30 de julio de 2019 10:55 AM
Imprimir

Argentina, el país que más crece en exportaciones de carne del Mercosur

En el primer semestre, los envíos se incrementaron 47 por ciento, según datos del Rosgan. La incesante demanda China, un factor clave en este fenómeno.

En el primer semestre, Argentina exportó 225.726 toneladas de carne vacuna, lo que significa un crecimiento interanual del 47 por ciento.

Es la tasa más alta del Mercosur: supera al 27 por ciento de Brasil, al dos por ciento de Uruguay y a la caída del ocho por ciento de Paraguay.

Los datos pertenecen a un informe elaborado por el Rosgan y que hace hincapié en que la clave de este fenómeno es la incesante demanda de proteínas de China, potenciada por la epidemia de peste porcina africana.

 

Aspiradora asiática

Si se suman los cuatro países sudamericanos mencionados, en los primeros seis meses del año exportaron 1,42 millones de toneladas de carne bovina, un 20 por ciento más que en igual período de 2018.

La clave es que un tercio de esos embarques, 445 mil toneladas, tuvieron como destino a China. Es un 45 por ciento más que en la primera mitad del año pasado.

Lo que es más, como Paraguay aún no cuenta con habilitación para exportar a este destino, si se ajusta la participación china al volumen efectivamente exportador por Argentina, Brasil y Uruguay, el porcentaje real asciende al 35 por ciento, desde el 30 por ciento de 2018.

 

Argentina, a la cabeza

El empuje que muestra Argentina en el comercio exterior de carnes viene precisamente porque es la que más ha aprovechado esta demanda del gigante asiático.

En el primer semestre, los envíos a China totalizaron 163.300 toneladas, más del 70 por ciento del total exportado. Es más del doble de las 78.400 toneladas del primer semestre del año pasado.

En cambio, Brasil y Uruguay, si bien también registraron incrementos respecto de 2018, sus tasas fueron más moderadas: 30 por ciento y 19 por ciento, respectivamente. .

El problema de la incidencia que tiene China sobre las exportaciones argentinas es que obligó a los frigoríficos nacionales a “desatender” otros mercados.

La nación oriental se llevó 84.919 toneladas más que en 2018, pero las exportaciones totales crecieron menos: 72.563 toneladas.

Esta diferencia surge porque se achicaron 62,6 por ciento los embarques a Rusia, 62,4 por ciento a Hong Kong y 1,6 por ciento a Chile. Mientras que perdió participación en el comercio con Israel.

Mejor precio

Lo positivo para el caso argentino es que, ante la urgencia por la peste porcina, China ha pagado un diferencial por la carne: el valor promedio de la tonelada exportada llegó a 4.394 dólares, 1,1 por ciento más que el año pasado.

La pregunta que se hace el Rosgan en este contexto es cuánto más podrá sostener China este nivel de compras y hasta dónde es conveniente que Argentina siga desatendiendo otros mercados para garantizarse este negocio que genera ingresos más bajos.

“Argentina ha estado haciendo un enorme trabajo en cuanto a apertura de mercados, desde aquellos más masivos como China hasta nichos de alto valor como es el caso de Japón. Cuando los mercados llaman, alguien debe acudir. Sucede que algunos llamados son más silenciosos que otros y ante la urgencia, en ocasiones, no se consigue sopesar debidamente su valor”, concluye el Rosgan.

Fuente:

Publicidad