25 de agosto de 2010 07:32 AM
Imprimir

Pierda el temor a los cultivos transgénicos

En el mundo entero avanza la siembra con semillas transgénicas o genéticamente modificadas (GM), y Colombia no ha sido la excepción.

Sin embargo, este tipo de cultivos aún no son conocidos por todos los productores y en algunas zonas tienen ´mala fama´ por considerarlos una competencia para los cultivos orgánicos.

La directora de Agro-Bio, María Andrea Uscátegui, explica algunas generalidades de los transgénicos.

¿Qué son los cultivos transgénicos?
Los cultivos genéticamente modificados, también conocidos como transgénicos, son aquellos a los cuales se les ha insertado genes para concederles determinadas características.

¿Desde cuándo se implementan estos cultivos en Colombia?
La primera aprobación se dio en 2000, cuando se autorizó la siembra comercial de clavel azul. Luego, en 2003, se aprobó el de algodón genéticamente modificado. En 2007 se autorizaron las siembras controladas, etapa previa a su lanzamiento comercial. En 2009, se dio el aval para rosas azules y en julio de 2010 para soya resistente al herbicida glifosato.

¿Cuántas hectáreas hay sembradas en Colombia?
En 2009 se sembraron 18.874 hectáreas de algodón, 16.793 hectáreas de maíz, y 4 hectáreas de clavel azul. Los departamentos biotecnológicos de Colombia son diez: Tolima, Huila, Córdoba, Cesar, Meta, Antioquia, Cundinamarca, Santander, Sucre y Valle.

¿Cuáles son los productos que más se siembran con semillas transgénicas?
En 2009, 14 millones de agricultores cultivaron 134 millones de hectáreas en el mundo. La soya se mantuvo como el principal cultivo genéticamente modificado con 69,2 millones de hectáreas; en segundo lugar se situó el maíz con 41,7 millones de hectáreas; y en el tercero, el algodón con 16,1 millones.

¿Y los beneficios?
La siembra de cultivos genéticamente representa beneficios tanto para el agricultor como para el medio ambiente, ya que, por las características como resistencia a insectos y tolerancia a herbicidas le permiten disminuir el uso de insumos químicos, lo cual se traduce en reducción de costos para el agricultor y menos contaminación.

Además, la característica de tolerancia a herbicidas facilitan la adopción de sistemas de producción con no labranza/ o labranza reducida (mantener una capa de rastrojo del anterior cultivo para proteger el suelo del sol, la lluvia y el viento, y mantener la humedad), lo que no sólo reduce la mano de obra sino la erosión y mejora la humedad.

Así mismo, los cultivos GM economizan suelo -al tener mayor rendimiento por hectárea- y permiten aumentar la productividad de las tierras de cultivo. De esta manera se previene la deforestación y se protegen los bosques y los ecosistemas.

¿Son costosas las semillas transgénicas?
Aunque las semillas transgénicas tienen un mayor costo que las convencionales, los agricultores consideran que esto no es un gasto sino una inversión, ya que a la larga este "gasto extra" significa un ahorro, gracias a que se disminuye la utilización de insumos y por ende, se genera un ahorro en los costos de producción. Además se reducen pérdidas por plagas y malezas en sus cultivos se genera un ahorro en los costos de producción.

La hoja de vida
María Andrea Uscátegui es microbióloga industrial de la Javeriana con un Máster en Ciencias de la biotecnología de la Universidad de Hamburgo, Alemania. Cuenta con más de 10 años de experiencia en esta área gracias a su participación en proyectos en pro del desarrollo de la biotecnología en Colombia y el extranjero. Tras desempeñarse varios años como investigadora en el laboratorio de Seguridad y Salud Animal del Centro de Investigación de la Acuicultura en Colombia (Ceniacua), ingresó en 2009 a la Dirección de Agro-Bio, asociación sin ánimo de lucro fundada dedicada a informar, educar, divulgar y promover la biotecnología agrícola moderna y los Organismos Genéticamente Modificados en la región andina.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *