24 de agosto de 2010 13:12 PM
Imprimir

Quickfood se queda con el negocio de congelados de Arcor

Si bien el consumo de productos congelados se encuentra en pleno proceso de expansión gracias a una nueva tendencia en los hábitos de consumo tanto en la Argentina como en el resto del mundo, en Arcor no lo consideran como un negocio central ni clave para su estrategia de crecimiento en el mercado de alimentos.

Por ese motivo, el grupo cordobés le puso cartel de venta a la planta que operaba desde hace más de una década en este segmento y que se encuentra ubicada en la localidad de Arroyo Seco, en Santa Fe.

Allí, elaboraba vegetales supercongelados bajo las marcas Mariel, Green Life y Natura Verde que se comercializan tanto en el mercado local como en varios países de América latina.

De hecho, con la marca Mariel se hizo fuerte en Brasil luego de la devaluación, cuando elevó las ventas de congelados sustituyendo importaciones.

Para encarar el proceso de venta de la planta industrial, en donde se producen 7.500 toneladas anuales de productos congelados, sus marcas y sus 130 empleados Arcor selló un acuerdo con Infupa.

La firma especializada en fusiones y adquisiciones que preside el economista Manuel Solanet salió en busca de potenciales interesados. Lo hizo a través de un proceso abierto que finalmente se adjudicó Quickfood, empresa perteneciente al grupo brasileño Marfrig y dueña de la marca de hamburguesas Paty. De hecho, Arcor venía abasteciendo a este holding de productos congelados luego de la devaluación, cuando el frigorífico comenzó a reemplazar a sus proveedores extranjeros.

El proceso se cerró la semana pasada y le reportó a Arcor un ingreso de u$s 3,5 millones, según fuentes de mercado conocedoras de la operación.

En Arroyo Seco, Arcor elabora arvejas;: choclo; jardinera (papa, zanahoria y arveja); mix Primavera (chaucha, zanahoria, choclo y arveja); ensalada Ibiza (arroz, choclo, pimiento, arveja y chaucha); espinaca, relleno para tartas (espinaca, cebolla y pimiento); acelga.

Según un informe de la consultora Claves, el mercado de alimentos congelados argentino está compuesto por unas 60 empresas que proveen, aquí y en el exterior, a los consumidores hogareños que adquieren el producto en las cadenas de distribución minorista, a la actividad gastronómica y, en menor medida, a la industria.

Y entre los principales jugadores se identifica a McCain como líder en papas prefritas; Quickfood, en hamburguesas; y Arcor, en vegetales.

Tanto en Quickfood como en Arcor no respondieron a la consulta de El Cronista, pero fuentes del mercado financiero y del sector supermercadista confirmaron la desinversión del grupo cordobés en el segmento de congelados. “La producción de congelados fue heredada de la compra de Lía en 1997 que incluía esta planta industrial, pero que no tiene relación con el foco de Arcor”, recordaron en un hipermercado cliente de Arcor.

De hecho, recordaron que la facturación global de Arcor asciende a los u$s 2.300 millones anuales y que, tras la venta del establecimiento de Arroyo Seco, ahora controlarán 40 plantas industriales, la mayoría enfocadas en la producción de alimentos y golosinas.

Tras la venta de la planta de Arroyo Seco se espera ahora que Arcor ponga el foco en el lanzamiento de nuevos helados para esta temporada primavera-verano, en el marco de un fuerte plan de inversiones que el grupo anunciará en las próximas semanas tal como lo viene haciendo desde que ingresó en este nicho de negocio.

Además, otro nuevo segmento al cual apuntalarán fuerte para lo que resta del año es el de la alianza con Coca Cola para el desarrollo conjunto de nuevos productos que comercializarán en el mercado local y en el resto de América latina. En este sentido, la semana pasada sumaron los caramelos Menthoplus, los chupetines T-Pop´s y los chicles Topline con el sabor de Sprite Zero, que sumaron a Menthoplus Powerade

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *