25 de julio de 2019 09:29 AM
Imprimir

Hamburguesas, salchichas y ahora tocino: Beyond Meat desarrolla un nuevo sustituto vegetal

El clásico del desayuno americano se uniría a las hamburguesas, la carne y las salchichas veganas que creó la compañía de alimentos con sede en la ciudad de Los Ángeles.

El veganismo se instala como estilo de vida y la búsqueda de productos cruelty free excede a quienes levantan las banderas de los derechos de los animales y hoy alcanza a personas omnívoras que, sin embargo, buscan opciones más sanas de alimentarse.

Con hamburguesas y embutidos veganos a su haber, el gigante de los alimentos Beyond Meat desarrolla actualmente una alternativa vegetal para un componente infaltable en el desayuno estadounidense: el tocino. Y si bien la compañía no ha definido una fecha de lanzamiento, su máximo ejecutivo, Ethan Brown, señaló en una entrevista que el producto mejora a medida que avanza su desarrollo.

Tienen sabor a carne, aspecto de carne, huelen a carne, pero no la tienen. Las cadenas de hamburguesas se lanzaron a conquistar a un público que naturalmente les es esquivo: el conformado por las personas que no comen carne, ni ningún producto de origen animal.

Pero hoy, con el lanzamiento de hamburguesas “sin carne pero con sabor a carne” por parte de grandes cadenas, el foco dejó de estar puesto en las personas que no consumen nada de origen animal: “Se apela a los omnívoros; a la persona promedio, se crea un alimento que ya están consumiendo, con la salvedad de que está hecho en base a plantas o células”, analizó la investigadora en sociología de la Escuela Superior de Artes y Ciencias de Harvard Nina Gheihman.

Ya están en marcha negociaciones con clientes potenciales para ofrecer el sustituto de tocino

Ya están en marcha negociaciones con clientes potenciales para ofrecer el sustituto de tocino

El enfoque de “carne” a base de plantas, liderado por compañías como Impossible Foods, la que está detrás de Impossible Burger, y Beyond Meat, ambas con sede en California, combina verduras ricas en proteínas como arvejas y soja para replicar el sabor, la textura y el aspecto de la carne. La “sangre” en la hamburguesa Beyond Meat, por ejemplo, es jugo de remolacha. La textura y el sabor similar a la carne de la hamburguesa proviene de la levadura modificada genéticamente que se utiliza para crear el ingrediente central de la hamburguesa, la leghemoglobina de soja, o “hemo”.

La empresa, cuyas acciones se han disparado casi un 700% desde su oferta pública inicial de mayo, amplía rápidamente su presencia. Sus hamburguesas, sustitutos de carne molida y salchichas veganas se venden en más de 30.000 supermercados, restaurantes y otros locales en todo el mundo.

El tocino mantendría el foco reciente de la compañía en el desayuno: la cadena Tim Hortons sirve las salchichas de Beyond Meat como parte de sus sándwiches para comenzar el día en casi 4.000 locales. El gigante de la industria de los alimentos también anunció el miércoles una asociación en materia de sándwiches para el desayuno con Dunkin’ Brands Group.

La carne basada en células, también llamada ‘carne limpia’ se espera llegue a las góndolas en 2021

La carne basada en células, también llamada ‘carne limpia’ se espera llegue a las góndolas en 2021

Según reseñó The Harvard Gazette, en tanto, el enfoque basado en células, liderado por compañías como Memphis Meats y Mosa Meat, es “ciencia ficción hecha realidad” en un laboratorio. Los investigadores toman células de animales como vacas, pollos o pavos y cultivan productos específicos: es carne real pero su producción no daña a los animales.

En una entrevista con Infobae, el ingeniero Martín Piña, director de la carrera de Ingeniería en Alimentos de Fundación UADE, explicó que “hace alrededor de 20 años la NASA empezó el estudio para producir carne autosustentable en el espacio para los astronautas y hace diez años, en 2009, arrancaron varias compañías a investigar”. “El estudio tiene mucho de biotecnología; se extrae una célula del tejido de una vaca y se pone en un medio de cultivo con las condiciones necesarias para que se reproduzca, lo que lleva a que se forme el tejido in vitro”, puntualizó el especialista.

Sobre los motivos que llevan a la industria cárnica a elaborar estos “sustitutos” de la carne animal, Piña consideró que “va más allá del público al que quieran apuntar”. “La agricultura 2.0 se plantea más por una cuestión medioambiental y de trato animal -señaló-. Reducir las emisiones de dióxido de carbono y metano que generan los animales y eliminar los costos de mantenimiento de los feedlots es un objetivo central en este tipo de desarrollos”.

Fuente:

Publicidad