27 de agosto de 2010 07:52 AM
Imprimir

Un logro que se festejó como propio

La caída de las facultades delegadas y el tratamiento de las retenciones en el Congreso marcan el inicio de un nuevo rumbo institucional.

Una semana con buena cosecha para las reivindicaciones del agro. La lucha gremial de los productores, a dos años de la batalla en el Congreso por la resolución 125, comenzó a dar sus frutos.Hay un aspecto más importante: los potenciales beneficios pueden alcanzar a todo el cuerpo social si, con el correr del tiempo, se hacen realidad las banderas de una mayor calidad institucional y previsibilidad económica.El inicio del nuevo rumbo quedó perfilado con la caída de las facultades delegadas del Congreso al Ejecutivo y el dictamen para una revisión de las retenciones en el ámbito legislativo.En términos políticos, es pertinente anotar otro revés para el Gobierno –que la Casa Rosada no insinúa contabilizar–. La caída de "superpoderes" es algo que el Ejecutivo no pudo frenar; ya no cuenta con los votos de otros tiempos, especialmente en Diputados. Entonces, se vuelve a abrir el juego entre los distintos poderes del Estado, algo saludable no sólo para los productores del agro.Frutos de la unidad. Más allá del debate interno y de las diferencias sobre el tratamiento de las retenciones, puertas adentro de las entidades gremiales del sector estos nuevos hechos políticos son anotados como resultado exitoso de la unidad gremial. Y el respaldo que las banderas rurales colectaron en amplios sectores de la sociedad, con una mirada estratégica coincidente para el país.Coninagro, una de las centrales de la Mesa de Enlace, describió lo ocurrido el martes como "un logro de los productores". Así, rescata el dictamen de mayoría de las Comisiones de Agricultura y Economía de la Cámara de Diputados proponiendo la eliminación de las retenciones en algunos productos y una baja progresiva en otros, hasta su desaparición."Esta gestión es el resultado de una lucha gremial de dos años. Es el corolario del esfuerzo de productores de todo el país, quienes creyeron que en las instituciones democráticas está la solución a sus problemas. Y es la consecuencia del respaldo que nuestros productores ofrecieron a las entidades representativas del sector", destacó la entidad que preside el cordobés Carlos Garetto.Tiempo de propuestas. Coninagro también plantea que el haber dejado la protesta y consolidado las propuestas es el camino a transitar. Y la conclusión es que el renovado papel del Congreso está en el buen camino.Aunque sostienen diferencias (como en el caso de la segmentación para pequeños productores), las centrales rurales han dado otra señal de madurez: no cerrarse en las posiciones y buscar los mejores instrumentos posibles.El árbol no deberá tapar el bosque. La política agropecuaria ya anotó demasiados tropiezos, que nublaron el horizonte productivo y económico. Todavía quedan grandes temas de fondo pendientes, como saldar las enormes falencias y concretar una reforma en serio del sistema impositivo. Junto con el debate por las retenciones, no es menor la tarea pendiente a favor de restar distorsiones y devolver transparencia a los mercados, afectados por un arsenal intervencionista que benefició a pocos y afectó a la mayoría.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *