5 de agosto de 2019 12:03 PM
Imprimir

Macri profundizó la grieta en La Rural

CompartiremailFacebookTwitterEn épocas de laboratorios electorales y campañas en redes sociales, la inauguración de la Exposición Rural se pareció más a un acto de campaña a la vieja usanza, que una tribuna sectorial donde el campo se encuentra con el gobierno para hacer un balance de la política agropecuaria y proyectar el futuro. Es difícil encontrar […]

En épocas de laboratorios electorales y campañas en redes sociales, la inauguración de la Exposición Rural se pareció más a un acto de campaña a la vieja usanza, que una tribuna sectorial donde el campo se encuentra con el gobierno para hacer un balance de la política agropecuaria y proyectar el futuro.

Es difícil encontrar lugares con tribunas abarrotadas de gente donde el presidente Mauricio Macri sea genuinamente ovacionado por miles de personas al llegar y aplaudido de pie al finalizar su discurso.

A una semana de la elección primaria, con las encuestas mostrando resultados parejos, la estrategia de Macri incluye señales a la “derecha” para contener los votos más conservadores que podrían ir a José Luis Espert o Juan José Gómez Centurión y señales al “progresismo de centro”representado por Roberto Lavagna, donde convergen votantes que reconocen que con Macri hubo un salto de calidad institucional, rechazan al Kirchnerismo duro, pero están decepcionados con el gobierno.

La estrategia oficialista para captar esos electores es profundizar la polarización, señalar donde están los “buenos” y donde están los “malos” y que los argentinos optemos. Paradójicamente, el espacio de los Fernández utiliza la misma lógica: más grieta, una especie de lucha despiadada por donde está el “bien” y donde está el “mal”.

Fue un acto tradicional, con granaderos marchando (Cristina les prohibió ir a la rural durante su gobierno), banderas argentinas y mucho establishment en las tribunas. Un acto de campaña, donde no faltaron los dos tractores electorales de la coalición de gobierno, Maria Eugenia Vidal y Horacio Rodríguez Larreta.

Las palabras de Daniel Pelegrina, Presidente de la Rural, fueron música para los oídos de Macri. Pelegrina no abandonó el pedido de quita de retenciones, pero hizo hincapié reiteradamente en la idea de “seguir por el camino correcto y no recurrir a los atajos que nos alejan de la meta”, y uso la parábola del bambú, “un árbol japonés que necesita 7 años de cuidados para germinar y salir a la superficie”.

Macri respiró un clima de victoria, disfruto de un público que lo recibió con euforia y lo despidió aplaudiendo de pie. Pidió por favor “no volver al pasado”, profundizando las diferencias con el gobierno de Cristina. Remarco que “Todos los argentinos estamos saliendo de esta crisis más fuerte, más convencidos y con bases sólidas para el desarrollo”.

Prometió lo que no pudo hacer en estos tres años y medio de gobierno, definió su modelo de país, y reitero casi suplicando, “construir hacia adelante y no volver al pasado”. Polarización extrema, grieta en estado puro.

Fuente:

Publicidad