1 de diciembre de 2009 14:26 PM
Imprimir

Fruta: Moreno quebró frente empresarial

Fiel a su estilo, el secretario de Comercio, Guillermo Moreno, puso contra las cuerdas y desarticuló un fuerte grupo de empresarios frutícolas, tras instarlos a que «hicieran un esfuerzo» para elevar el precio que pagan por el kilo de fruta a los productores en Neuquén y en Río Negro.

Luego de un año complicado para las comercializadoras, sobre todo en lo referente a las ventas para el mercado externo, no todos los directivos del sector tienen las mismas posibilidades de acercarse a las peticiones del polémico funcionario del Gobierno de Cristina de Kirchner. En efecto, actualmente los titulares de las firmas Moño Azul, Ecofrut, Expofrut, Patagonian Fruits, Tres Ases y Kleppe evalúan por separado cuánto pueden ajustar sus márgenes de ganancia en beneficio de los chacareros, que de la mano de la Federación de Productores pidieron semanas atrás, tractorazo de por medio frente a las plantas de empaque de Alto Valle, que el Ejecutivo les imponga a las compañías un valor de 0,29 de dólar por kilo de fruta entregado para su comercialización.

Así las cosas, para los empresarios la cifra no representa un costo accesible y, por el momento -a pesar de haberse reunido a altas horas de la noche luego del dilatado primer encuentro con Moreno el jueves pasado-, no llegaron a un acuerdo para avanzar en la solución del conflicto con los productores y responder al pedido del implacable secretario, que pautó la próxima cita para el viernes, en el despacho que tiene en el edificio porteño del Ministerio de Economía.

Sucede que, si bien todas las comercializadoras de frutas debieron transitar un 2009 «difícil» para las exportaciones, algunas lo padecieron menos que otras y están en mejor posición de atender la solicitud de incremento del precio para los productores y, tal vez, hasta prefieran hacerlo con ímpetu a fin de evitar entrar en conflicto directo con el funcionario kirchnerista. Atento a este posible escenario que le iba a permitir deshilachar al frente empresario en pos de lograr su cometido, desde un primer momento el estratega Moreno optó por convocar por separado a cada uno de los ejecutivos, con notificaciones individuales, y dejó fuera de las reuniones a la entidad que los agrupa, la Cámara Argentina de Frutícolas Integrados.

Las exportadoras que accedieron al mercado brasileño y también reservaron parte de su stock para abastecer la demanda interna son las que más cerca estarían de presentarle al secretario un precio que podría conformar a los chacareros, solamente porque pudieron vender frutas todo el año. Diferente es el panorama de los comercializadores que definieron como destino para sus exportaciones la Unión Europea, Rusia o los EE.UU., que sólo compran frutas durante el primer semestre -período en el que los precios internacionales sufrieron una caída estrepitosa-. Por otro lado, padecieron también la superproducción de jugos de China en la competencia global, que coparon el mercado norteamericano, un destino tradicional para los jugueros argentinos, acostumbrados a colocar en ese país el 90% de su producción. A esas variables se suman otras que jugaron en contra para todas las empresas sin distinción y tienen que ver con el aumento de los insumos y de la mano de obra, que durante 2008 se alzó casi un 30%.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *