28 de agosto de 2010 08:14 AM
Imprimir

Brasileños corroboraron la calidad genética lechera

Visita de productores para adquirir componentes que fidelicen las razas con las que se manejan en el estado de Rio Grande do Sul.

Organizado por el Centro de Genética del Litoral, entre el martes y este miércoles visitaron nuestra ciudad y la región un contingente de productores brasileños, ligados directamente a la producción, a cooperativas e incluso a espacios de Gobierno del Estado de Rio Grande Do Sul. Siendo del tercer territorio más lechero de Brasil, las visitas buscan consolidar criterios sobre la importancia de la inseminación artificial a través de semen de origen francés que se comenzó a comercializar desde la localidad de Paso Fundo en el vecino país, con el aval de una empresa nacional.
Además de haber visitado en la ciudad de Resistencia la central de CGL, al llegar a Rafaela recibieron charlas informativas sobre calidades de los productos, reproducción, nutrición y manejo de tambos, se les ofreció una recorrida por tres establecimientos, en Rafaela, Roca y Egusquiza, que ya cuentan con hembras nacidas de los primeros embriones que se habían generado a partir del aporte europeo, si bien en Brasil el manejo está más atrasado que en la Argentina por no contar con registros de cría, con pocas inseminaciones y tambos muy reducidos.
Mariano Morra, gerente regional de la empresa comentó que "el mercado genético lechero en la mayor parte del mundo está dominado por semen americano, lo que se les ofrece es la diferencia en los sistemas de evaluación que tiene Francia respecto a Estados Unidos, con mayor favoritismo por los sólidos y no tan a favor de la grasa, con una vaca más rentable, porque con el sistema de cuotas que tiene Europa, lo que interesa es producción al máximo de sólidos en menor cantidad de litros".
Rio Grande tiene un clima y un manejo bien adaptable a lo que se hace en Argentina, sin embargo trabajan además del Holando Argentino con razas cebuínas, Jersey y el objetivo es poder "desarrollar una cuenca en el Mato Grosso con 80 mil vacas en ordeño, que combine Holando, Pardo Suizo, Jersey, para lo cual ya mandamos más de 20 mil dosis".
Igor Flores es el veterinario que lideró el grupo de visitas, encargado de CGL en Brasil, comentó "somos, como otros países de América, grandes productores de ganado y de leche y por eso necesitamos un crecimiento de la genética y la producción". La idea es desembarcar con genética franco-argentina en Brasil, para mejorar el nivel de las razas, tanto en leche como en carne, obteniendo muestras efectivas de los parámetros de calidad.
"Nosotros tenemos una gran diferencia con la Argentina que está en los pequeños productores, porque acá los más chicos tienen cien vacas, nosotros tenemos 20 vacas, con una productividad por vaca que los mejores la tienen en 30 litros en dos ordeños por día; y en tres ordeños 40 litros, pero la media en muchos casos es de 15 litros", explicó, mientras a nivel nacional se duplica ampliamente el rendimiento por animal.
Flores remarca que a nivel gubernamental no existe una ayuda económica directa para los productores brasileños, pero si hay facilidades impositivas e incluso acceso a créditos para acceder a equipamiento, capacitación y animales. "Probablemente en 15 años hagamos lo mismo que hizo Argentina, vamos a tener menos productores y más producción".
A corto plazo se busca un crecimiento en la genética, teniendo en cuenta que el mercado brasileño crece un cinco por ciento por año, más allá de la gran entrada de leche en polvo importada, principalmente uruguaya. Existe una diferencia enorme en la estacionalidad, sin embargo el promedio anual aporta unos 30 centavos de dólar, lo cual alcanza para cubrir costos y permite poder planificar las expansiones en todos los estratos de la producción.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *