20 millones de toneladas la producción nacional. En algunas regiones va a reducir la superficie sembrada por el agua y en otras, el rendimiento, porque no está llegando el fertilizante. Si no lo aplicas vas a tener una menor cosecha”, dijo a La Razón.

El investigador sostuvo que la falta de abono originará que el grano no desarrolle todo su potencial, lo que afectará su calidad, en comparación con el que sí es nutrido de manera adecuada.

Además, dijo que las autoridades no han entendido que es necesario generar estrategias de inversión para que los campesinos obtengan mayor valor de sus cosechas, “pues se ve sólo como un apoyo social cuando se debe ser productivo”.

Señaló que los estados más afectados serán los del sur-sureste y centro; pues cada año entre la compra y la producción propia se generan hasta 40 millones de toneladas, pero en el ciclo agrícola actual solamente habrá 20 millones, lo que supone una reducción de 50 por ciento.

  • El Dato: Para la Sader el sector campesino es una prioridad al recordar que 61 por ciento de la población rural vive en situación de pobreza.

En tanto, Gerardo NoriegaAltamirano, también experto de Chapingo, dijo que el maíz sin fertilizante carece de nutrientes necesarios como el hierro, aunque sí se puede comer; sin embargo, aclaró que puede crear un problema de salud entre los campesinos al no garantizar la calidad alimentaria.

“Ahora van a tener que gastar más recursos en llevarles alimentación, porque los cultivos de maíz ya no sirven para eso.

“Si no le aplicamos abono, entonces no tiene un desarrollo reticular robusto, la planta es débil y susceptible a plagas y a enfermedades; en consecuencia, un desarrollo debilitado”, explicó.

Finalmente, Raúl Pérez Bedolla, secretario técnico del Congreso Agrario Permanente Nacional y de la Alianza Campesina del Noreste, aseveró que el retraso del fertilizante, afectará a los campesinos más pobres del país, ya que no se cumplió la promesa del acceso a insumos de calidad, y agregó que una producción de baja calidad provocará que los productores revendan a precios más bajos, afectando su economía, pero beneficiando a los “coyotes”, que buscan comprar barato para revender alto.

Fuente:

Publicidad