17 de agosto de 2019 11:37 AM
Imprimir

Argentina en crisis: ¿Por qué a Uruguay no le pasa?, responde Gabriel Oddone

El economista uruguayo Gabriel Oddone quien en diez minutos explicó la situación de Uruguay y explicó la clave para entender por qué lo que pasa en Argentina no sucede en Uruguay.

¿Por qué a Uruguay no le pasa? La pregunta la hizo el diario La Nación al economista uruguayo Gabriel Oddone quien en diez minutos explicó la situación de Uruguay y explicó la clave para entender por qué lo que pasa en Argentina no sucede en Uruguay.

Oddone dijo que Argentina tiene un “equilibrio malo” y explicó que los economistas suelen caracterizar de esa forma cuando “la situación en que se encuentra la economía es peor de la que podría alcanzarse si los jugadores que intervienen cooperaran. Hoy cada jugador relevante como el gobierno, la oposición y el Fondo Monetario Internacional, cada uno tiene incentivos que mueven la economía hacia un mal equilibrio: el gobierno sigue concentrado en que puede ganar las elecciones y eso lo lleva a tomar medidas que pueden generar empatías con el electorado; la oposición porque tiene pocos incentivos a volverse clara respecto a qué va a hacer cuando asuma; y el FMI observa mayor riesgo de default y va a estar más reacio a permitir que sus dineros sean utilizar por ejemplo para estabilizar el tipo de cambio. Cada uno jugando a sus intereses individuales, probablemente eso haga arrojar una situación de mayor inestabilidad e incertidumbre para los próximos meses, lo cual genera ese equilibrio malo. Si estos tres jugadores pudieran cooperar entre ellos posiblemente se diera un escenario menos inestable y menos volátil”.

El Ec. Oddone también se refirió a las expectativas de  Uruguay y el vínculo con Argentina en lo comercial, turístico y financiero.

Sobre este último punto dijo que “no hay riesgo de que si Argentina implosiona desde el punto de vista financiero” eso se traslade a Uruguay como sucedió en 2001 y 2002. Destacó que en los años 90 el 20 % del crédito que otorgaba el sistema bancario uruguayo era no residentes, hoy menos del 0,2 %.

Sin embargo el punto débil para Uruguay es en el sector turístico. Lo que sí “le va a pegar” a Uruguay es en el canal turístico “provocando una mayor desaceleración de la economía”, dijo.

 

SITUACIÓN DE URUGUAY.

Ya respondiendo la pregunta del título, Oddone  señaló las debilidades de la economía uruguaya con cuatro trimestres estancada, con una tasa de crecimiento entre 0 % y 0,5 %, una inflación del 8 % porque Uruguay dejó la inflación de dos dígitos en el ’98, acotó, y un situación fiscal frágil que es de casi 4,8 % de PIB y eso obliga al próximo gobierno a hacer un esfuerzo fiscal. Además la deuda es alta con una relación deuda producto de casi el 60 % del PIB.

Uruguay tiene una situación macroeconómica bajo control con posibilidad de manejo sin necesidad de recurrir a los mercados internacionales, pero su situación fiscal es frágil y eso genera incertidumbre, señaló.

“La inestabilidad fiscal y monetaria de Argentina es superior a la de Uruguay”, comparó, y puntualizó que Uruguay en los años 90 “hizo un programa similar al de Argentina cuando la convertibilidad pero menos extremo, fue exitoso y logró hacer converger la inflación lentamente a diferencia de Argentina que fue abruptamente”.

Luego en 2002 hubo crisis “simétrica a la de Argentina, bancaria y de deuda pública, lo que provocó una devaluación del cien por ciento de la moneda y llevó la inflación de nuevo a dos dígitos, pero rápidamente convergió a niveles bajos” porque se mantuvo la disciplina fiscal y monetaria.

Pero “hemos estado recibiendo problemas similares a los de Argentina hasta 2014. Nos encarecimos mucho en dólares durante el auge de los commodities y hoy permanecemos caros un 20 % o 30 % respecto a nuestros socios y competidores comerciales”.

Para entender por qué lo que pasa en Argentina no sucede en Uruguay, Oddone dijo que “la clave es el sistema de partidos políticos”.

“Uruguay tiene un sistema de partidos políticos con conexiones directas con los grupos de interés y de presión como los trabajadores o los productores agropecuarios, pero los partidos tienen una independencia relativa” mientras que en Argentina esa dependencia de los partidos “es muy superior”.

Los partidos políticos uruguayos “han construido un consenso de economía relativamente abierta al exterior, integrada a la región vía Mercosur, una mayor disciplina fiscal a la de los años 60 y 70, y el acuerdo de que la inflación es un problema”.

Esos acuerdos con matices forman parte del consenso de quienes han gobernado en los últimos años, concluyó.

Foto: Ec. Oddone en radio Uruguay.

LA ENTREVISTA COMPLETA. (DURACIÓN 10 MINUTOS).

Fuente:

Publicidad