2 de septiembre de 2019 10:49 AM
Imprimir

Políticas claras para una producción de carne democrática

Según Ulises Forte, Presidente del IPCVA, es clave incluir a las pequeñas y medianas capas agrarias, a todos los frigoríficos y a los eslabones de la cadena, desde peones rurales hasta carniceros.

Por Ulises Forte Presidente del IPCVA.

Siempre se dice que el primer efecto de las medidas económicas debe ser el de generar confianza y previsibilidad. Y estos aspectos son aún más centrales en las actividades de largo plazo, como la producción de carne vacuna.

Por eso, más allá del escenario político, la crisis económica y las vicisitudes por todos conocidas, es necesario dejar en claro que nuestra actividad, una de las pocas que sigue dando buenas noticias, requiere de consensos básicos para su desarrollo en los próximos años.

Estamos hablando de un desarrollo democrático, no de buenos números en una planilla Excel sino que también incluya a las pequeñas y medianas capas agrarias, a todos los frigoríficos, a todos los eslabones de la cadena, desde peones rurales hasta carniceros.

Por eso, desde el IPCVA, que representa a toda la cadena de ganados y carnes de la Argentina, queremos puntualizar nuevamente algunos aspectos centrales, no solamente para nuestro sector sino también para la economía en general y el mantenimiento de uno de los productos más emblemáticos y queridos por los argentinos.

Porque es cierto que seguimos creciendo en exportaciones pero no menos cierto es que existen señales de alerta (descapitalización de productores pequeños y medianos, caída en el consumo interno, alta faena de hembras, estancamiento del stock ganadero, etc.).

 

Así que, como lo que abunda no daña, dejamos en claro nuevamente las necesidades del sector de cara a los próximos años:

-Políticas públicas claras coordinadas con el sector privado. 
​-Financiamiento a tasas acordes (tanto para la producción como para la industria). 
​-Simplificación del sistema tributario. 
​-Incentivos para la producción y faena de animales pesados. 
​-Regrupamiento de estándares sanitarios. 
​-Apertura de nuevos mercados y promoción externa sin descuidar el mercado interno (con campañas específicas y segmentadas de consumo dentro del país). -Esquema progresivo de distribución por cortes. 
​-Políticas claras para la exportación de cueros. 
​-Establecimiento de sistemas confiables de medición de gases de efecto invernadero de la Argentina (para contrarrestar campañas internacionales) y políticas coordinadas de bienestar animal.

 

En definitiva, la producción de carne necesitará en los próximos años de políticas públicas previsibles que van mucho más allá de un gobierno. Porque no se trata –insistimos- de generar un Estado bobo que se meta en el negocio para beneficio de unos pocos amigos, ni de un Estado ausente que no equilibre las notables asimetrías que se generan en el sistema.

Necesitamos, para los próximos años, un Estado inteligente que se beneficie con el crecimiento de una de las actividades productivas más federales, democráticas e inclusivas del país.

IPCVA

IPCVA

La industria frigorífica puede seguir creciendo

Por Jorge Torelli Vicepresidente del IPCVA.

Las exportaciones de carne vacuna argentina siguen creciendo y esto es una buena noticia para la industria frigorífica.

No obstante, no existe una sola industria frigorífica ni todo lo que brilla es oro, por lo que es necesario remarcar algunos problemas para que este crecimiento se consolide en los próximos años.

En primer lugar, es necesario diferenciar entre la industria exportadora y la consumera.

La exportadora está trabajando a full, con la capacidad instalada a tope, mayormente por el fenómeno China pero también atendiendo eficazmente otros mercados, como la UE, Rusia, Chile o Israel.

La consumera, es justo reconocerlo, se encuentra en una situación más delicada, con un mercado interno deprimido y en algunos casos incluso con rentabilidad negativa. Muchos de los frigoríficos consumeros están visualizando que la salida exportadora –aún a destinos con de baja exigencia- puede ser una buena opción aunque se enfrentan con la misma realidad económica que afecta a tantos otros sectores: la inversión se hace prácticamente imposible con las tasas actuales.

Lo esperable en el corto plazo, para la industria consumera, es que se recupere el valor del salario ya que -como sabemos desde el IPCVA- los argentinos aumentan el consumo de carne vacuna ni bien mejoran sus ingresos. No sería extraño que rápidamente, ante una pequeña recuperación económica, se vuelvan a consumir 55 kilos per cápita al año (actualmente estamos en 50). Esta situación tan esperable, no obstante, es distinta a la de otras épocas ya que existe una fuerte competencia de las otras carnes (pollo, cerdo) en el mercado interno.

IPCVA

IPCVA

Volviendo a la industria exportadora, las tasas también son un freno para aumentar la capacidad de congelamiento y los depósitos para productos congelados –uno de los aspectos más críticos para seguir creciendo-, ya que para ello se requiere de una gran inversión que pocas fábricas están realizando con recursos propios, sin un financiamiento razonable.

En definitiva, la industria -“toda” la industria frigorífica- puede seguir creciendo pero con acceso a un financiamiento acorde que le permita complejizar su operación y profesionalizar aún más su estructura.

Y, por supuesto, más allá del resultado de las próximas elecciones, será necesario mantener y profundizar en el tiempo la articulación público-privada que tan buenos resultados le dio al país, como quedó demostrado en los últimos años, generando empleo y divisas.

IPCVA

IPCVA

Sigue la promoción de carne vacuna Argentina en EE.UU

Los exportadores coinciden en que se trata de un mercado estratégico para la cadena de ganados y carnes.

Después de la ansiada reapertura del mercado de Estados Unidos, lograda hace algunos meses, el Instituto de Promoción de la Carne Vacuna Argentina (IPCVA) continúa la campaña de posicionamiento del producto más emblemático del país.

En este caso, el IPCVA, junto con el Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto y los consulados argentinos en Los Ángeles, Chicago y Miami, organizarán durante septiembre los primeros “Argentine Beef Days” (“Día de la carne vacuna argentina”).

El objetivo de estos encuentros es presentar la carne vacuna argentina a importadores, distribuidores, prensa especializada y representantes del sector HORECA (hoteles, restaurantes y servicios de catering) en almuerzos en donde se ofrecerá una degustación de distintos cortes.

De acuerdo a la información enviada por los consulados, se espera un número superior a los cien invitados en cada evento, los cuales se llevarán a cabo en Los Ángeles (3 de septiembre, Restaurante BOA, Chicago (5 de septiembre, Hotel Drake) y Miami (9 de septiembre, Graziano´s Coral Gables).

Estos primeros “Argentine Beef Days” permitirán no sólo presentar públicamente la carne vacuna argentina sino también brindar información sobre el producto y las empresas argentinas habilitadas para exportar hacia ese destino.

“Es un mercado muy importante, no solamente por los posibles volúmenes de venta sino porque también es un país testigo para otros destinos”, aseguró Ulises Forte, Presidente del IPCVA. “Trabajamos muy duro desde el IPCVA para lograr la reapertura, financiando el estudio de abogados que llevó adelante el Panel ante la OMC que promovió nuestro país para conseguir el reingreso de la carne vacuna”, recordó.

El mercado de Estados Unidos presenta para la carne argentina dos grandes vetas de negocio: la carne para industria (trimming), con valor de commodity, y los segmentos de demanda de cortes de alta calidad.

En mayo de este año, el IPCVA dio el puntapié inicial a la campaña con la participación en la National Restaurant Association Show, una importante feria de alimentación que se llevó a cabo en la ciudad de Chicago.

IPCVA

IPCVA

La cría en el árido mendocino

El pasado 8 de agosto, el Instituto de Promoción de la Carne Vacuna Argentina (IPCVA) llevó adelante una jornada a campo en la localidad de General Alvear, Mendoza. Allí se dieron cita más de 500 productores ganaderos para pensar el potencial de la ganadería de cría en la zona.

La jornada se realizó en el Establecimiento “El Triángulo”, ubicado en el kilómetro 757 de la Ruta Nacional 188. Durante la apertura, disertaron el productor y propietario del establecimiento, Armando Olivares, el director de la EEA INTA Rama Caída, Martín Daniele, el presidente de Federación Agraria Argentina, Carlos Achetoni, el intendente de General Alvear, Walter Marcolini, y el presidente del IPCVA, Ulises Forte.

