7 de agosto de 2019 01:13 AM
Imprimir

Senasa y Sag suscriben acuerdo que permitirá importación de genética bovina desde Argentina

CompartiremailFacebookTwitterA fines de mayo último, el presidente de la Asociación de Criadores de Hereford Magallanes, Luis Mladinic daba cuenta de la importancia de mantener la pureza de la raza bovina local, ello con el propósito de ganar kilos y potenciar su llegada al mercado nacional. En esa misma mirada, dejó clara la relevancia de que pronto […]

fines de mayo último, el presidente de la Asociación de Criadores de Hereford Magallanes, Luis Mladinic daba cuenta de la importancia de mantener la pureza de la raza bovina local, ello con el propósito de ganar kilos y potenciar su llegada al mercado nacional. En esa misma mirada, dejó clara la relevancia de que pronto se dé paso a la llegada de genética argentina a la Patagonia chilena, algo en lo que ya coordinaban acciones el Senasa de Argentina y el Sag de Chile.

Y así sucedió, por cuanto el director regional del Sag Magallanes, Gerardo Otzen confirmó que ambas entidades suscribieron un acuerdo para traer del área libre de fiebre aftosa sin vacunación, genética bovina trasandina. “Es una zona que también ha sido reconocida por la Comunidad Económica Europea. Lógicamente se hará cuarentena en origen y también acá en Chile. El documento -que respalda la venia- se emitió el 24 de julio pasado, por parte de la División de Protección Pecuaria del nivel central, a raíz de una solicitud de la Asociación de Criaderos Hereford de Magallanes. En ella señalan la necesidad de traer genética de esa raza a la región, ya que actualmente para mejorar la genética de los animales de Magallanes, se hace necesario traer de Argentina, ya que en la actualidad para esta raza y para la crianza extensiva, son la mejor alternativa que hoy existe. El Sag tiene como objetivo proteger la sanidad del país, por lo que las exigencias contenidas en la certificación y exámenes que se les solicita permiten esta importación”, acotó el directivo.

Las exigencias

De acuerdo con el modelo de certificado zoosanitario y las exigencias sanitarias para el ingreso de bovinos de reproducción desde Argentina, algunos de los puntos son que los establecimientos de procedencia de los animales exportados deben estar registrados oficialmente en el Senasa y habilitados por el Sag para exportar a Chile.

Para lo que concierne al período de cuarentena, los animales -que deben ser nacidos y criados en la zona de procedencia- deben ser sometidos a pruebas diagnósticas realizadas en laboratorios oficiales o autorizados por Senasa, incluyendo tratamientos y vacunaciones respecto de enfermedades como: leptospirosis, (zoonótica bacteriana); babesiosis (causada por la garrapata); diarrea viral bovina; leucosis bovina (ocasionada por la infección con virus de la leucemia); enfermedad de Johne (se caracteriza por diarrea persistente y el desgaste, que conducen en última instancia a la muerte); lengua azul (condición vírica transmitida por mosquitos), la que por requerimiento no debe contar con reporte de casos en el establecimiento de procedencia durante los últimos doce meses); campylobacter y tricomonosis (venéreas); tuberculosis; brucelosis (Produce abortos, retención de placenta y producción de crías débiles); anaplasmosis (infecta y conduce a la muerte de las células rojas de la sangre); fiebre Q (provoca abortos y muertes perinatales).

En cuanto a los tratamientos pertinentes, se debe acreditar que los vacunos fueron vacunados contra la rinotraqueitis infecciosa bovina/vulvovaginitis pustular infecciosa y virus sincitial respiratorio entre los seis meses y las dos semanas previas a la exportación. 

En lo que se refiere al transporte, el documento establece que al momento del embarque los animales no deben presentar signos de enfermedades transmisibles, con especial referencia a anaplasmosis o garrapatas; deja establecido que el forraje y la cama utilizada durante el período de aislamiento y el que los acompaña  durante su transporte hacia Chile procede de la zona libre de fiebre aftosa sin vacunación de la República Argentina.

En rigor, los animales deberán transitar exclusivamente por zonas libres de fiebre aftosa sin vacunación y ser transportados desde el lugar de cuarentena, hasta el lugar de  embarque bajo control oficial, en vehículos sellados, previamente limpios y desinfectados, y durante dicho transporte no podrán tener contacto con otros animales ajenos a la exportación.

Fuente:

Publicidad