28 de agosto de 2010 18:19 PM
Imprimir

CRA denunció un pacto de connivencia entre el Gobierno y la Industria Molinera

La entidad dirigida por Mario Llambías salió con los tapones de punta a criticar la resolución de la ONCCA que amplía las compensaciones a los molinos, afines al kirchnerismo. Advirtió que la medida generará presiones inflacionarias, al aumentar el intervencionismo, el gasto público y exacerbar la demanda. Cómo funciona el esquema de intervención gubernamental en el trigo y la respuesta de los principales socios comerciales argentinos.

Confederaciones Rurales Argentinas (CRA), la entidad dirigida por Mario Llambías, denunció que el Gobierno nacional viene incrementando en el último tiempo el sistema de compensaciones a la industria molinera y la intervención en el sector rural.

“Viene profundizándose el esquema de compensaciones a la Industria Molinera Argentina y se incrementa la intervención en el agro”, apuntó CRA, una de las entidades del campo más polémicas y confrontativas con el kirchnerismo desde marzo de 2008.

“Esto revela la ineficacia del sistema (de compensaciones) para contener los precios al consumidor y una industria que no es competitiva”, disparó la entidad rural, que algunos días atrás había asegurado que “el impacto del trigo sobre el precio del pan es nulo”.

El ataque de CRA se debe a que ayer el Gobierno, a través de la ONCCA, anunció que los molinos de trigo y/o usuarios de molienda que vendan harina de trigo calidad “cuatro ceros” quedarán de ahora en más incluidos en el régimen de compensaciones.

Según el polémico organismo de control agropecuario, la disposición firmada por su presidente Juan Manuel Campillo, da cuenta de los argumentos presentados productores y operadores, tendientes a solicitar la inclusión de este tipo de harina en el régimen de compensaciones que incluía, hasta ahora, solamente a la harina de calidad “tres ceros”.

A partir de esta resolución, desde el campo salieron con los tapones de punta ya que en reiteradas oportunidades el Gobierno manifestó que las compensaciones van dirigidas a productores, cuando en realidad apuntan a subsidiar a grandes empresas del sector rural.

“El incremento en las compensaciones a los molinos generará presiones inflacionarias, al incrementar el intervencionismo, el gasto público y exacerbar la demanda”, señaló la dirigencia de CRA mediante un comunicado de prensa que accedió La Política Online.

“El desarrollo del mercado de trigo necesita de un régimen de exportaciones confiable, como la eliminación de normativas discrecionales y los subsidios al sector, tanto en materia de retenciones, diferenciales arancelarios y compensaciones”, agregaron.

La polémica y discutida Industria Molinera, nucleada en FAIM y dirigida por el kirchnerista Alberto España, recibe un subsidio por la venta de bolsa de harina por casi el 50% del valor de venta acordado con Comercio Interior, que asciende a 44 pesos.

En este sentido, el comunicado de CRA destaca que los subsidios a esta industria sumada a las distorsiones al mercado agropecuario son objetos de cuestionamiento por parte de nuestros socios comerciales, tales como Uruguay, Brasil y Paraguay.

“Uruguay impuso una tasa del 12% (decreto 484/2007) a las exportaciones de harina de origen argentino, mientras que Brasil ha impuesto Licencias de Importación previa para la harina de trigo de origen argentino”, asegura la entidad de Llambías.

En tanto, el esquema de intervención mencionado por CRA en el mercado de trigo se compone de compensaciones, restricciones a las exportaciones –mediante ROEs de Comercio Interior-, diferenciales arancelarios y derecho de exportación al trigo.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *