31 de julio de 2019 12:15 PM
Imprimir

Genética y exportaciones, el combo que recupera el protagonismo ganadero en la Exposición Rural

Argentina ya es quinto proveedor mundial. Los nuevos mercados que se abrieron en los últimos meses revitalizan a a la carne como un producto otra vez clave para el comercio exterior.

El dinamismo económico de la agroindustria argentina luce su esplendor en la Exposición Rural como no sucedía desde hace años. Es así un poco por contraste con otros sectores de la economía que no logran mostrar la misma vitalidad. Pero, también porque esta muestra, que lleva el apodo “La Ganadera” expresa en esta edición el resurgir de la cadena de producción de carnes, a partir de la apertura, en los últimos meses, de varios mercados externos que ya están generando un boom de exportaciones y, mejor aún, expectativas de crecimiento sostenido por varios años.

“El clima de negocios se percibe desde el primer día, a la par de que es muy buen la afluencia de gente”, aseguró Carlos Vaquer, director de Prensa y vicepresidente segundo de la Sociedad Rural, que destacó además la presencia de 4.000 animales y 400 expositores.

El salto exportador de la carne se viene dando desde 2015, momento en que se conformó una Mesa de Carnes que reúne a 30 organizaciones públicas y privadas. La exportación de carne vacuna pasó de 200.000 toneladas en 2015 a 680.000 este año, la de pollo de 182.000 a 245.000 (35%), la de cerdo de 8.000 a 21.000 (162%).

En lo que respecta a la exportación de carne vacuna hace diez años Argentina ocupaba el puesto 11, con 186.000 toneladas exportadas por año, detrás de México, Uruguay, Paraguay, entre otros. En 2018 había ascendido ya al sexto puesto con 556.000 toneladas. En 2019 se estima que alcanzará las 680.000 toneladas trepando al quinto puesto, aunque quedando lejos de Estados Unidos, que es cuarto con 1.475.000, Australia que es tercero con 1.575.000, India 1.700.000 y el líder, Brasil, con 2.210.000. Alcanzar el podio será difícil pero no imposible. El potencial está, coinciden diversos especialistas consultados por Clarín.

La perspectiva creció notablemente con las gestiones comerciales y sanitarias que se concretaron este año, en relación a China, especialmente, pero también por la reapertura de Estados Unidos –tras 18 años de impedimento luego de la fiebre aftosa de 2001- la demanda de otros países como Japón y Corea, y el nuevo escenario que plantea el acuerdo UE-Mercosur. Vale destacar que el 30 de junio se cumplió, por primera vez en diez años, el cupo de la Cuota Hilton: una preferencia arancelaria que equivale a US$ 350 millones y posiciona a la Argentina como uno de principales proveedores para esa región de alto poder adquisitivo.

En relación a la aftosa, una empresa argentina de proyección global como Biogénesis Bagó, con plantas en otros 5 países, anunció el lunes una inversión de 10 millones de dólares para su planta de vacunas contra esa enfermedad.  Esperan incrementa la facturación en 100 millones de dólares.

Con todo, el principal negocio que se despliega en el predio de Palermo es el de la genética bovina. Y si bien los principales remates comenzaban al cierre de esta edición y continuarán hasta el viernes, ya se presiente que será un buen año. Un dato: el gran Campeón Macho Brangus elegido este martes es un torito colorado que cumplirá dos años en septiembre y el año pasado fue rematado por $ 500.000 su 50%. La cucarda recibida ahora revalida la buena inversión que hicieron los compradores. “Es un animal bien carnicero, va a ser un buen padre”, lo describió Pedro Borgatello, el criado que lo vio nacer en La Cautiva, cabaña ubicada en Chalacea, Córdoba, y aún comparte la propiedad con Juan Debernardi, una empresa familiar dedicada al mejoramiento genético.

La carne de vaca no está sola. La de pollo es la que más ha crecido en las dos últimas décadas, y en los últimos años el principal impulso lo muestran los cortes de cerdo. Y la peste porcina africana, puede ampliar más los negocios. La producción argentina de carne de cerdo podría pasar en pocos años de las 621.000 toneladas actuales a 1,1 millones de toneladas, mientras que las exportaciones tendrían un crecimiento exponencial del 617% al pasar de 23.000 exportadas en 2018 a 165.000 toneladas, precisó Guillermo Proietto, presidente de ArgenPork.

“Es fenomenal cómo crecieron las que antes llamábamos carnes alternativas, cerdo y pollo”, dijo Víctor Tonelli, uno de los coordinadores técnicos de la Mesa de las Carnes

Fuente:

Publicidad