“Como oriundo de General Alvear, para mí es muy valioso que el IPCVA haya organizado una jornada en esta zona, para mostrar la potencialidad y las dificultades que tenemos para realizar aquí una ganadería que únicamente se puede llevar a cabo contando con muchas hectáreas y pocas vacas. Pero también para demostrar que, con tecnología, con eficiencia y con trabajo con los organismos se le puede dar potencia, teniendo también en cuenta el contexto nacional e internacional que tiene la ganadería. Debemos crecer para abastecer más al mercado interno, de Mendoza y del país”, señaló Achetoni, haciendo referencia a que sólo el 14% de la carne que se consume en la provincia proviene de su mismo territorio.

Por su parte, Forte aseguró que “sigo siendo optimista en el negocio de la carne porque hay algunas buenas noticias”. “Este año se empezaron a ver los resultados de mucho trabajo como por ejemplo en China, Rusia, Chile, la reapertura del mercado de Estados Unidos, que nos facilitará entrar en Canadá, y llegar con la carne argentina a Japón. Siempre digo que esto nos ‘condena’ a los argentinos a comer carne de por vida, porque se llevan los cortes que nosotros no consumimos”, agregó. “Además, hay que fomentar el mercado interno, porque el 80% de lo que producimos lo comemos nosotros; tenemos el desafío de aumentar la producción para poder cubrir todos los mercados. Hoy nos faltan 8 millones de cabezas para tener las que teníamos en 2006, es decir que poseemos una capacidad de crecimiento tremendo. Hay que seguir trabajando articuladamente entre lo público y los privados para lograrlo”, concluyó.

Luego fue el tiempo de las disertaciones: la presentación del establecimiento, a cargo de Olivares; “Perspectivas del sector cárnico frente a los nuevos escenarios”, dictada por Jorge Torelli (vicepresidente del IPCVA) y Eugenia Brusca (del departamento de promoción interna del Instituto); “No sólo del pasto vive la vaca, el agua es fundamental”, a cargo de Ricardo Sager, director de EEA INTA San Luis; “Enfoque de un sistema productivo para la toma de decisiones”, por Alberto Belgrano Rawson, productor, INTA San Luis, y “Claves para vender un ternero más pesado en el árido mendocino”, por Lucas Gelid, INTA Anguil.

La jornada contó también con dos “paradas” o salidas a campo: rodeo de cría y campo natural rolado con siembra de pasto llorón.

IPCVA

IPCVA

Propuestas ganaderas en La Pampa

El 4 de julio pasado, el IPCVA llevó adelante un seminario ganadero en Santa Rosa, La Pampa, al que asistieron más de 350 productores y estudiantes de la región. El encuentro, realizado con el slogan “Diagnóstico y propuestas para el desarrollo de la cadena de ganados y carne vacuna en la provincia de La Pampa”, se llevó a cabo en el predio “La Campiña”.

La apertura estuvo a cargo del presidente del Instituto, Ulises Forte, quien aseguró que “tanto en China, que sigue sin tener techo, como en otros mercados tradicionales o nuevos, la demanda de nuestra carne está garantizada. Esas son las señales de aliento”. Tras indicar que la Argentina exporta hoy 600 mil toneladas de carne a distintos mercados, dijo que hace cuatro años esa cifra era de 80 mil toneladas. Pese a ello, insistió en la necesidad de que se genere desde el Estado un plan de apoyo a la producción de carne, con facilidades para productores, que permita recuperar las cabezas perdidas en la última década.

Como es habitual en estas acciones de capacitación que lleva a cabo el IPCVA a lo largo del año, el seminario contó con distintas disertaciones: Adrián Bifaretti (jefe de promoción interna del IPCVA) se refirió a las “Claves del marketing de carne vacuna cuando se apunta a los segmentos de mercado de las generaciones más jóvenes”; “Oportunidades de Argentina en el comercio mundial de carne vacuna” estuvo a cargo del vicepresidente del Instituto, Jorge Torelli. Por su parte, Mariano Oyarzabal, de la Facultad de Agronomía de la Universidad de Buenos Aires e investigador del Conicet describió el monitoreo de la productividad forrajera mediante satélites; y Lucas Gelid (de la EEA INTA Anguil, La Pampa) se refirió a las aplicaciones de las tecnologías de precisión en ganadería bovina. A su tiempo, Guillermo Meglia, de la Facultad de Ciencias Veterinarias de la Universidad Nacional de La Pampa, habló sobre la evolución de la Brucelosis en Argentina y la situación de la enfermedad en Chile y Uruguay, mientras que Aníbal Pordomingo, también de la EEA INTA Anguil, disertó sobre “Estrategias de recría y engorde para la región”. Finalmente, el asesor privado Andrés Halle, realizó una disertación titulada: “En búsqueda de mayor rentabilidad a través del planeamiento”.

Integrando el negocio en Santiago del Estero

El pasado miércoles 19 de junio, el Instituto de Promoción de la Carne Vacuna Argentina llevó a cabo una intensa jornada a campo en el Establecimiento “El Manso” (Óleos del Centro S.A.), ubicado a 45 km de Quimilí, Santiago del Estero. Bajo el slogan “Integrando el negocio ganadero”, contó con la presencia de más de 500 productores de la región.

La apertura del evento estuvo a cargo de Luis Magliano (de Óleos del Centro S.A.), Rodolfo Balbi (presidente del Consejo Regional INTA Tucumán-Santiago del Estero) y Jorge Torelli (vicepresidente del IPCVA), quien aseguró que “las jornadas a campo son un formato muy exitoso porque a los productores nuestros les gusta ver, tocar, mejorar, copiar cosas de los establecimientos, y por eso valoro que nos hayan abierto las puertas de este lugar. Y creo que es la mejor forma de transferir tecnología, aquí hay mucha inversión, pero también mucho trabajo, y sirve para demostrar que se pueden hacer cosas, simplemente tomando la decisión de hacerlo”.

A continuación, Damián Manzanelli y Oscar Ferrero realizaron la presentación del establecimiento. Posteriormente fue el turno de las disertaciones: “Perspectivas del sector cárnico frente a los nuevos escenarios”, a cargo de Jorge Torelli; “Oportunidades y desafíos del consumo de carne frente a las nuevas generaciones”, por Eugenia Brusca, del departamento de promoción interna IPCVA; “La suplementación, herramienta para mejorar el uso de megatérmicas”, a cargo de Úrsula Ingrid Wolf de la EEA INTA Quimilí. Más tarde fue el turno de “Pasturas megatérmicas, alternativas para ampliar el período de producción”, por Liliana Clausen, también del INTA, y “Últimos avances en silaje de Gatton”, a cargo de Rubén Giménez (INTA Manfredi).

El evento contó con tres salidas a campo: “Destilería de maíz”; “Corrales de engorde” y “Recría sobre pastura de Gatton” y la visita del por entonces secretario de Agroindustria de la Nación, Luis Miguel Etchevehere (Hoy ministro), quien formó parte del panel de cierre de la jornada.

Encuesta sobre hábitos de consumo de carne vacuna en la Argentina

El Instituto de Promoción de la Carne Vacuna Argentina realiza junto al Conicet una evaluación cuantitativa de riesgo para determinar en cuánto se asocia el Síndrome Urémico Hemolítico al consumo de carne bovina en la Argentina.

El trabajo de investigación es realizado por el IPCVA junto a investigadores y becarios de la Red de Seguridad Alimentaria de CONICET, con amplia trayectoria en el tema.

En la investigación se analizan 3 matrices cárnicas: cortes enteros, hamburguesas industriales y carne picada fresca, para lo cual se identificó la necesidad de conocer los hábitos de compra y consumo de carne en la Argentina. El equipo de trabajo lanzó una encuesta nacional para conocer esos hábitos, la cual fue coordinada por investigadores y docentes de la Universidad Nacional de Tucumán.

IPCVA

IPCVA

La encuesta, compuesta por 15 preguntas, fue respondida por 5658 consumidores de todas las jurisdicciones del país.

Aunque aún no está procesado el informe final, los investigadores destacaron algunos resultados preliminares: -El 76% de los entrevistados consume carne bovina entre 2 y 7 veces por semana.

-El 97% consume cortes de carne bovina, 57% hamburguesas y 66% carne picada.
​-El 97% consume cortes de carne bovina y 90% carne picada en el hogar.
​-El 67% consume hamburguesas en restaurantes.
​-El 69% compra en carnicerías, 28% en supermercados y 3% en otros.
​-El tiempo que transcurre entre que compra la carne y la consume es menor a un día (23%), entre 1 y 3 días (40%) y más de 3 días (38%).
​-La carne es conservada congelada, 84% hamburguesas, 68% cortes de carne y 50% carne picada.
​-El 57% de los cortes se consume bien cocido, 43% semi-cocido y 0,5% crudo.
​-El 80% de las hamburguesas se consume bien cocida y 20% semi-cocida.
​-El 80% de los alimentos elaborados con carne picada se consumen bien cocidos, 20% semi-cocidos y 0,2% crudos.
​-El 45% a 66% acompaña la carne con vegetales crudos.
​-El 47% utiliza la misma tabla para cortar vegetales y carne cruda.
​-El 68% corta primero los vegetales y después la carne cruda.
​-El 75% lava la tabla después de cortar carne cruda.

Algunas recomendaciones Desde el Instituto de Promoción de la Carne Vacuna Argentina (IPCVA) se recomienda:

-Lavarse las manos antes, durante y después de la elaboración de alimentos.
​-Mantener la cadena de frío. Carne refrigerada: hasta 5ºC. Carne congelada: 18ºC.
​-Evitar la contaminación cruzada. Lavar y desinfectar utensilios (tabla, cuchillos, tenedor, recipientes) cada vez que se manipule carne cruda. Evitar el uso de los mismos utensilios para manipular carne cruda y cocida.
​-Cocinar hamburguesas y productos elaborados con carne picada hasta que no eliminen jugos rosados: 70ºC durante 2 minutos en el centro.
​-Utilizar agua potable.
​-Lavar y desinfectar los vegetales que van a consumirse crudos. Se puede utilizar 1 cucharada sopera de agua lavandina por litro de agua, sumergir los vegetales por 10 minutos y enjuagar con abundante agua potable.
​-Lavar y desinfectar las superficies donde se preparan y conservan alimentos: mesadas, heladeras, recipientes, entre otros.
​-Realizar la compra de productos cárnicos en locales habilitados.

Un cordobés ganó el concurso “Pasión por la carne vacuna”

Con una receta de vacío Lisandro Rodríguez Aráoz, cocinó su receta “Otoño en el valle” junto al chef Oscar “Coto” Fernández en el marco de la feria Caminos y Sabores.

Por segundo año consecutivo, el Instituto de promoción de la Carne Vacuna Argentina (IPCVA) auspició el certamen “Pasión por la Carne Vacuna” en el marco de la feria “Caminos y Sabores” que se llevó a cabo entre el 6 y el 9 de julio en el predio ferial de Palermo.

IPCVA

IPCVA

El concurso, en el que participaron más de sesenta cocineros de todo el país, tuvo como objetivo crear una receta innovadora a partir de tres cortes específicos de novillo: colita de cuadril, vacío y osobuco.

El ganador, Lisandro Rodríguez Aráoz, preparó su receta en vivo junto al chef Oscar Coto Fernández en la cocina “Sabores Gourmet”, recibió una caja con productos de “el gran mercado argentino” y un kit de asador.

Sobre la inspiración para crear la receta ganadora, Rodríguez Aráoz detalló: “Durante mucho tiempo estuve viviendo en Londres y de hecho estuve muy alejado de Córdoba, entonces este plato surgió como un regalo a Walter (mi papá) para el día del padre, ya que él se crió en el Valle de Traslasierra”.

“Quise usar ingredientes que reflejen el otoño y los sabores de montaña a los que estaba acostumbrado mi papá en su niñez: el clima en las altas sierras que es crudo y en el cual solía encontrar calidez en la mesa de la cocina, con su pequeña familia, y en esos sabores”, agregó.

La receta “Otoño en el valle”, de Lisandro Rodríguez Aráoz, consta de cuatro grandes pasos: Vacío a baja cocción, Toffee de hongos de montaña, puré de coliflor y parmesano, quenelle de zanahoria. Se trata de un vacío sellado y preparado en baja cocción para luego laquearse con un fondo de vegetales asados de estación (puerros, cebollas, hinojos, hierbas de montaña, zanahoria). La carne se acompaña con un toffee de hongos, una quenelle de zanahoria y un puré de coliflor y parmesano.

Fuente:

Publicidad