27 de agosto de 2019 00:51 AM
Imprimir

Efecto PASO y baja de precios: el mercado de fertilizantes crecería menos de lo esperado

CompartiremailFacebookTwitterLuego del consumo récord alcanzado el año pasado, el mercado de fertilizantespodría tener para 2019 un crecimiento menor al esperado inicialmente, por efecto del resultado que dejaron las PASO y la caída del precio del maíz en las últimas semanas. El año pasado, el mercado total alcanzó las 4,305 millones de toneladas, un volumen récord. Por las trabas que el […]

Luego del consumo récord alcanzado el año pasado, el mercado de fertilizantespodría tener para 2019 un crecimiento menor al esperado inicialmente, por efecto del resultado que dejaron las PASO y la caída del precio del maíz en las últimas semanas.

El año pasado, el mercado total alcanzó las 4,305 millones de toneladas, un volumen récord. Por las trabas que el anterior gobierno aplicó al trigo y el maíz, el mercado cayó en 2015 a 2,48 millones de toneladas, una marca que hizo retrotraer el consumo a su nivel de 2009, año donde incidieron tanto una sequía como el conflicto de 2008 por las retenciones móviles. Sin trabas a esos cultivos, el año pasado en cambio se logró un récord.

Con un 10% más que venía reflejando el mercado para trigo en julio/agosto y las expectativas puestas sobre una buena campaña para el maíz, se esperaba que el consumo tuviera este año una suba del 8/10%.

Sin embargo, tras el resultado de las PASO que significaron la derrota del presidente Mauricio Macri y el último reporte del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA), con una proyección de cosecha de maíz en ese país por encima de lo esperado por el mercado (353,09 millones de toneladas vs. los 335,12 millones que se aguardaban por excesos hídricos) que hizo deprimir los precios del cereal (en la Argentina la posición de la próxima cosecha perdió US$15 por tonelada), los números para el mercado de fertilizantes ahora son otros.

“Sería lógico que se repita (el nivel de 2018) o tenga un crecimiento marginal; un 3-4% sería un techo”, señaló Jorge Bassi, presidente de Fertilizar Asociación Civil en una jornada sobre perspectivas de fertilización para la campaña de maíz.

Para la siembra de maíz temprano, cuya implantación comienza en septiembre, el productor tiene definidas varias de sus acciones. En rigor, ya hizo barbechos con agroquímicos para limpiar los lotes de malezas y tiene adquirida la semilla. En el caso del fertilizante estaría un 30 por ciento comercializado.

El maíz temprano representa la mitad de la siembra total de la campaña del cereal. Con este maíz temprano de algún modo definido, las expectativas están puestas sobre el maíz tardío que se hace de noviembre en adelante y representa la otra mitad de la superficie.

Ahí es donde más podría haber un impacto sobre el área para el cultivo y también para la fertilización. Para Bassi, el efecto precios pegó más que el impacto de las PASO y es con el maíz tardío donde habría una posibilidad de “recalcular” por parte de los productores.

Vale recordar que la semana pasada la Bolsa de Cereales de Buenos Aires bajó su expectativa de crecimiento para el área de maíz. De esperar una expansión del 6,7% ahora aguarda 3,3 por ciento, lo que representaría 6,2 millones de hectáreas.

Pese a los factores que puedan influir sobre el mercado de fertilizantes, cuya performance final se define en un 60% con las ventas de septiembre a diciembre, para Bassi los márgenes con la fertilización en maíz siguen dando bien. “El repago (con la inversión) está para aumentar las dosis”, apuntó el presidente de Fertilizar.

Alberto Morelli, de Maizar
Alberto Morelli, de Maizar Crédito: Maizar

Según los datos que se presentaron en la reunión, hay una leve desmejora en la relación insumo-producto (cuantos kilos del cereal se necesitan para comprar un kilo del insumo), pero igual esa relación es mejor respecto de los últimos cuatro años para el período 2013/2017.

En el fertilizante fosfato monoamónico, el año pasado hacían falta 4,58 kilos de maíz para comprar uno del fertilizante. Ahora se requieren 4,66 kilos. No obstante, el promedio 2013/2017 da 5,16 kilos.

Para la urea, el año pasado se requerían 3,57 kilos del cereal para uno de este fertilizante. Ahora hacen falta 3,82 kilos. No obstante, en el período 2013/2017 hicieron falta 3,87 kilos.

Para Alberto Morelli, presidente de la Asociación Maíz y Sorgo Argentinos (Maizar), para la superficie del maíz “está todo abierto”. Es decir, no está dicha la última palabra sobre qué va a ocurrir con el área.

Recordó que el año pasado se aguardaban 5,8 millones de hectáreas para grano comercial y terminaron siendo 6 millones de hectáreas. Además, se aguarda el próximo informe del USDA con la evolución del cultivo en ese país y podría haber menor producción mundial.

“Por delante todavía faltan algunas cosas como para que se afecte severamente al maíz”, dijo. Morelli destacó que el valor actual (unos 135 dólares por tonelada) es un valor que “paga los costos y deja una rentabilidad razonable”. Indicó que “no es buena herramienta bajar el paquete (de tecnología) para abaratar” porque eso significa menores rindes. “Este precio todavía sirve”, coincidió Bassi.

Por: Fernando Bertello
Fuente:

Publicidad