4 de septiembre de 2019 20:54 PM
Imprimir

Conserveras: se animan a innovar

La crisis del sector, que dejó a varias empresas en el camino, obligó a las que quedaron a buscar nuevos formatos.

Aunque la industria conservera está en una situación complicada desde hace algunos años -que se ha visto agravada en los últimos meses-, hay empresas que apuestan por la innovación. Como un modo de atraer nuevos clientes y ofrecer alternativas a los que ya son fieles, algunas marcas han lanzado presentaciones de productos tradicionales, como mermeladas, duraznos o pulpas de frutas, en envases más prácticos. Otras apuestan a los productos orgánicos o veganos, que han empezado a ganar espacio en las preferencias de los consumidores.

Las quiebras y ventas de empresas como Molto o Alco-Canale (esta última fue adquirida, luego de que se declarara en quiebra el año pasado, por la mendocina Ava), o el reciente traslado a San Luis por parte de La Campagnola de sus dos plantas industriales ubicadas en el departamento de San Martín, son síntomas de la crisis que enfrenta el sector. Los principales motivos: la caída del consumo local, el aumento de importaciones y las dificultades para recuperar mercados externos. 

Sin embargo, la industria también tiene buenas noticias para aportar, aunque los empresarios no estén ajenos a la incertidumbre generalizada y reconozcan que la demanda de estos nuevos productos podría haber sido mayor si el contexto hubiera sido diferente.

Nuevos envases

En los próximos 30 días llegarán a los puntos de venta al público unas nuevas mermeladas de Dulcor en un doy-pack similar al de la mayonesa, pero con un pico vertedor, con tapa a rosca, ubicado en una de las esquinas superiores. Raúl Giordano, socio y director de Angiord, explica que se trata de un producto premium, con trozos de fruta y una textura más blanda y untable (no tan gelificada). Así, comentó que son similares a las que se encuentran en Chile.

Giordano detalló que decidieron innovar para brindar un envase diferente al tradicional frasco de vidrio, que se puede romper. En este caso, es flexible, no se rompe pero sí se puede cerrar para preservar la calidad del producto. También tiene un contenido un poco menor -340 gramos en lugar de los 354 habituales-, por lo que su precio es un poco inferior. 

Mermelada. Varias empresas están buscando nuevas opciones para este producto, el doy-pack, a la vanguardia. | Orlando Pelichotti / Los Andes

Y como la mermelada (de durazno, frutos rojos y frutilla) tiene menos gelificante, se puede untar directamente con el envase y tiene la consistencia justa para utilizar en relleno de tortas y tartas, sin necesidad de calentarla.

Marolio, la marca propia del mayorista Maxiconsumo, lanzará el año próximo un tetra brik con duraznos en almíbar en trozos. Este año, explicó el gerente de la planta Salto de las Rosas (ubicada en San Rafael), Horacio Ramírez, elaboraron una pequeña cantidad a modo de prueba piloto que estuvo en las góndolas de unos pocos locales en el país. Como la respuesta de los consumidores fue favorable, decidieron ampliar la producción y salir a todos los negocios en febrero de 2020. 

Para generar esta nueva presentación utilizaron la tecnología de tetra brik que ya tenían para otros productos, como los granos. La idea fue ofrecer un envase más práctico, que no requiere de un abrelatas e incluso se puede abrir con las manos. Y también facilitar el consumo, porque no es necesario cortar el durazno, ya que viene cubeteado. Por otra parte, tiene la cantidad justa para una porción (220 gramos de peso escurrido).

Por ahora, detalló Ramírez, están apuntando al mercado interno con este nuevo producto, pero ya tienen en la mira la exportación. Por otra parte, también tienen planeado comenzar a comercializar en 2020, en el mismo envase, sopas listas para consumir de zapallo, choclo, tomate, arvejas y otros vegetales.

Nuevos productos

Alcaraz Gourmet es una empresa que creó Roberto Alcaraz en 1985, cuando alquiló un galpón para hacer encurtidos tradicionales, como pepinos agridulces y hojas de parra. Su hijos, Lucía y Francisco, recuerdan que tenía un jeep Ika 4×4 con un trailer, que llenaba con cajones de madera de segunda mano y se estacionaba al costado de la ruta con un cartel de “compro pepinos”, para evitar intermediarios y lograr un precio competitivo.

La firma tiene hoy cinco etiquetas: Cristo de los Cerros, Recetas de Entonces Gourmet, Recetas de Entonces Kosher, Hashi y MayoV. Y si bien conserva ese carácter familiar y, de hecho, varios de los empleados actuales son los mismos de los inicios -o sus hijos-, han realizados diversos cambios en la imagen de la marca y en las modalidades de producción. 

Cambios. Varios de estos productores están siguiendo las tendencias mundiales de consumo de productos saludables. | Orlando Pelichotti / Los Andes

Lucía Alcaraz detalla que la línea de conservas tradicionales se elabora con ingredientes cosechados en campos pequeños de una hectárea por sus dueños -con quienes firman contrato por cantidad y precio dos meses antes de la siembra-, se envasan el mismo día y son bajas en sodio. 

Como se confiesan “fans del cambio” y atentos a las tendencias mundiales y las opiniones de los seguidores, quitaron conservantes de los productos y desarrollaron recetas veganas. Hace unos meses lanzaron una línea de mayonesas, con siete variedades, caseras y sin huevo.

Otra empresa que decidió empezar a elaborar un producto novedoso en el país y modificar sus prácticas es Fénix, una industria especializada en la producción de pulpa y puré de fruta, que exporta en un 90%. Germán Perón, presidente del directorio, señaló que los mercados internacionales -particularmente Estados Unidos, Canadá y los países europeos- demandan productos naturales, por lo que han ido abandonando el uso de químicos en el cultivo y 40% de la producción propia es orgánica. 

Además, si bien la pulpa de fruta es natural, en general se vende concentrada, lo que implica un proceso. En cambio, en el mundo se han ido imponiendo los pouch de fruta, que resultan prácticos ya que se pueden almacenar por un tiempo, llevar sin inconvenientes en un bolso o mochila, y comer directamente del envase. Así surgió Zummy, una bolsita que contiene puré de manzana, pera o durazno, sin azúcar añadida ni conservantes, colorantes o saborizantes. Sólo tiene ácido ascórbico (vitamina C) para preservar el sabor.

Perón comenta que es importante que las industrias de conservas se vayan actualizando y darle un valor agregado a las propuestas. En cuanto al pouch de frutas, planteó que fue pensado para el mercado interno, aunque están explorando opciones para exportar a Brasil, Bolivia y Paraguay. Asimismo, señaló que el hecho de que una conocida cadena de comida rápida haya incorporado este producto -aunque de una marca importada de Chile- en sus menúes saludables, permitirá que la opción se haga conocida más rápidamente.

Incertidumbre

Raúl Giordano, quien también preside la Cámara de la Fruta Industrializada de Mendoza, expresó que hubiera habido más desarrollos novedosos en la industria si la política económica hubiera sido más clara. Y agregó que las empresas tienen otros proyectos en carpeta, pero han quedado congelados por la incertidumbre de lo que pueda pasar y por las altas tasas de interés, que desalientan las inversiones.

Giordano señaló que no se sabe qué va a ocurrir con el dólar, ni con las retenciones, pero que los plazos fijos a un año tienen tasas por encima del 50%, lo que no ofrece un panorama alentador. Asimismo, explicó que hubo firmas que exportaron pero con un dólar cercano a los $ 30 y tuvieron que descontar las cartas de crédito en esta moneda con un interés en los bancos -que hoy pueden liquidarlas a la cotización actual- y ahora tal vez ese monto no les alcanza para comprar siquiera la lata vacía. 

Por su parte, Germán Perón manifestó que están tratando de seguir trabajando con normalidad y que Zummy se ha comercializado bien, pero hubieran podido tener un ritmo de expansión mayor si el contexto hubiera sido más favorable. Es que reconoció que, en situaciones de crisis, los productos saludables suelen perder ante otros de menor valor, como las harinas.

El empresario comentó que les lleva más tiempo ocuparse en ver cómo van a sortear este momento que en seguir proyectando. Y que lo mismo les ocurre a los dueños de grandes cadenas de supermercados y mayoristas, que tienen que cambiar periódicamente los precios, y no todos se dedican a incorporar nuevos productos. Pese a eso, se mostró optimista de que la situación se acomode en un momento “no muy lejano” y enfocado en el próximo lanzamiento de un pouch con un mix de puré de frutas -con manzana, pera y banana- para la temporada de verano.

Fuente:

Publicidad