1 de diciembre de 2009 07:14 AM
Imprimir

Mexico  –  De la carne de cerdo que se consume, 40 % es de importación

El investigador de la Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia de la Universidad Nacional Autónoma de México, Rafael Trueta Santiago, que la actividad porcícola en México es económicamente frágil y ante contingencias como la aparición de enfermedades o el aumento en el precio de los granos, trae consigo pérdidas por la falta de márgenes

Abundó que el que no tengan márgenes depende en gran medida de que los productores no están integrados hacia el mercado para el abastecimiento de sus insumos, lo cual los hace perder dinero, ya que pagan más por los servicios o no les llega utilidad.”Para los que sí lo están, el precio internacional es menos importante, porque reciben dinero de cada eslabón de la cadena, lo que los pone en una situación de mayor fortaleza”, explicó  Trueta Santiago.Otro factor importante –dijo– es que existe una diferencia entre costos de producción y productividad; entre los que tienen niveles de tecnificación altos y bajos. En México sólo 20 por ciento de los productores están en niveles altos;  60 por ciento en niveles medios y 20 por ciento en bajos de tecnificación.En el país no hay crédito, ni la banca comercial ni la banca de desarrollo ofrece préstamos. Es la secretaría de Agricultura la que ha tenido que poner recursos, pero si no hay crédito, el productor podrá solventar gastos del día a día, pero no tendrá dinero para la inversión; “es un círculo vicioso, porque si no tecnificas no eres rentable y si no eres rentable no hay quien te preste dinero”.El especialista destacó que otro problema importante para la porcicultura y las otras ramas de la producción pecuaria son las importaciones. “México no tiene controles en la importación, ya que la variable más importante de la política económica del gobierno mexicano es el control de la inflación, pero en el país no se tiene elementos internos para controlarla y lo que se hace es importar barato”, apuntó.Señaló que en la medida en que dependamos de las importaciones baratas para controlar la inflación, el gobierno en la frontera dejará pasar lo que sea, porque no puede controlar de otra manera.Recordó que cuando empezó el TLCAN, 90 por ciento de la producción de carne de cerdo era mexicana; ahora la importación asciende a 40 por ciento, si se sigue así en el año 2012 la importación representará más que la producción.Otro problema importante son las normas, en México existe una ley que permite denominarle “jamón” a productos que no tienen pierna de cerdo, y “jamón de pavo” que no tiene pavo porque son pastas de aves de quinta calidad y es lo que comemos.Sin embardo, la norma permite ponerle jamón a una pasta de aves. Si esa norma desapareciera, el jamón sólo podría ser de pierna de cerdo, entonces se consumiría una enorme cantidad de piernas de cerdo; “se importan 398 mil toneladas de pastas de ave, todo eso desplaza la producción de cerdo nacional”, apuntó, concluyó.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *