28 de agosto de 2010 01:53 AM
Imprimir

La importancia de los micronutrientes

Existe una correlación directa entre el volumen producido y la extracción de nutrientes. Así, cuanto mayor es la producción de un cultivo, mayor será la extracción, con lo cual el deterioro de la fertilidad de un suelo se acrecienta año tras año si estos nutrientes no son repuestos, perjudicando la sustentabilidad futura de nuestros campos.

Este incremento en la extracción, no sólo corresponde a los macro y mesonutrientes como Nitrógeno, Fósforo, Potasio, Azufre, Calcio y Magnesio, sino también a los micronutrientes como Zinc y Boro entre otros.Siempre que se habla de fertilización, se suele hacer referencia solamente a los macro y mesonutrientes. Especialmente, porque estos son quienes más han impactado en la respuesta obtenida sobre el rinde de los cultivos; y desde el punto de vista económico tanto el volumen requerido como el costo de los mismos tienen una participación relativamente alta en el costo total de producción.Sin embargo, es necesario también pensar en los micronutrientes, ya que es posible maximizar los rindes si se encuentran en las plantas los niveles adecuados, como es el caso del maíz. Tanto el nitrógeno como el fósforo presentes en el suelo o aportados por la fertilización requieren de la presencia y disponibilidad de los micronutrientes para poder ser utilizados eficientemente por los cultivos. En otro aspecto y de acuerdo a investigaciones realizadas sobre fisiología vegetal, cumplen un importante papel en la resistencia al stress vegetal (en especial sobre el comportamiento frente a enfermedades y plagas).
El zinc es un componente esencial de varios sistemas enzimáticos para la producción de energía, síntesis de proteínas y regulación del crecimiento. Las plantas con deficiencias en Zinc retrasan su madurez.El Zinc no es móvil en las plantas y, debido a esto, los síntomas de deficiencia ocurren principalmente en tejidos en crecimiento. La baja movilidad en las plantas sugiere una necesidad de aprovisionamiento constante o Zinc disponible para un óptimo crecimiento.Las deficiencias de zinc son principalmente encontradas en suelos arenosos, bajos en materia orgánica. A veces estas deficiencias ocurren en primaveras frías y están relacionadas a la reducción del crecimiento radical y a la disminución de la actividad microbiana sobre la materia orgánica del suelo (baja mineralización). Un incremento del pH disminuye la absorción de Zinc, como también altos niveles de hierro en suelos.Para solucionar las deficiencias de Zinc, en el mercado se presentan mezclas químicas granuladas que contienen Nitrógeno, Fósforo, Azufre y Zinc, con un grado equivalente 12-40-00-10S-1Zn, permitiendo aplicar los nutrientes necesarios para el maíz en un solo tratamiento, balanceando luego el Nitrógeno con el agregado de algún fertilizante nitrogenado, ya sea sólido o líquido.

Ing. Agr. Hugo Ramírez de Mosaic de Argentina S.A

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *