29 de julio de 2019 06:53 AM
Imprimir

Transporte de contenedores reefer vía férrea crece en Europa y busca expandirse en Asia

Demuestra eficiencia en el transporte de productos frescos, pero infraestructura y política plantean desafíos

Cuando se trata de distancias cortas, los camiones siguen ganando a los trenes en eficiencia, pero en las rutas más largas, el transporte ferroviario podría ser definitivamente más importante en los próximos años, ya que no sólo alivia el transporte por carretera, sino que también contribuye a un transporte más sostenible. El tren ya ha demostrado ser un medio eficaz como alternativas para el transporte por carretera, de acuerdo a un reporte de Fresh Plaza.

En mayo de 2019, el primer tren frigorífico de CoolRail partió desde el puerto de Róterdam hacia Valencia, España. El ferrocarril, iniciativa de Euro Pool System (EPS), una división de Euro Pool Group, se creó específicamente para transportar frutas y verduras desde España a los Países Bajos.

“Antes de la crisis de 2008, el gobierno español buscaba una solución a los crecientes atascos de tráfico en la frontera hispano-francesa”, dice Fred Lessing, coordinador del proyecto CoolRail. “Una opción era utilizar el transporte ferroviario”, agrega, lo que se concretó este año con el lanzamiento de CoolRail.

Para EPS, la sostenibilidad y la búsqueda de una economía circular fueron aspectos importantes para iniciar el proyecto. “Con nuestro tren frigorífico, estamos ahorrando 42 camiones en las carreteras, ahorramos hasta 22 millones de kilómetros al año y podemos conseguir una reducción de CO2 de entre el 70 y el 90%”, asegura Fred.

Velocidad

En el transporte ferroviario, además de la sostenibilidad y la cooperación es son conceptos clave. Sin embargo, algunos actores están un poco indecisos, ya que, para ellos, en el transporte de frutas y verduras: la rapidez es un factor importante.

Factor que también debe enfrentar CoolRail. El tren pierde velocidad porque las regulaciones difieren de un país a otro, según explica Fred Lessing: “Estamos tratando con límites de velocidad en los ferrocarriles. Por ejemplo, en la mayoría de los países, 100 kilómetros por hora es el límite, aunque 120 kilómetros también serían una posibilidad. Además, nuestro tren frigorífico tiene que salir del camino cuando tiene que pasar un tren de pasajeros. Además, tenemos que utilizar diferentes locomotoras en España, Francia, Alemania y los Países Bajos”

“Los costos del transporte por ferrocarril y por carretera son los mismos ahora, pero es muy probable que los del transporte por carretera aumenten en el futuro, mientras esperamos que los el transporte ferroviario sigan siendo los mismos, apunta Lessing”.

Aumentar el transporte ferroviario

Nunner Logistics ha notado que el transporte ferroviario aumenta más rápidamente que cualquier otro tipo de transporte. Erik Groot-Wassink, gerente de productos especiales de la firma, indica que: “Italia, por ejemplo, está investigando opciones para transportar más productos frescos por ferrocarril, y además de Róterdam, Amberes también ha comenzado recientemente a establecer terminales para el transporte ferroviario de productos frescos”.

Transporter H. Essers de Genk tiene mucha experiencia en el transporte de productos frescos por ferrocarril. “Ofrecemos cuatro modalidades de transporte: ferroviario, por carretera, marítimo de corta distancia y fluvial”, dice Hanno Reeser, gerente de H. Essers. “A través del ferrocarril, tenemos conexiones con Rumania (seis veces por semana), Turquía (cuatro), Grecia (cuatro), Polonia (dos) y China (dos). Nos centramos en productos químicos, farmacéuticos, productos de alta calidad y otros productos que requieren que seamos capaces de regular las temperaturas. Los productos frescos se ajustan a esta situación, y hemos visto que este mercado está creciendo”.

La ventaja de estos trenes de productos propiedad de las empresas, es la frecuencia de los viajes a sus destinos. Por ejemplo, H. Essers tiene un tren que transporta múltiples bienes, y no sólo productos frescos. Resser detalla al respecto: “… es fácil utilizar el tren, lo que es bueno para el medio ambiente. Debido a que salen varios trenes cada semana, podemos garantizar la duración de estas trayectorias para nuestros clientes”.

Fred Lessing, añade, sin embargo, que “al comienzo de nuestro proyecto tomó bastante tiempo, porque muchas de las partes a las que nos acercábamos tenían un ligero toque de miedo. El cambio a una modalidad como el transporte ferroviario requiere una mentalidad diferente a la que están acostumbrados los comerciantes. La velocidad es muy importante para los comerciantes en ese sentido”.

Nueva Ruta de la Seda

Debido al auge del tren como medio de transporte, es fácil establecer un vínculo con la ambición de China de conectar Europa y Asia a través del ferrocarril. Hay dos rutas diferentes hacia China desde Europa. Una ruta del norte a través de Rusia y una ruta del sur a través de Asia Central. Las rutas podrían convertirse en una alternativa más rápida para el transporte marítimo y más barata que el transporte aéreo. Tanto H. Essers como Nunner Logistics están involucrados en los desarrollos.

En la ruta hacia Asia, Nunner Logistics ve oportunidades para transportar productos frescos entre China y Europa en el futuro. Erik Groot-Wassink, detalla: “Tenemos las oportunidades técnicas para ello a nuestra disposición. El gran problema de la ruta del Norte es el aspecto político. El embargo ruso sobre las frutas y hortalizas europeas significa que no podemos transportar productos frescos a través de esta ruta. La ruta Sur se utiliza con menos frecuencia. El transporte de patatas de siembra y otros cultivos de semillas, exentos del embargo ruso, demuestra que podemos transportar frutas y hortalizas a China por esta vía”.

Añade que “en estos momentos, el transporte de frutas y verduras a China sigue siendo mínimo, pero esto podría cambiar si la infraestructura de la ruta sur sigue mejorando. Sin embargo, creo que esto podría llevar hasta docenas de años”.

H. Essers- que ya tiene una conexión de cadena de frío de Europa a China a través del ferrocarril, y reservan unos 20 contenedores por ferrocarril a China por semana- considera que este embargo es el mayor problema del transporte de productos frescos hacia el este. Hanno, afirma, sin embargo, que, en el futuro, habrá más transporte por ferrocarril entre China y Europa. “Los productos que ahora se transportan en avión se pondrán más a menudo en los trenes”, indica.

Al mejorar la infraestructura y las instalaciones en la ruta sur, es posible proporcionar cualquier mantenimiento necesario a los contenedores reefer en tránsito. “El mantenimiento de los contenedores puede mejorar considerablemente a lo largo de la trayectoria mediante la instalación de varios terminales a lo largo de la ruta”, afirma Erik Groot-Wassink.

Cuando se les pregunta si no están preocupados por la influencia china que esta iniciativa podría tener en Europa, la respuesta es un rotundo no. Hanno Reeser: “Esta ruta a Asia es mayormente una opción para transportar productos de Europa a China de una manera más rápida que por mar”. Erik Groot-Wassink por su parte indica que “hemos notado que el balance de importación/exportación se está recuperando gracias a esta ruta. Como resultado, ahora hay más exportaciones de Europa a China que hace unos años”.

Por MundoMarítimo

Fuente:

Publicidad