27 de agosto de 2010 15:15 PM
Imprimir

Negociarán cambios en el proyecto

El Congreso intenta avanzar hacia una ley para modificar las retenciones agropecuarias. Ya hay un proyecto en Diputados con dictamen favorable de dos comisiones.

El Congreso Nacional dio esta semana dos pasos clave para traerle previsibilidad a la producción agropecuaria. El primero fue la decisión de no prorrogar las facultades delegadas al Poder Ejecutivo, entre las que estaban las retenciones al sector; el segundo fue lograr un dictamen favorable en comisiones a un proyecto sobre los derechos de exportación.Más allá de este buen comienzo, sin embargo, aún queda mucho por andar para que el proyecto se convierta en ley. Negociar con los bloques que presentaron proyectos en minoría será otro paso fundamental para que la iniciativa pueda ser sancionada por Diputados. Las mayores diferencias están planteadas en la forma de la segmentación y en el valor de la alícuotas para los cinco principales granos (soja, maíz, trigo, sorgo y girasol).Mientras se siguen las diligencias legislativas -se cree que en dos meses la Cámara de Diputados estaría tratando el proyecto- la vigencia de las retenciones plantea algunas divergencias constitucionales. Juristas sostienen que con el vencimiento de las facultades delegadas se caen también las retenciones. Para dilucidar la cuestión, algunas entidades agropecuarias, como la Sociedad Rural Argentina, y partidos político, como la Coalición Cívica que lidera la diputada Elisa Carrió, no descartan presentar un recursos ante la Corte Suprema para que se expida sobre la continuidad de los derechos de exportación.Por más apoyo. El proyecto que salió de las comisiones de Agricultura y Economía de Diputados con dictamen favorable, aunque con disidencias, contempla la eliminación de las retenciones para trigo, girasol, sorgo y economías regionales y una baja paulatina hasta su eliminación para la carne, maíz. Para la soja prevé un piso de 10 por ciento soja. Prevé la figura de la segmentación, solicitada por la Mesa de Enlace, para las producciones de soja y de maíz. Buscó ser una síntesis de los 29 proyectos presentados por los diputados sobre el tema.Sin embargo, no deja a todos contentos. Las posiciones en contra, expresadas en dos proyectos en minoría (uno del Socialismo y del Proyecto Sur y otro de los diputados radicales Ulises Forte y Pablo Orsolini, ex dirigentes de la FAA), obligarán a negociar en los próximos días algunos cambios en el texto original. De lo contrario, sus propios precursores admiten que el número de diputados necesarios para su aprobación en el recinto estará en peligro."No es un proyecto que conforme a todos, pero es el más posible. Hay tiempo hasta que baje al pleno para mejorarlo y enriquecerlo", admitió el diputado cordobés Gumersindo Alonso (Frente Cívico), presidente de la Comisión de Economía e integrante de la Agricultura.Números ajustados. En las entidades rurales, el diagnóstico es parecido. En Coninagro sostienen que el proyecto logrado no es el ideal. "Lo sabemos. Pero es el proyecto que pudimos consolidar entre distintos sectores. Creemos que debe existir una diferenciación entre pequeños y grandes productores para ubicarlos en un mismo plano de competitividad", precisó la entidad que preside Carlos Garetto. Convocó a seguir trabajando en el Congreso y a aportar ideas a través de los canales institucionales.Mientras la comisión de Presupuesto tiene 30 días para analizar el proyecto con dictamen de la mayoría, la tarea de quienes propician la iniciativa será poder acercarse a los que votaron en disidencia."Hay tres dictámenes con la posibilidad de hacer uno más integral. Es importante que se sumen otros bloques, porque no está asegurado el número para sancionarlo", sostuvo Christián Gribaudo, diputado del PRO quien acompañó la firma del proyecto pero con disidencias. Los diputados que responden a Mauricio Macri plantearon sus diferencias respecto a la segmentación del impuesto (están en contra) y a que la carne y el maíz deberían tener retenciones cero.Por cadenas. El proyecto elimina las retenciones a los siguientes productos: carnes porcinas, ovinas y aviares; menudencias y sebos (bovinos, porcinos, aviares); embutidos; conservas de carne; trigo y derivados (harina, gluten); centeno, cebada, avena, arroz y sorgo; harina de maíz; malta de cebada; granos y aceites de girasol, de maní y de colza; lino; maíz pisingallo; algodón, lanas; y los lácteos.También a las hortalizas, frutas, conservas y jugos de frutas; yerba mate y té; miel, aceite de oliva; semillas forrajeras y de hortalizas; pellets de alfalfa; azúcar; vinos y mostos; tabaco; maquinaria agrícola e implementos; y aserrín, desperdicios y desechos de madera.Maíz. La propuesta establece que a partir del 1#176; de enero de 2011, el maíz pasará a tener un derecho de exportación del 10 por ciento (actualmente es del 20 por ciento), con una baja paulatina que incluye una alícuota del cinco por ciento, a partir del 1°; de enero de 2012, y retenciones cero desde el primer día de 2013.La Asociación Maíz y Sorgo Argentino (Maizar), que reúne a todos los eslabones de la cadena de valor de ambos granos, apoyó el dictamen alcanzado en Diputados para cambiar el régimen de retenciones. No obstante, ratificó su posición de contar con retenciones cero para el maíz. Sostiene que, en un escenario sin derechos de exportación, la producción de maíz podría llegar a 30 millones de toneladas, que se traduciría en 487 millones de dólares más en conceptos de impuestos coparticipables y un valor agregado a toda la cadena de 812 millones de dólares.El ahorro por el pago de retenciones sería de 482 millones de dólares.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *