29 de agosto de 2010 09:09 AM
Imprimir

Cuando los médicos se pusieron del lado de los pueblos fumigados

El viernes 27 y sábado 28 se realizó el primer Encuentro Nacional de Médicos de Pueblos Fumigados en el Pabellón Argentina de la Universidad Nacional de Córdoba (UNC).

En la actividad expusieron profesionales de la salud sobre las enfermedades ocasionadas por el uso de agro-tóxicos, especialmente, el glifosato.Los disertantes analizaron científica y socialmente los problemas de salud que acarrea la utilización indebida de insecticidas. Entre ellos, expusieron médicos de la provincia de Santa Fe, Chaco, Misiones y Córdoba.Además, hubo una breve pero importante intervención de una de las madres de barrio Ituzaingó Anexo, quién dijo que hace más de diez años están luchando contra la contaminación.  Después de relatar la difícil aceptación de los médicos sobre la existencia de agroquímicos en las personas, expresó que "no hay vuelta atrás, muchos de nosotros hemos perdido gente".Con respecto al panorama actual, dijo: "La situación nuestra es la misma con algunas mejoras porque nos seguimos enfermando, ya que después de los mil metros se sigue fumigando (…) sé que para estos casos hay que lucharla y hay que estar, para esto necesitamos médicos comprometidos".Luego, disertó el pediatra Rodolfo Páramo, quien explicó sus trabajos en el norte de la provincia de Santa Fe y recalcó, de modo eufórico, los intereses económicos y la falta de humanidad de los ingenieros agrónomos a quienes calificó de "genocidas". Sobre los efectos de los agro-tóxicos, narró los problemas respiratorios y de piel que presenta la población de Malabrigo.Por otra parte, Páramo refirió al deber como profesional y como egresado de la universidad cordobesa. Esto provocó el aplauso de los presentes. En tal sentido, afirmó: "Egresé de una universidad pública, para mí es un deber ético y moral advertir si encuentro algo que está provocando daño mínimo o máximo a la salud de una población".Por la tarde, expusieron Coni Fita, directora del Registro de Tumores Córdoba; Analía Otaño, integrante de la Red Salud Popular y delegada del Ministerio de Salud de la Nación en el Chaco; María del Pilar Díaz, directora de Epidemiología Ambiental del Cáncer de la UNC , entre otros. Explicaron la relación entre  el cáncer y  el agro-tóxico.Por la mañana, disertó Gladys Trombotto, genetista en la Maternidad nacional, quien brindó datos específicos sobre el aumento de malformaciones por la utilización de insecticidas. Uno de las cifras significativas fue de 700.000 niños que nacen en Argentina, 21.000 tienen malformaciones.Trombotto manifestó que, a nivel provincial, no hay vigilancia epistemológica ni en barrio Ituzaingó ni en Montecristo. Luego, agregó que en Córdoba y Santa Fe se utilizan más de 160 millones de litros de agro-tóxicos. Algunos de los efectos de este líquido son: pubertad anticipada, diabetes, daño renal hepático e intestinal.Alrededor de las 11, expuso Hugo Gómez Demaio, quien es Jefe del Servicio de Pediatría de Posadas, Misiones. Durante más de media hora demostró, mediante imágenes y relatos estremecedores, las secuelas provocadas por los químicos en la provincia del nordeste.El doctor criticó a los productores de soja así como a todos los productos vinculados a la actividad agropecuaria. Aseguró que es altamente nocivo consumir todo lo relacionado con Monsanto, Cargil, Nestle, Unilever con Agro y Ades.Así, con una sensación colmada de indignación por los intereses de las multinacionales en detrimento de la humanidad, terminó su disertación.  Para finalizar, exigió: "Soberanía alimentaria y distribución alimentaria equitativa". Los aplausos que siguieron a estas palabras y los abrazos de sus colegas demostraron el compromiso con la vida que tienen todos los médicos que asistieron al encuentro.La jornada terminó después del mediodía luego de las explicaciones técnicas del docente de la Universidad de Buenos Aires (UBA), Andrés Carrasco acerca de los efectos del glifosato.Para saber: el glifosato es una de los herbicidas de amplio espectro más empleado en todo el mundo para el control de las malezas. En Argentina se utiliza, principalmente, en cultivos de soja transgénica resistentes al glifosato, que se incrementó desde 1997, y convirtió al país en el primer exportador de harina y aceite de soja y el tercer exportador de granos de soja del mundo.CARTA ABIERTA DE LOS MEDICOS DE LOS PUEBLOS FUMIGADOS A LAS ENTIDADES AGROPECUARIAS1º Encuentro Nacional de Medicos de Pueblos Fumigados.Córdoba, 27 de agosto de 2010Sr. Hugo Biolcatti, Presidente de Sociedad Rural ArgentinaSr. Mario Llambias, Presidente de Confederaciones Rurales ArgentinasSr. Eduardo Buzzi, Presidente de Federación Agraria ArgentinaLos miembros de los equipos de salud de los pueblos fumigados de Argentina, junto con los científicos, investigadores y académicos, reunidos en el 1 Encuentro Nacional de Medicxs de Pueblos Fumigados, concretado en la Facultad de Ciencias Médicas de la Universidad Nacional de Córdoba, nos sentimos en la imperiosa necesidad de dirigirnos a ustedes, en forma directa y publica para hacerles conocer que es muy grave la situación de la salud de las poblaciones de los pueblos fumigados en la Argentina y que esta se agrava día a día.Y que los canceres y otras enfermedades severas son detectadas con más frecuencia ahora. Al igual que los abortos espontáneos, trastornos de fertilidad y nacimiento de hijos con malformaciones congénitas que encontramos con índices muy elevados. Y que los trastornos respiratorios, endocrinos, hematológicos, neurológicos y psíquicos son, también ahora, mucho más frecuentes en las poblaciones sistemáticamente fumigadas. Fumigadas porque comparten el mismo espacio geográfico que los cultivos agroindustriales y transgénicos que ustedes explotan.En las 23 millones de ha. ocupadas por cultivos transgénicos viven, en o entre sus campos, 12 millones de compatriotas, ellos son nuestros pacientes y por lo tanto tenemos una enorme responsabilidad en el resguardo de su salud y en la defensa de sus derechos a la misma.Queremos decirles a Uds., presidentes de las principales entidades agropecuarias, que sabemos que están fumigando 300 millones de litros de venenos sobre esta población, que lo hacen sin ningún tipo de control y que el negocio de los laboratorios multinacionales de agroquímicos esta desencadenado en la Argentina, por lo que cada vez utilizan más y más tóxicos por ha., de manera irracional.Queremos decirles también que nosotros, los médicos y demás miembros de los equipos de salud, los investigadores, científicos y académicos que analizamos este problema, no creemos es más, estamos seguros que los crecientes padecimientos en la salud de los habitantes de los pueblos fumigados son generados por las fumigaciones que ustedes realizan. Y esta seguridad nos las da conocer como viene evolucionando la salud de nuestras comunidades y cotejarla con la creciente información científica, que destaca las evidencias disponibles con respecto al daño que genera la exposición de pesticidas a la salud en poblaciones susceptibles.Queremos decirles que no tenemos ningún interés mezquino oculto, no tenemos ningún interés económico, ni político partidario, ni religioso, ni de ningún  otro tipo, que no sea el resguardo de la salud de nuestros pacientes, para decirles lo que aquí estamos afirmando y exortarlos a que PAREN DE FUMIGAR.Por último, queremos decirles, que sabemos que están aprovechando una coyuntura internacional con precios en alza y demanda sostenida, pero sus ganancias no justifican los canceres de nuestros pacientes ni las malformaciones de nuestros hijos.-

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *