6 de agosto de 2019 02:33 AM
Imprimir

Problemas con el veganismo !!!

En una hipotética situación en la cual los veganos logren imponer su manera de ver el mundo y se prohíba el consumo de carne surgen varias preguntas. En primer lugar, ¿qué se va a hacer con los 1456 millones de cabezas de ganado bovino que pastan en la tierra? ¿Los sacrificamos y los incineramos? Ni […]

En una hipotética situación en la cual los veganos logren imponer su manera de ver el mundo y se prohíba el consumo de carne surgen varias preguntas. En primer lugar, ¿qué se va a hacer con los 1456 millones de cabezas de ganado bovino que pastan en la tierra? ¿Los sacrificamos y los incineramos? Ni riesgo, la contaminación sería espantosa y el costo de disposición de millones de toneladas de carne descomunal. Entonces, ¿los soltamos y los dejamos libres?

¡Qué tal! El daño en los cultivos y el peligro de que se reproduzcan exponencialmente como ocurre con los cerdos feraces que deambulan por Texas destruyendo todo a su paso no es aceptable. No, eso no. Bueno, vamos a cuidarlos y castrarlos para que no se reproduzcan y esperamos pacientemente a que se reduzcan a una cantidad mínima que pueda ser conservada en zoológicos especiales. No será barato ni fácil, pero es posible, aún cuando lo de la castración podría verse como maltrato y su reducción a zoológicos contrario a la ética ambientalista.

De prosperar esta fórmula debemos hacer lo mismo con las ovejas, que son millones y con los pollos y los cerdos; tamaña tarea, pero todo sea por el sacrosanto veganismo. Viene otra pregunta; ¿Con qué se va a reemplazar la proteína animal que dejaran de consumir los siete mil millones de habitantes del planeta? Pues muy fácil: volvemos cultivables los pastizales y consumimos proteína vegetal. De paso creamos industrias químicas para que produzcan los complementos que necesitan los humanos, pues lamentablemente dos millones de años de evolución nos han convertido en dependientes de la carne, cuyo consumo fue responsable del crecimiento del cerebro del homo sapiens. Algo contaminarán las fábricas de proteína artificial, pero no mucho.

¿Y con qué vamos a reemplazar el cuero? Esa respuesta si es fácil; con plásticos derivados del petróleo, recurso no renovable y altamente contaminante. Resuelto este capítulo podremos adentrarnos en el de la protección de los animales contra el maltrato que les causan sus congéneres, los depredadores.

Rodrigo Ocampo Ossa
Columnista

Fuente:

Publicidad