27 de agosto de 2010 06:28 AM
Imprimir

Asado, del otro lado del charco

En el segundo semestre, el consumo de carne vacuna bajaría a 48 kilos per cápita

–Mientras los frigoríficos, mi amigo don Produ, se pelean con suerte diversa por el reparto de la escasez, la ley nacional de carnes –un instrumento que viene del último régimen militar– también cayó en la volteada de las facultades delegadas y delegantes, según algunos análisis que se hacían esta semana en el sector.–Tanto como eso, no me consta, estimado don Tecno. Sí he visto que la idea original de sacarle todas las retenciones del 15 por ciento a la carne vacuna fue dejada de lado en el dictamen de los diputados, supongo que en aras de cierto gradualismo fiscal, y se propone una disminución al 10 por ciento para llegar recién en 2013 a una eliminación.–Lo que escuché sobre la ley de carnes es el interés de ir a una reforma, pero me parece que acá de nuevo habrá intereses muy encontrados. Los frigoríficos con habilitación federal pretenden igualar para arriba, con un estatus técnico y sanitario único, pero hay productores que hablan de impulsar el uso de “mataderos móviles”, que les permita hacer faenas locales, algo que la ley prohíbe de manera expresa.–Ya que hablamos de carnes, por mi lado aprecio que si bien en el nuevo reparto de la cuota Hilton Córdoba tendrá un volumen interesante, del orden de las dos mil toneladas, hay una mayor concentración del cupo porque, en principio, sólo será administrado por dos plantas exportadoras. Lo más grave es que los novillos no están.–Justamente, el hueco en la oferta y las cuotas de Moreno llevarían este año las exportaciones totales a un nivel bajo, con pocos antecedentes. En el calendario 2010/2011 begin_of_the_skype_highlighting              2010/2011      end_of_the_skype_highlighting habrá que mandar 30 mil toneladas Hilton, pero las plantas favorecidas con el reparto tendrán que salir con lupa a conseguir los novillos.–Con lo cual hay que mirar las dos caras de la moneda: ahora hay una buena relación costo-ingreso para los productores, pero el stock quedó diezmado en 10 millones de cabezas menos y llevará por lo menos cinco años tener una recuperación efectiva.–En línea con lo que usted menciona, en la Rural de Córdoba Néstor Roulet, flamante presidente de Cartez, anotó que en este segundo semestre el consumo de carne va a bajar todavía más, al nivel de 48 kilos per cápita. Los uruguayos, con una política de exportar los cortes de alto valor, sin restricciones, lograron superarnos también como consumidores. Ya están en los 58 kilos por habitante y por año.–Habrá que cruzar el charco para comerse un asado…

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *